Home

Diario YA


 

100 AÑOS DE LA LEGION ESPAÑOLA

Fidel García Martínez. El 28 de enero de 1920, el rey Alfonso XIII firmaba el decreto de la Fundación del que llegaría a ser el cuerpo del Ejército Español más glorioso y  más aclamado por el buen pueblo español que sabe muy bien valorar  a quienes  lo defienden con sacrificio y valentía. La legión fue una intuición genial de un gran militar, el teniente Coronel Millán Astray  (el tuerto genial  con quien Unamuno tenía sus más y sus menos) quien  que se había distinguido  por sus acciones heroicas en Filipinas y en Protectorado de Marruecos.

En aquellos duros momentos era necesario formar  un cuerpo de élite-tercio de extranjeros-integrado por hombres de todos los países. La finalidad de la aquel cuerpo, era la participación en acciones en la primera línea del combate dentro de los territorio Protectorado Español de Marruecos.


Milán Astray, eligió como su mano derecha y lugarteniente al Comandante,  Franco Bahamonde, que entones estaba destinado  en el regimiento Príncipe de Asturias,  quien con su personalidad y  su preparación militar  influyó decididamente  en la  estructura militar. La Legión tiene unas características  militares  que la distinguen de otros cuerpos y  la hacen tan atractiva por su vistosidad en los desfiles y tan vitoreada por el pueblo Pero la Legión es mucho más que su forma peculiar aparecer en público en los momentos de la día de las Fuerzas Amadas  o en Semana Santa con la procesión especular por su impacto religioso del  Cristo de la buena muerte, pues tiene un larga historia militar coronada por acciones heroicas en momentos críticos de la historia de España.

Entre sus símbolos más distintivos están el emblema legionario basado en los míticos  tercios  gloriosos de Flandes como son: la pica, el arcabuz y la ballesta, pero la Legión actual está dotada de las armas  más modernas y convencionales. Entre  sus características más llamativas están  uniforme verde  tan distintivo, marcialidad y rapidez en los desfiles, que causan admiración entre el público, especialmente femenino; su forma enérgica de saludo, su acometer en el  momentos más difíciles del combate, pero todo esto nace  de su famoso credo legionario, base espiritual y moral que infunde un sello especial a todos los que hemos vestido la camisa  legionaria  con sus complementos : el pepito, la escarapela y el singular gorro militar. La ceremonia de un Sábado Legionario, bañada por los notas del Novio de la muerte solo la puede entender  quien la haya vivido. La fiesta de la Legión no es  la del día que se aprobó el decreto de su fundación el 20  de enero de 1920, sino el día en el que se alisto el primer voluntario el 20 de septiembre de 1920