Home

Diario YA

¿Cómo afecta el calor a los neumáticos?

El calor es una de las variables que puede afectar al estado de los neumáticos. En verano, cuando las temperaturas son elevadas, el asfalto suele tener hasta 10 grados más de temperatura que el aire y es algo que las ruedas tienen que soportar para garantizar la seguridad de la conducción.
El calor influye en el desgaste de los neumáticos, ya que hace que las ruedas pierdan presión respecto a su presión habitual. Esta menor presión afecta tanto al comportamiento del vehículo, a las posibilidades de sufrir pinchazos o reventones del neumático e incluso a la eficacia de la función de frenado del coche.
Sin olvidar tampoco que el calor acorta la vida útil de los neumáticos y que provoca que sea necesario repostar con más frecuencia por el mayor consumo de combustible. Pero, ¿qué consejos de seguridad se pueden poner en práctica para evitar este tipo de consecuencias? Algunos de los más interesantes son los siguientes:

Presión de los neumáticos
Comprobar la presión de los neumáticos cada dos semanas en períodos de altas temperaturas es una medida de seguridad básica que todos los conductores deberían realizar. Para comprobar la presión de manera fidedigna hay que hacerlo después de que el vehículo haya realizado un trayecto breve, de apenas 4 o 5 kilómetros.
No olvidar también comprobar el nivel de presión de la rueda de repuesto, puesto que podría ser necesaria en caso de reventón o pinchazo provocado por las altas temperaturas y es necesario que esté lista para ser usada.

Estado del dibujo y profundidad
Una de las formas más efectivas de medir el desgaste del neumático es comprobando la profundidad del dibujo. Si esta profundidad es inferior a los 2 mm es un indicador claro de que es necesario cambiar el neumático. Esta profundidad debe ser tenida en cuenta para el verano, pudiendo reducirse a los 1,6 mm en otras estaciones del año con temperaturas más bajas. En cualquier caso es recomendable vigilar esta medida para evitar conducir con un neumático en mal estado.

Cambio a los neumáticos de verano
Aunque muchos conductores usan el mismo tipo de neumáticos en todas las estaciones del año, todos los expertos recomiendan el uso de neumáticos de verano en zonas especialmente calurosas durante la época estival. Los neumáticos de verano cuentan con una serie de propiedades que incrementan su resistencia a las altas temperaturas y su composición evita el sobrecalentamiento provocado por la elevada temperatura del asfalto.
Este cambio es especialmente importante y recomendable si se suelen usar neumáticos de invierno, ya que éstos sufren un desgaste muy elevado en cuanto las temperaturas superan los 7 grados y pueden resultar inseguros durante la época estival.
Como se puede apreciar, el calor afecta de manera directa a los neumáticos de los vehículos y a su seguridad durante la conducción. Es en verano cuando hay que extremar las precauciones para garantizar que los neumáticos gozan de un perfecto estado de forma para evitar posibles incidentes o accidentes que pongan en riesgo la seguridad de los pasajeros.