Home

Diario YA

¿Cómo maridar un vino blanco?

Comer es un placer, una afirmación que muchas personas comparten. No obstante, además de saber comer, es necesario saber con qué elementos combinan bien las comidas. En este caso, hacemos referencia al mejor vino para acompañar tus comidas.

El maridaje es un término relativamente nuevo en el mundo culinario, por lo que pocas personas saben exactamente cuáles son las mejores opciones, dependiendo del tipo de preparación. Es por ello, que hoy te daremos algunos consejos para que puedas potenciar el sabor de tus alimentos y disfrutarlos de una forma muy especial.

¿Qué es el maridaje?
Para hacer que el término sea mucho más manejable diremos que el maridaje es la combinación entre el vino y la comida. Dicha combinación se da con el fin de aumentar el placer y gusto de ciertos alimentos.
De manera tradicional, estas combinaciones solían realizarse con los vinos locales, sin tener en cuenta el tipo de comida o la clase del vino en cuestión. Sin embargo, se ha logrado encontrar una relación muy cercana mantenida entre la comida y el vino que la acompaña, haciendo que el maridaje se ganara su lugar en el mundo culinario.
Esta práctica permite que puedan llegarse a disfrutar mucho más las comidas, encontrando elementos, como la textura y el sabor, que al fusionarse creen un conjunto de nuevas sensaciones que conviertan en única la experiencia de comer.

Razones para elegir el vino blanco
Muchos amantes del vino están cerrados a la idea de tomar o comprar vino blanco, siendo estos casi tan beneficiosos como los tintos y contando con otras características que los hacen ser muy atractivos. Algunos de ellos son:
Precio. Aunque no es algo que logre entenderse, los blancos resultan ser mucho más económicos que los tintos. En general, pueden encontrarse diferencias de entre 15 y 30 %, haciendo que la inversión sea mucho menor.
Mayor paleta de sabores. Los blancos tienen una gran cantidad de sabores, que son ampliamente identificables, mientras que los tintos pueden ser difíciles de reconocer entre sí.
Capacidad de maridaje. Los vinos blancos son mucho más fáciles de maridar, ya que cuentan con sabores versátiles que mejoran la experiencia al comer sin ser invasivos.
Se mantienen frescos. Nada como tomar un buen vino blanco frío durante las tardes-noches calurosas del verano, te mantienen fresco y relajado.

Estas son algunas de las razones principales para que te decidas a probar cambiar un poco tu rutina y decantarte por variedades de vino blanco.

Maridaje de vino blanco
Al comprar vino blanco puede que pienses con qué comidas puedes combinarlo. Es por ello, que te daremos algunas ideas para que tus platos sean los mejores.
Aunque debemos recordarte que el vino blanco es muy versátil y depende del gusto de cada persona.
Vino blanco con pastas
La pasta es un plato sencillo que puede presentarse en cualquier ocasión, dejando bien al cocinero. Su sabor es característico, sobre todo si se combina con salsas marinadas o cremas suaves que favorezcan la unión con el vino blanco.
Combinándolo con pollo
El vino tinto es el rey de las carnes rojas, pero el vino blanco lo es cuando se habla de carnes de ave. Se puede realzar el maridaje al darle al pollo un toque con hierbas y limón. También con algunos tipos de salsas que no sean muy fuertes o que afecten el sabor del vino.
Apuesta segura con el pescado
El vino blanco y el pescado son siempre una apuesta segura, por lo que se puede combinar sin problemas. En el caso de pescado con sabor fuerte, lo mejor es que te decantes por un blanco de crianza. Además, pescados como el salmón se sirven mejor con vino tinto, siendo una excepción clara.
Potenciando el sabor a mar
Si eres de los que aprecian la comida de mar, el vino blanco será tu mejor aliado. Su sabor te permite potenciar el sabor de estos animales marinos. Los vinos blancos jóvenes son una gran opción para estos.
Aprende a prestar atención
Aprender sobre las mejores combinaciones de vinos y comidas puede llevar su tiempo, puesto que no es tan sencillo conseguir diferenciarlos e incorporarlos en tus comidas. Sin embargo, prestando atención a las combinaciones, manteniéndote disponible para experimentar y probando antes de juzgar, puedes llevarte muchas sorpresas y ampliar tu conocimiento sobre el maridaje de vinos.
Realzando los sabores
El maridajete permite realzar los sabores de una comida, por lo que ayuda a mejorar la degustación y el ánimo a la hora de comer. Estos aspectos facilitan el romper con las rutinas y mejorar la vida de los comensales.
Por esta razón, te invitamos a probar, ajustar y seguir probando la gran cantidad de combinaciones que puedes llegar a realizar entre vinos y comidas, para que mejores tu dieta y puedas sentirte mucho más contento a la hora de comer, sin importar el tipo de comida del que se trate.