Home

Diario YA


 

¿Es buena idea pedir un minicrédito para afrontar un gasto inesperado?

Especialistas de todo el mundo han comenzado a aseverarlo cada vez con más contundencia: se avecina una crisis económica global en 2020. Observando determinados indicadores, han visto que la situación no pinta nada bien en materia económica, y aseguran que esto son los primeros síntomas de algo mucho más grande y grave, de algo capaz de replicar lo que sucedió en 2007 en España.

Si nos centramos en el panorama español, la situación sí que está mostrando ciertos factores que pueden apuntar a una recesión en materia económica. Los bancos, sin ir más lejos, han tenido que endurecer los requisitos de los préstamos al consumo, subiendo intereses y exigiendo más a los consumidores. ¿Por qué? Para frenar una oleada incesante de solicitudes que comenzaba a asomarse al peligroso precipicio de la morosidad masiva.

Una situación que parece haber complicado las cosas a muchas familias. Y es que, al pensar en hacer un gasto extra para cualquier urgencia, o incluso para cualquier capricho personal, se han topado con unas entidades bancarias mucho más propensas a dar una respuesta negativa. Algo, que ha hecho que se mire a las figuras de los créditos en línea y las financieras de internet pensando que pueden ser el mejor camino a seguir.

Pero, la pregunta es, ¿realmente lo son?, ¿realmente es buena idea pedir un préstamo urgente o un minipréstamo para hacer frente a un gasto de última hora? La respuesta la traemos, aunque ya te adelantamos que no es tan tajante como te gustaría.

Créditos online para urgencias, ¿sí o no?

Podemos echar un vistazo al panorama de los préstamos online y coger cualquiera de sus propuestas para someterla a estudio y valorar nuestra respuesta. Como decíamos, no podemos dar ni un sí rotundo ni un no tajante a esta cuestión. ¿El motivo? La infinidad de particulares que hay en el campo de los créditos por internet. La variedad es enorme tanto en productos como en financieras, y las condiciones de cada uno determinan su potencial como herramienta útil o problemática para afrontar gastos imposibles de predecir.

En todo esto, cabe decir que la presencia de los comparadores de créditos es algo que facilita bastante la labor para el consumidor. Portales como Finbino han nacido para que cualquiera pueda encontrar propuestas tan dispares como minicreditos asnef o, incluso, créditos rápidos de 300 euros. Su finalidad es ayudar, y lo cierto es que es algo muy necesario para cualquier usuario que se adentre en la red de redes para buscar propuestas de financieras. El abanico es tan grande que abruma, y eso es muy peligroso cuando hay que leer hasta la última letra de las condiciones de los créditos.

No lo decimos de forma baladí. Observar las condiciones de los créditos por internet es un requisito fundamental para no tener que arrepentirse luego. Aunque no es lo habitual, hay financieras que, entre sus cláusulas, establecen cuestiones como sobrecostes por amortizaciones anticipadas, intereses muy elevados o incluso grandes limitaciones en lo que respecta al pago de las cuotas y sus plazos.

De hecho, pasar por alto este punto puede llevar al consumidor a pagar el doble o hasta el triple del importe del crédito pedido, y eso es un riesgo que no se puede ni se debe asumir. Observar con cuidado todas y cada una de las condiciones de los créditos urgentes, incluso de aquellos sin papeles ni avales, es algo que se debe seguir a rajatabla para evitar problemas mayores en un futuro. Este punto es la razón principal por la que se puede pensar que no son una buena solución para gastos urgentes.

Además de eso, el hecho de estar potenciando una deuda para pagar otra es algo que tampoco resulta nada aconsejable. Cualquiera, experto o no, aconsejaría siempre recurrir al ahorro para poder tener capital suficiente a la hora de tener que sufragar un gasto con el que se contara. Desafortunadamente, esta opción no siempre es posible y, al final, hay que plantearse el hecho de pedir o no financiación para poder pagar en estas situaciones tan complicadas.

El mejor camino en estas circunstancias, siempre y cuando no se pueda ahorrar, es detenerse a buscar con cuidado las ofertas de financieras para dar con una que realmente sea interesante. Los minipréstamos pueden ser muy útiles si se escogen con cuidado, sobre todo si se opta por aquellos que ofrecen promociones con intereses a tipo cero. Eso sí pueden ser aconsejables, aunque repetimos que acaban siendo una redistribución de la deuda en lugar de una solución directa para afrontarla.

Sí y no, como decíamos antes. Esa es la única conclusión a la que podemos llegar ante la pregunta de si son aconsejables los minicréditos online para gastos urgentes. Hay que sopesar con cuidado y, sobre todo, escoger con detenimiento, para no caer en errores que se acaben pagando muy caro.

Fuente: Revista GQ | TeleMadrid | Finbino