Home

Diario YA


 

El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Dívar, para RNE

“Jamás va interferir en mi función creer en Dios, todo lo contrario"

Redacción Madrid. 20 de noviembre.

El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Dívar, afirmó hoy que sus creencias religiosas cristianas "jamás" van a interferir en sus funciones, sino "todo lo contrario". Asímismo, confirmó creer en Dios "con todas sus fuerzas".

   "Yo creo en Dios y cuando uno tiene una fidelidad y la cumple por encima de todo, como yo soy fiel a Dios, después las demás fidelidades se cumplen más fácil, y jamás va interferir en mi función tanto en el Consejo como en el Tribunal Supremo creer en Dios, todo lo contrario", aseguró Dívar en declaraciones a RNE.

   El presidente del CGPJ habló sobre la lentitud de la justicia y admitió que "una justicia tardía es una injusticia". Por ello, insistió en que van a poner los medios "para que la justicia sea ágil, eficaz y justa" y recalcó que "hay que dar tiempo" a este proceso.

   Respecto al poder judicial, Dívar dijo que "acaba de iniciar su andadura" y que "ha aprobado ya las medidas necesarias para el ejercicio de sus funciones", aunque consideró que hay un "problema en sus medios" y que es "importante atajarlo". En este sentido, declaró que "a veces una praxis no ha sido correcta", pero cree que "la mayoría de los jueces son honestísimos y muy trabajadores".

Sobre el tema del juez que llevaba el caso de la niña Mari Luz, Rafael Tirado, Dívar cree que es una "cuestión disciplinaria que aún no se ha resuelto", pero afirmó que "los elementos correctivos"  en la administración de la justicia "son muy numerosos".

   En su opinión, este caso tiene una resolución que "va a ser difícil que sea favorable para todo el mundo", pero aseguró que el Consejo actuará con "absoluta justicia, honestidad, independencia y total autonomía", afirmó.

   "Hay cosas en las que efectivamente ha habido errores", admitió Dívar, refiriéndose a la libertad del presunto asesino de la niña Mari Luz, Santiago del Valle. Aunque, advirtió que "a veces choca lo que es justo y lo que el ciudadano piensa que es justo", ya que los ciudadanos "no conocen los elementos correctores".

   En relación con el tema de la memoria histórica, el presidente del Tribunal Supremo cree que la justicia española debe juzgar todos los crímenes que "son de su competencia", tanto territorial como legislativa, pero indicó que tiene que tener en cuenta "las cuestiones de amnistía y de prescripción".

   "Yo no puedo decir como se debe juzgar porque sería imprudente por mi parte hacer manifestaciones sobre algo que puede venir y que son otros los que tienen que tomar decisiones", explicó. También, dijo que si no se está de acuerdo se debería acudir al "sistema de recursos". 

   Al ser preguntado por la posible politización de la Justicia, Dívar aclaró que hay que distinguir entre el Poder Judicial y el Consejo del Poder Judicial. Para ello, definió al primero como un ógano que "está aquí y también en un juzgado de paz", mientras que el Consejo "es un órgano político para realizar política judicial y lo que tenemos que hacer de cara al futuro es gobernar con toda lealtad pero a la vez con autonomía a los jueces del Poder Judicial", indicó.

   En cambio, no quiso comentar si está de acuerdo o no con la forma de elección de los jueces del CGPJ, porque es juez y "no legislador". Por ello, cree que "tiene que acatar las leyes", y no porque le gusten o no sino porque tiene "obligación" de hacerlo.

   Según Dívar,"nunca ha habido ninguna interferencia política de ningún tipo" en sus actuaciones, y "los magistrados de este alto tribunal tienen conciencia y gallardía suficiente para que si existiese alguna interferencia puedan actuar con arreglo al derecho y a su conciencia", declaró.

   Finalmente, considera que la Justicia "necesita prudencia y sosiego", ya que "es una de las condiciones básicas" en la administración de justicia en estos tiempos. "Tenemos que practicar una justicia sosegada y posarnos siempre en el mismo sitio que es el estado de derecho", concluyó.

  

Etiquetas:tribunales