Home

Diario YA

Las medidas adoptadas son tímidas para combatir la expansión de la pandemia y sus efectos económicos

¿A qué espera Sánchez?

Luis Losada Pescador

Gran expectación por las medidas que adoptaría este jueves el Consejo de Ministros para combatir la pandemia del coronavirus. Al final, fuese y no hubo nada. Mucho discurso apelando a la responsabilidad, la confianza y la autodisciplina, pero de realidad, poco. Se ‘recomienda’ el cierre de todas las instituciones educativas, pero no se declara el estado de alerta.

Se aprueba el aplazamiento de las deudas tributarias para pymes y autónomos, pero no hay plan de choque para las pymes y autónomos más afectados a pesar de venir un entorno ya deprimido. Como muestra, un botón: las ventas de viviendas cayeron un 69% el pasado mes de enero.

La seguridad social cubrirá desde el primer día las bajas y cuarentenas, pero no se aprueba las facilidades de ERTEs para las empresas afectadas. Eso sí, Sánchez aprovecha la crisis para reclamar apoyos para su presupuesto que ya no será social, sino ‘extrasocial’. ¡Toma Pisuerga pasando por Valladolid!

Permanece la incertidumbre sobre la Semana Santa, incluso sobre la asistencia a misa. Tampoco se aclara si se cerrará Madrid, si será la ciudad o la comunidad. La explicación de semejante parálisis es que “la crisis está viva y se nos vamos adaptando”. El paradigma de la improvisación.

Pero hay más que improvisación. La debilidad del presidente hace que no pueda tomar decisiones sin consultar con los agentes sociales para definir los costes de los despidos. La Conferencia de Presidentes de este sábado definirá la estrategia sanitaria, pues son las comunidades las que ostentan las competencias sanitarias.

Y finalmente será el consejo europeo el que defina una estrategia conjunta de la que Sánchez pueda colgarse. La conclusión es que el gobierno de España no existe. Depende de sindicatos, comunidades y Bruselas. Y en situaciones de verdad como la crisis del coronavirus se evidencia la vacuidad de Moncloa. Un vacío acuciado por lo insustancial de quien ostenta la presidencia. El peor de los escenarios posibles.

El anzuelo del pescador

Montero, irresponsable. Su empeño y el de todo el gobierno en celebrar el 8M en contra de todas las recomendaciones científicas nos ha hecho perder un tiempo precioso agravando la crisis sanitaria y económica. Curiosamente no parece tan grave como el contagio de Ortega y el acto de Vistalegre…

CNMV prohíbe cortos. Algunos ‘hegde funds’ hicieron este jueves su agosto poniéndose cortos en un mercado bajista. La CNMV reacciona ya al cierre del mercado prohibiendo los cortos para el viernes. ¿Agilidad?

Lagarde, tímida. Es verdad que el BCE tiene menos margen que la Fed. Pero también es verdad que el ‘manguerazo’ de la Fed fue mucho más consistente que el del BCE. ¿Quizás porque Lagarde ya anticipa una nueva crisis mundial como la de Lehman?

Etiquetas:Coronavirus