Home

Diario YA


 

¿Es legal que un detective te haga fotos?

La reputación de los Detectives en Barcelona ronda en la toma de fotos, escondidos detrás de un árbol o dentro de un coche. Sin embargo, ¿realmente es así? No, pero mucho de su investigación pudiera implicar evidencia física, por lo que tomar fotos puede ser crucial para su trabajo. Ahora bien, ¿es legal que un detective te tome fotos? Veamos que dice la norma española.

¿Qué debe tener en cuenta el detective a la hora de tomar una fotografía?
El trabajo de un detective privado está restringido por leyes que avalan el derecho a la privacidad. Por lo que hay un límite muy delgado entre lo que es legal y lo que no es cuando se trata de tomar fotografías. Es así como el profesional de la investigación, debe conocer la diferencia entre lo que es público y lo que es privado.
De acuerdo al artículo 18 de la Constitución Nacional, se garantiza el derecho a la intimidad, imagen propia y honor de todos los ciudadanos que residan en el país. Por supuesto, esto implica un análisis completo de lo que es el derecho a la imagen pues ninguna persona puede usar la imagen de otro para beneficio propio y que al mismo tiempo cause detrimento de la reputación de la imagen de quien ha sido fotografiado.
Entonces, el detective tiene que tener en cuenta los derechos de la persona que está siendo investigada, si tiene intención de tomar un foto. De lo contrario, podría caer en violación y delito de las leyes españolas y responder ante la ley sobre los delitos cometidos.

¿Dónde puede y no puede tomar fotos un detective privado?
Es importante destacar que aunque existe esta normativa, no es ilegal tomar una foto. Siempre que se respete la intimidad de la persona, el profesional podrá recurrir a este recurso de investigación, e incluso que estos sean usados en procesos legales. Por ejemplo, que el trabajo del detective no interfiera con las actividades habituales de la persona que está siendo investigada.
Teniendo en cuenta lo anterior, el detective puede tomar fotografías en lugares públicos, tales como bares, centros comerciales, estacionamientos, parques, lobby de un hotel, y por supuesto, la calle. Todos estos espacios son libres, por lo que todos tienen derecho de transitar y tomar fotos, y no le están violando los derechos de intimidad a nadie.
En contraposición a estos, el detective tiene prohibido tomar fotografías en habitaciones de hotel o domicilios. La razón es que estos son considerados espacios reservados, donde la persona desea privacidad y puede hacer lo que quiera sin perjuicio de nadie.

Fotografías de un detective dentro de un proceso legal
Para que unas fotografías tomadas por un detective privado se tengan en cuenta y sean admisibles como prueba ante un juicio o proceso legal, las autoridades competentes deberán deliberar si estas no violan la imagen de la persona, así como sus derechos a la privacidad y dignidad.
De allí la importancia que el profesional de la investigación sea cuidadoso sobre donde tomará la foto, y que fotografías presentar. De lo contrario, podría enfrentar un proceso y consecuencias legales por su negligente acción.
Entonces, vemos que aunque hay limitaciones sobre el uso de fotografías de este tipo como medio de prueba, se podría decir que si son válidas ante un juzgado. Se consideran una evidencia testifical más no documental, a pesar de que en repetidas ocasiones se ha sustentado más como una documentación.

Pruebas audiovisuales
Así como hay fotografías, también se debe considerar el uso de audios o videos que el detective privado puede hacer en su investigación. Estos probablemente son aún más delicados que las fotografías, por lo que la línea entre la legalidad e ilegalidad es muy fina.
Por ejemplo, es totalmente ilegal grabar conversaciones privadas, sobre todo si la persona no ha dado su consentimiento. El trabajo de un detective no es colocar micrófonos para grabar o escuchar conversaciones, tampoco la intervención de un teléfono, lo que resulta evidente que viola el derecho de la privacidad de las personas. Por supuesto, esto también implica leer mensajes de textos o correos electrónicos de quien está bajo una investigación.
Aun así, los detectives logran recoger material de gran sustancia para un proceso, y que se encuentran aparados dentro del marco legal. Sin embargo, siempre deben analizar cuál es esa línea que no deben cruzar con tal de hacer su trabajo.