Home

Diario YA


 

El Infierno de los ahorradores ¡llegan los vándalos a desplumarlos!

Miguel Massanet Bosch. Usted dedicó parte de su juventud al estudio, obtuvo un trabajo y procuró medrar en él con la intención de formar una familia y gozar de una situación estable, posiblemente se casó y tuvo hijos, uno dos o tres porque la paternidad, como dice el Papa Francisco, “debe ser responsable”.

Amancio Ortega, un self made man: Respeto y admiración

Miguel Massanet Bosch. Estos días en España un personaje de nuestra economía, un emprendedor exitoso que ha sabido crear, con los años, un verdadero imperio textil e inmobiliario, que ha sido capaz de extenderse por Europa, América, Asía y África y proporciona trabajo en su empresa Inditex a 141.000 personas, ha cumplido los 80 años. El señor Amancio Ortega tuvo ocasión de celebrar esta efemérides en compañía de una hija suya, aparentemente su futura heredera en los negocios de su padre, y arropado por el entusiasmo de 4.000 de sus trabajadores, que organizaron un verdadero festival para celebrar el aniversario del dueño de Zara. Hasta aquí lo noticiable del evento, la parte festiva y, para la mayoría de las personas que saben evaluar el

Donald Trump, de aspirante despreciado a firme aspirante a la Casa Blanca

Miguel Massanet Bosch. Las democracia tiene sus condicionamientos y es ajena a prejuicios y descalificaciones ya que, al final, es el número de votos el que cuenta para la elección de a quienes elige el pueblo para que los gobierne. En España somos muy dados a criticar el sistema norteamericano con esa falsa superioridad que, en ocasiones, nos atribuimos a nosotros mismos por aquello de la “juventud” de los EE.UU de América, con respecto a nuestra vieja civilización europea.

España necesita recuperar una derecha sana y vigorosa

Miguel Massanet Bosch. Los tiempos de lo contemplativo, lo cómodo, lo cobarde o lo permisivo en España es evidente que han pasado, ante la sólida evidencia del resurgimiento, en nuestra patria, de las fuerzas del caos y el desorden como aquellas que provocaron la cruenta Guerra Civil de Julio de 1936. El permanecer inactivo, el dejar que los acontecimientos, cada vez más preocupantes, atrevidos, impúdicos y libertinos de quienes han irrumpido en España con el evidente propósito de dividirla.

“Del fanatismo a la barbarie sólo media un paso” Denis Diderot

La fobia de la izquierda a monumentos y rótulos del franquismo

Miguel Massanet Bosch. Como decía el poeta y crítico francés Nicolás Boileau: “Muy a menudo el miedo a un mal nos lleva a realizar uno peor.” Y tenemos la impresión de que muchos de aquellos que siguen añorando aquella II República del Frente Popular, aunque sea inconscientemente, aunque ni ellos mismo puedan explicar como, a los 77 años de que finalizara nuestra Guerra Civil, sigan temiéndole, como si todavía pudiera volver a ponerlos en cintura, al fallecido general Francisco Franco.

Sánchez pagará el precio del ignominioso veto al PP

Miguel Massanet Bosch. Alguien quiso jugar a ser Dios, alguien cuya ambición le impidió ver más allá de su egoísmo y que pretendió que, para conseguir su fin, para llegar a lo más alto del techo del poder, todo le estaba permitido, incluso el olvidarse de que se había puesto el futuro de la patria, España, en sus manos, para que hiciera lo conveniente para llevarla indemne, a través de la tormenta económica y de las dificultades de quienes intentaban dividirla y convertirla –utilizando para ello las malas artes de la traición y la deslealtad – en una nación arruinada; hacia el buen puerto de la recuperación y la estabilidad para todos los españoles.

“Es muy difícil pensar con nobleza cuando no se piensa más que para ganarse la vida” J.J. Rousseau.

La línea editorial del grupo Godó-LaVanguardia, en apoyo de la izquierda separatista catalana

Miguel Massanet Bosch. No es la primera vez que nos referimos al apoyo, casi unánime, de los medios informativos implantados en Cataluña, a este proceso creado artificialmente por los políticos de CIU y los de ERC, que iniciaron su desmarque del resto de España, posteriormente con la colaboración de otros partidos de la izquierda catalana, que vieron en ello la oportunidad de adquirir un protagonismo dentro de la autonomía que, de otro modo, les hubiera sido muy difícil conseguir.

La imaginación de los políticos separatistas catalanes, al parecer, no tiene límites

El imperio de la Ley está por encima de políticas y políticos

Miguel Massanet Bosch. La imaginación de los políticos separatistas catalanes, al parecer, no tiene límites y es obvio que no dudan en usar, para asegurarse sus objetivos secesionistas, toda clase de martingalas, artificios legales y maquinaciones encaminados a conseguir o al menos intentarlo, darles apariencia de legalidad, de estar capacitados para semejante tarea y ejercer un supuesto derecho ( ellos insisten en que es democrático) que les permita comenzar a tramitar toda clase de actos y situaciones.

Preocupa y mucho la frivolidad con la que el partido Podemos y su líder, Pablo Iglesias, se toman las sesiones parlamentarias

España, una vez más, enfrentada a su destino

Miguel Massanet Bosch. Preocupa y mucho la frivolidad con la que el partido Podemos y su líder, Pablo Iglesias, se toman las sesiones parlamentarias y la poco seriedad con la que el propio Iglesias afronta sus intervenciones y lo que son sus peculiares representaciones ante el resto de asombradas “señorías”, que presencian atónitas las payasadas histriónicas de don Pablo, entre las cuales tuvimos ocasión de presenciar como le propinaba un beso, al estilo de los comunistas de la Unión Soviética, en plenos morros del señor Doménech que, aparte de la sorpresa experimentada por tal expresión de cariño de su compañero, tuvimos la impresión, no supo muy bien como encajarlo.

“Una imagen vende más que mil palabras” Anónimo.

¿Era el Papa Francisco más partidario de Cristina Fernández que de M. Macri?

Miguel Massanet Bosch. Si es que nos dejáramos llevar por la imagen del rostro adusto, diríamos que enfurruñado y nada amistoso, con el que el Papa Francisco recibió al nuevo presidente de Argentina, don Mauricio Macri, en la vista que el mandatario argentino rindió al presidente del estado Vaticano; nos llevaría a pensar que, entre ambos, más que cordialidad reinaba una profunda animadversión; más que cortesía diplomática, en el encuentro entre ambos, existía la frialdad gélida de un desencuentro que parece que ya viene de hace tiempo.