Principal

Diario YA

¿Quieres cancelar un depósito anticipadamente? Lee esto primero

Hay muchos motivos por los cuales puedes querer cancelar un depósito anticipadamente. Quizá necesites el importe para solventar alguna emergencia o quizá te haya surgido la oportunidad de destinar esa liquidez a una inversión o producto de ahorro que te vaya a proporcionar más rentabilidad.

El caso es que la cancelación anticipada de un depósito, como los que se ofrecen en la página depositosplazofijo.com, puede acarrear penalizaciones que no son del gusto, especialmente cuando la imposición lleva vigente durante un considerable plazo y los intereses generados son cuantiosos.

Esto es precisamente lo que puede ocurrir con muchos ahorradores actualmente. Permítenos que nos expliquemos. La fuerte reducción del tipo de interés que los depósitos y productos semejantes han experimentado durante los últimos 2 años ha hecho que la única posibilidad real de conseguir una rentabilidad digna con ellos y comprometerse durante una larga temporada; o lo que es lo mismo, contratar depósitos con una duración de varios años.

Eso permite acceder a tipos de interés más elevados y blindarlos frente a la perspectiva de próximas reducciones. El problema es ¿y si necesitas recuperar el dinero antes de tiempo?

Debido a la longitud de los plazos es casi imposible tener la certeza de que el dinero depositado es totalmente prescindible.

Por esa razón, te recomendamos prestar atención a estos aspectos a la hora de contratar y cancelar tus depósitos.

Existen los depósitos sin penalización anticipada

Aunque pueda parecer sorprendente, todavía se comercializa algún que otro depósito que permite la cancelación anticipada sin tener que hacer frente a ningún tipo de penalización. Como ya te imaginarás, se trata de productos excepcionales.

Nos estamos refiriendo, por ejemplo, al depósito de bienvenida de ING Direct, el cual tiene una duración de 2 meses y puede ser cancelado en cualquier momento sin penalización de ningún tipo. En cierto modo, podríamos asemejarlo a una cuenta remunerada.

De hecho, nuestra recomendación es que, si no tienes la certeza de poder prescindir de tu dinero durante todo el tiempo que dure el depósito, renuncies a algo de rentabilidad y optes por una cuenta remunerada.

El Banco de España establece un límite a la penalización por cancelación anticipada

Para evitar los abusos que se cometieron en el pasado, el Banco de España estableció un límite muy específico a la penalización que los bancos pueden aplicar en caso de cancelación de un depósito.

Dicho límite consiste en el conjunto de intereses que se hayan generado durante el tiempo que el depósito haya estado vigente; es decir, el cliente siempre recuperará, por lo menos, el importe que depositó originalmente.

Diferencias entre la cancelación total y parcial de un depósito

Como ya supondrás, la cancelación total de un depósito supone recuperar la totalidad del dinero impuesto a plazo, mientras que la cancelación parcial implica reintegrar tan sólo una parte y dejar el resto para que siga rentando.

La cuestión es que los bancos se han vuelto más y más reacios a permitir la cancelación parcial de sus depósitos, así que si tu entidad bancaria te ofrece esta posibilidad junto a una remuneración competitiva, puedes considerarte afortunado.

La gran ventaja de la cancelación anticipada es que, si hay una penalización, ésta sólo debería afectar a la parte del importe recuperado, en lugar de a la totalidad.

En el caso de que no puedas contratar un depósito con cancelación anticipada, te sugerimos intentar contratar varios depósitos fragmentando la liquidez que tengas disponible. De esa forma, podrás recuperar parte del dinero, cancelando uno de los depósitos. En caso de que hubieses contratado un único gran depósito, no te quedaría más remedio que remedio que sufrir una cancelación sobre todo el importe.

Imposibilidad de cancelación anticipada

Ten en cuenta que hay algunas entidades que no permiten la cancelación anticipada de sus depósitos y así lo establecen en sus contratos. Ciertamente, se trata de una opción un tanto abusiva, si bien suele estar relacionada con el hecho de ofrecer depósitos de una rentabilidad superior a la media del mercado.

Tan sólo te recomendamos sopesar las consecuencias antes de su contratación. Es decir, asume que no podrás recuperar tu dinero antes de tiempo aunque, probablemente, estarás consiguiendo una remuneración relativamente elevada.

Ventanas de liquidez para cancelación sin penalización

Además de las opciones indicadas anteriormente, algunas entidades bancarias ofrecen depósitos que cuentan con ventanas de liquidez; es decir, momentos dentro del plazo de duración del contrato durante los cuales es posible cancelar parte o la totalidad del depósito sin tener que hacer frente a penalización alguna.

Por regla general, es posible encontrar este tipo de ventaja en aquellos depósitos que tienen una duración de varios años y cuyos intereses se liquidan anualmente.

¿Cuáles son los tipos de penalización por cancelación anticipada?

Los tipos de penalización más habitualmente aplicadas por los bancos son las siguientes:

Reducción del tipo de interés como penalización

Éste es un tipo de penalización que ha caído en desuso por parte de la mayor parte de entidades; no obstante, es bastante justa dado que el objetivo es ajustar el tipo de interés aplicado al plazo que realmente se ha tenido el dinero inmovilizado.

Descuento sobre los intereses generados eliminación íntegra de los intereses generados

Esta penalización también intenta ajustar los beneficios generados por el depósito de forma proporcional al tiempo durante el cual ha estado vigente antes de la cancelación. También ha caído en desuso, aunque todavía es posible encontrarla en los contratos de algunos depósitos.

Eliminación íntegra de los intereses generados eliminación íntegra de los intereses generados

Desgraciadamente, éste es el tipo de penalización más habitualmente utilizado por las entidades bancarias de nuestro país.

Básicamente, consiste en aplicar el límite máximo permitido por el Banco de España como penalización, de forma que el cliente tiene que renunciar a todos los intereses que se hayan generado durante el tiempo que el depósito haya estado vigente.

En definitiva, la cancelación anticipada de un depósito es una opción a la que puedes recurrir en caso de necesidad pero conviene que conozcas las consecuencias.