Principal

Diario YA

La escalada verbal entre EEUU y Rusia puede ser el preludio de una tercera guerra mundial

¿Guerra mundial?

Luis Losada Pescador La escalada verbal es evidente. El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson advierte antes de su visita al Kremlin que Putín debe elegir entre Washington y El Asad, Hezbolá e Irán. Putín responde que actuarán unidos a Siria e Irán y reconoce que “es evidente que las relaciones padecen su peor momento desde la caída del Muro de Berlín”.

Por si fuera poco, las maniobras militares de Estados Unidos con Corea del Sur, excitan los ánimos de Corea del Norte. Curiosamente, China, el gran enemigo comercial y militar de Estados Unidos, guarda silencio. ¿Estamos ante la antesala de la tercera guerra mundial?

A juzgar por las palabras, sí. Pero veamos los hechos. Estados Unidos lanza sus ‘tomahawk’ sobre un aeropuerto militar sirio causando muy pocas bajas.

Para colmo, el aeropuerto está nuevamente operativo en 24 horas. ¿Ataque o mensaje? Primero dicen que se trata de un ataque puntual. Luego que están dispuestos a llegar hasta el final. Finalmente, que la solución de Siria pasa por la retirada de Al Asad.

La apuesta va de menos a más en muy poco tiempo. Puede que haya movimientos erráticos en Estados Unidos. Pero también puede que estemos ante una “cortina de humo” verbal con grandes beneficios políticos.

Como en la película. Rusia -aliada al fin y al cabo- es advertida de que Estados Unido existe y sigue siendo el amo del corral. De paso envía un recado a China de que está dispuesta a lo que haga falta y que no le duelen prendas utilizar el armamento si es necesario. La pobre y Vieja Europa observa el espectáculo desde el patio de butacas.

Lo que los europeos no fuimos capaces de hacer, lo hace EEUU de la noche a la mañana. Quien puede, puede. Y de paso, Trump envía varios recados internos.

Por un lado a los republicanos: tengo alma, se me remueven las entrañas cuando veo a los niños gaseados. Por otro, al ala dura del partido republicano, esa que le impidió sacar adelante su reforma sanitaria: soy más belicista que nadie. Y de paso a la industria armanentística, columna vertebral de la economía norteamericana: tranquilos, que conmigo hay negocio.

Mientras, los ‘listos’ planifican su ajedrez con audacia. Miden las palabras buscando el efecto deseado. Como en el juego de las siete y media, cuando más te acerques, más posibilidades de ganar. Pero si te pasas… Si te pasas, has desencadenado una guerra. Y mundial. Por eso el juego es tan peligroso. ¿No habría una gaseosa a mano?

El anzuelo del pescador

Iceta se confiesa. Pide perdón por votar en contra de lo debatido y aprobado en la ejecutiva federal, por votar no a Rajoy. Y El País lo filtra para tranquilizar a quienes pretendían -ahora sí- montar el PSOE en Cataluña.

Pujol vacía la caja. Jordi Pujol Jr. Mantiene una “estrategia de despatrimonializar insiste y continuada”, según un informe de la Policía publicado por El Mundo. Es lo malo de tener dinero: no hay donde esconderlo…

Firma tú, tonto. Peleas internas en la Generalitat por quien firma el referéndum. Quien lo haga, será inhabilitado, según el Constitucional. Ahora, juegan el juego de las sillas. Hasta que las CUP paren la música…

Saracho, no hables. Primera vez que habla y la cotización del Popular pierde casi un 20% en 48 horas. Sube el pan. Ahora negocia con grandes capitales un núcleo institucional. ¿Por qué eligieron a un banquero de inversión para reflotar a un banco tradicional?

Autónomos. PP y Ciudadanos dicen apoyar a los autónomos. ¿Cómo? Subiendo la cotización mínima, la que se paga por existir. Gracias, mejor, no ayuden.

Etiquetas:Luis Losada