Home

Diario YA

¿Cómo aplicar para la Ley de Segunda Oportunidad?

Existen instrumentos legales que permiten perdonar parcialmente una deuda o realizar mecanismos para recomponerla, lo que es una gran ayuda para empresas o particulares que no pueden cumplir con sus acreedores.

Los sistemas y ordenamientos jurídicos de segunda oportunidad tienen la finalidad de salir en defensa de la persona que no ha podido realizar sus pagos, para que pueda emerger de la espiral de deuda contraída. Por su parte, los acreedores pueden satisfacer de forma tardía o parcialmente la situación de su cobro, sabiendo que de otro modo no podrían acceder a la recaudación de sus créditos.

Una de las empresas que facilita y asesora en los procesos a seguir por parte de los deudores es Defensa del Deudor, con especialistas de gran experiencia que conocen los pormenores y requisitos para que las empresas o particulares solventen sus problemas de impagos.

Los instrumentos de segunda oportunidad son una vía para que los deudores no queden arruinados para el resto de sus vidas. Con este proceso, el deudor puede reestructurar las deudas para que no se vea perjudicada su actividad económica, impidiendo el cierre de la empresa.
 
¿En quién confiar durante el proceso de la Ley de Segunda Oportunidad?

 
La ayuda que brinda la empresa Defensa del Deudor es personalizada, según las necesidades de cada situación y cliente. Este tratamiento individualizado permite encontrar la manera ideal para solucionar la problemática. De esta forma, los profesionales de Defensa del Deudor han ayudado a muchos a liberarse de las deudas y tener la facultad de continuar con sus trabajos. 
 
El acompañamiento lo realizan expertos como abogados, auditores y economistas, que conocen al detalle todo sobre los trámites necesarios para ejecutar la Ley de Segunda Oportunidad con el fin de lograr la exoneración de la deuda, que impida el cierre de la empresa.  
 
Pasos a seguir para aplicar a la Ley de Segunda Oportunidad

 
De acuerdo a lo recomendado por la empresa Defensa del Deudor se deben seguir tres fases para emplear la normativa pertinente en estos casos.

En primer lugar, se debe hacer una renegociación extrajudicial. De no llegar a un acuerdo en la negociación, se efectúa una solicitud a las autoridades para obtener la exoneración. Si es aceptada, se debe cumplir un tiempo en el que se evalúa y se hace un control financiero. Durante este último período puede cambiarse la decisión, estando sujeta a revisión.
 
La intención del acuerdo extrajudicial es esencial durante el proceso, en éste se brinda un calendario de pagos o una liquidación de bienes. El plan de pagos no debe ser mayor a los 10 años y la propuesta que se ofrezca debe ser superior o similar a la que se debe. Otro método a seguir es la entrega de acciones de la compañía en caso de las personas jurídicas.
 
Los deudores que acceden a la Ley de Segunda Oportunidad
 
Esta ley incorpora tanto a las empresas como las personas físicas, ya sean autónomos, familias o consumidores con deudas impagadas en exceso, es decir, colocan en igualdad de condiciones a los diversos sectores, siguiendo la responsabilidad patrimonial que se ajusta a deudores de buena fe.
 
Este tipo de deudor que tiene un problema financiero y de insolvencia serio, ha caído en la situación por factores ajenos. Esta normativa se aplica tanto a las deudas subordinadas como las ordinarias y permite que la persona pueda rehacer su vida comenzando de cero.
 
Esta ley requiere que el deudor cumpla el requisito de la buena fe para cumplir con los motivos de la exoneración. Esta buena fe es vista por el juez cuando existe una intención de acuerdo extrajudicial y se determine la inocencia del deudor. Además, no se debe haber recurrido a la Ley de Segunda Oportunidad en los 10 años anteriores a la solicitud.
 
Si a los trabajadores autónomos no se les beneficia con el acuerdo extrajudicial, acuden a un concurso de acreedores voluntariamente. La exoneración de deudas se realiza posteriormente a las liquidaciones del patrimonio no fundamental para la actividad económica realizada.
 
No es común que los particulares se acojan a esta ley, debido al desconocimiento en torno a sus beneficios. Por esta razón, es recomendable contar con el asesoramiento de expertos en la materia como Defensa del Deudor, para realizar de forma segura y confiable todos los pasos necesarios durante el proceso y brindar la tranquilidad que se necesita.