Principal

Diario YA


 

El Ejército Nacional Polaco fue uno de los mayores ejércitos clandestinos que desafiaron a la Alemania nazi. Y entre los mayores ejércitos, solo el polaco, a diferencia del soviético y del yugoslavo, luchó por una libertad y una democracia reales.

El mayor ejército clandestino del mundo

Karol Nawrocki. Presidente del Instituto de la Memoria Nacional. Cerca de Lichfield, a poco más de dos horas de Londres, se encuentra el National Memorial Arboretum, un vasto recinto conmemorativo que visitan miles de personas cada año. Los bri-tánicos rinden allí homenaje a los soldados y civiles fallecidos, entre otras, en las dos guerras mundiales. Entre los monumentos dispuestos alrededor de los árboles, hay uno dedicado a los polacos, con su característica águila en la parte superior. Unas figuras de bronce de un soldado de infantería, de la marina y de las fuerzas aéreas simbolizan las distintas formaciones de las Fuerzas Armadas polacas en Occidente, que lucharon junto a los Aliados para liberar a Europa de la tiranía asesina de la Alemania nazi.

Nuestra revolución pacífica provocó el cambio de parte de Europa

La ley marcial de Jaruzelski no consiguió doblegar a los polacos

Eryk Mistewicz - editor de la revista mensual "Wszystko co najważniejsze", autor de diversos libros, premio Pulitzer polaco.  Cuando empecé a trabajar como periodista, la ley marcial estaba llegando a su fin en Polonia.  En algunas ocasiones, el semanario en el que entonces trabajaba no era publicado, esto sucedía cuando no se obtenía el permiso de la oficina de control de publicaciones y espectáculos, es decir de la censura. Uno de cada tres o cuatro textos era publicado con la injerencia del censor estatal. Los polacos que recuerdan la ley marcial se acuerdan de que en los periódicos aparecían espacios en blanco para los textos que no se podían publicar. Y recuerdan dentro del texto los caracteres: [ - - - ], lo que significaba la interferencia de la censura.

Primacía de la Constitución – primacía de la democracia

Artículo de Mateusz Morawiecki, Primer Ministro de la República de Polonia

Hoy la Unión Europea se encuentra en un momento difícil. Seguimos teniendo que enfrentarnos a nuevas olas de la pandemia. Acabamos de iniciar el proceso de reconstrucción de nuestras economías tras la crisis provocada por la necesidad de restringir la vida económica. Todavía no hemos puesto en marcha del todo el Fondo de Reconstrucción, y ya se vislumbra en el horizonte el riesgo de una crisis energética. Las subidas de los precios del gas golpean el bolsillo de los ciudadanos de a pie. Por primera vez en la historia de Europa después de la Segunda Guerra Mundial, las futuras generaciones no pueden estar seguras de que les vayamos a dejar en herencia un futuro mejor.

Andrzej Duda tendrá que legislar para una sociedad católica que no se resigna a desaparecer

El triunfo de Andrzej Duda mantiene a Polonia fiel a sus raíces

José Luis Orella. Esta campaña electoral ha sido sorprendente para el elector polaco por ser la primera después del covid19, que ya había planteado problemas por el traslado de su fecha de realización entre el gobierno y la oposición.  También por el cambio del candidato de la oposición en pleno inicio de campaña. Rafał Trzaskowski corresponde a la nueva imagen de jóvenes políticos de laboratorio como Macron, Rivera etc… que responden a la aplicación de un fuerte programa de economía liberal, transformación radical de la sociedad y eliminación de su fondo trascendente. Sus políticas han provocado reacciones imprevistas como los chalecos amarillos en Francia, pero en Polonia se evitó por el triunfo del PiS con su proyecto de economía social de mercado.

MATEUSZ MORAWIECKI

Esta es la declaración del Primer Ministro de Polonia

El siglo XX trajo al mundo un sufrimiento inconcebible y la muerte de cientos de millones en nombre de ideologías retorcidas y totalitarias. El número de muertos del nazismo, el fascismo y el comunismo es obvio para las personas de nuestra generación. También es obvio quién es responsable de esos crímenes y cuyo pacto inició la Segunda Guerra Mundial, el conflicto más asesino en la historia de la humanidad.

