Home

Diario YA

El PSOE no suspende la militancia de sus dos expresidentes imputados por prevaricación continuada

¿100 años de honradez?

Luis Losada Pescador. La imputación de Chaves y Griñán ha sido contundente: “contribuyeron a materializar un plan de ayudas ilegal y arbitrario”. Además, “cebaron sin descanso la partida de los EREs”, nada menos que 858 millones sin control a lo largo de 10 años. Se les acusa de prevaricación continuada. Y de cometer “auténticas ilegalidades”. Y la excusa de que sus subordinados no les tenían informados es calificada de “absurda coartada”.

Aún así, el PSOE de Pedro Sánchez sigue sin suspenderles la militancia. Es verdad que fueron presidentes del partido, pero ¿qué más hace falta para que te echen de un partido? Quedará en el pasivo del “renovador”…

Es verdad que Chaves ha renunciado a su escaño siguiendo la estela de Griñán, Zarrías y Viera. No quieren entorpecer a Susana. Pero el mal es tremendo. Sólo les salva que el instructor no haya probado “enriquecimiento ilícito”. Pero lo anterior es suficiente como para irse a casa con la cabeza gacha. ¡Menudo bochorno! Eso es reproche judicial…

Se equivoca Sánchez colocándose de perfil. La imputación de sus expresidentes no la tapa ni la bandera de España de Colón. Tenía la ocasión para demostrar que era diferente, que llega con aires nuevos, que no alberga hipotecas, que su espíritu de renovación es verdadero. Todo al garete. Compromisos obligan.

Porque si no hubo enriquecimiento ilícito pero sí “cebaron” el EREgate, ¿dónde fueron esos fondos?, ¿había una mafia bajo sus pies y no se enteraron?, ¿o había financiación irregular del partido? Eso explicaría el silencio de Sánchez.

Tras 40 años de democracia parece que la izquierda se financia básicamente de las instituciones y la derecha de las empresas. La impunidad es parcial como se puede comprobar por la imputación. Pero el ciudadano tiene cansancio y agotamiento. La política es percibida como problema, no como solución. Y en este ambiente, llegan aire nuevo, naranja y morado: mitad renovadores, mitad vendedores de crecepelo.

El bipartidismo está tocado, pero no hundido. Bienvenidos los renovadores-crecepelos que pongan en solfa el status quo de impunidad e inmundicia. Juan Español quiere limpieza y honradez, una política “aseada”. ¿Es tanto pedir? El PSOE ha demostrado no ser capaz de meter en la lavadora a sus expresidentes y al jefe del gobierno le acompañará siempre el SMS “Luis, sé fuerte”. ‘Que buen vassallo si obiesse buen señor’…

El anzuelo del pescador
Mini crisis. De ninguna de las maneras quería Rajoy quedarse sin sus portadas de Griñán y Chaves imputados. Así que anuncia su minicrisis Méndez de Vigo por Wert cerca de la medianoche, con las ediciones cerradas y el pie cambiado. ¿Le gusta sorprender o ser previsible?
¿Agotar legislatura? Hasta ahora parecía que Rajoy quería acelerar el presupuesto para presentarse con cuentas aprobadas. A Sánchez le incomoda porque a Rajoy le permite anunciar subidas a los funcionarios y las pensiones en plena campaña. Pero el gallego sigue sin concretar su fecha.
Cátedras de género. El gobierno financia estudios de posgrado de género. Ideología con cargo al contribuyente. ¿Por qué el PP no suelta lastre del feminismo que ha ‘secuestrado’ al PSOE?
Depositantes paganini. Los depositantes también contribuirán a recapitalizar a los bancos. Así lo contempla la ley 11/2015 de 18 de junio. En Chipre les cortaron el pelo un 37,5%; en total, 8.300 millones de euros.
 

Etiquetas:Luis Losada