Marcin Czepelak: El Holocausto, un crimen que nadie quería conocer

Marcin Czepelak. Profesor de Derecho en la Universidad Jaguelónica, embajador de Polonia en los Países Bajos, involucrado en el diálogo polaco-judío en Holanda. Ocurrió hace 80 años. El 20 de enero de 1942, en un frío día de enero en la localidad de Wannsee, cerca de Berlín, bajo la dirección de Reinhard Heydrich, jefe de la Policía de Seguridad y del Servicio de Seguridad (SD) y jefe de la Oficina Principal de Seguridad del Reich se reunió un grupo de 15 representantes de las autoridades alemanas del Tercer Reich y altos funcionarios de las SS. El tema principal de esta reunión fue la coordinación de las acciones de la administración alemana en los territorios ocupados que debían conducir al exterminio de los judíos europeos.

La frontera polaco-bielorrusa es el escenario de una de ellas

Polonia víctima de una guerra híbrida

José Luis Orella. Las guerras híbridas son como se denominan a los nuevos enfrentamientos entre países o bloques, donde se utilizan instrumentos irregulares hasta ahora no conocidos como la tecnología informática, las presiones económicas, las fake news y la manipulación de la trata humana. La frontera polaco-bielorrusa es el escenario de una de ellas, donde se ve la tragedia de miles de refugiados guiados por los tratantes de personas, que son utilizados por el régimen bielorruso como ariete en la frontera más oriental de la Unión Europea.

Esa Guerra nunca fue liquidada justamente

Roger MOORHOUSE. Historiador británico y germanista especializado en la historia de la Europa Central moderna, con especial énfasis en la Alemania nazi, el Holocausto y la Segunda Guerra Mundial. Publicó, entre otros, "Polonia 1939". Las relaciones de Polonia son sus vecinos siguen siendo un reto –en el este, una agresiva Rusia que mira para atrás, en el oeste, esos países de la UE que parecen querer olvidarse por completo del pasado. El 1 de septiembre de 1939 suele ser la fecha considerada como el inicio de la Segunda Guerra Mundial en Europa. Aunque en la vida nada está escrito en piedra. Por supuesto, un perfeccionista podría querer señalar que los británicos y los franceses declararon la guerra apenas el 3 de septiembre, por lo que esa fecha marca la conversión de la guerra entre Alemania y Polonia en la Guerra Mundial.

Andrzej Duda

Primera vuelta de las elecciones presidenciales de Polonia

José Luis Orella. El ganador de la primera vuelta es claramente Andrzej Duda, quien, como se esperaba, ha superado el 40 % de apoyos con un 42,9 % de la coalición Derecha Unida que lidera el PiS y ha conseguido ser el candidato primero en una docena de regiones, gracias a la defensa  de una Polonia fuerte, a la defensa de la familia, y a un programa social a favor de los más débiles. En el centenario de San Juan Pablo II, el PiS era el más beneficiado de la imagen de la Polonia que desea ser el centro de reevangelización de Europa.
Sin embargo, Rafał Trzaskowski el candidato de PO, puede sentirse ganador, porque excede el umbral del 30,3 % y supera los apoyos de su propio partido.

En Polonia, el pueblo gana

José Luis Orella. Nunca en Polonia ningún partido había superado el 40 % de apoyos. El PiS de Jarosław Kaczyński ha superado las expectativas y ha revalidado la mayoría absoluta. El objetivo del viejo abogado laboralista era poder gobernar sin aliados, si fuese necesario. Conocedor de su baja estima entre el electorado, siempre ha buscado personas que puedan ganar las elecciones por él, como fueron el actual Presidente de la república y los primeros ministros que ha tenido. En este momento, el discurso fuertemente social que le convierte en el principal movimiento obrero y campesino de Polonia, es creíble para unos empresarios aterrorizados, por la presencia de Mateusz Morawiecki, cuyo perfil tecnócratay de antiguo bancario, ayuda a tranquilizar a los grupos de presión financieros.