Home

Diario YA


 

Detalles Originales

#25M:Las elecciones de la ira

Fernando Z. Torres. No le falta razón a quien afirme que unas elecciones al Parlamento Europeo son precisamente eso, y no un plebiscito nacional de valoración de la gestión de un gobierno a nivel nacional. Sin embargo ni PP ni PSOE van a poder impedir que los españoles utilicen los próximos comicios para descargar su ira contra quienes consideran los causantes de sus males. En mi blog he manifestado largamente que los responsables de lo que hoy nos ocurre no son (sólo) los políticos, sino (también) quienes se despreocuparon por encontrar el significado de “un hombre un voto”, cayendo en la desidia del “voto de la cuna a la muerte”, siendo incapaces de ir más allá sincerándose interiormente para revolucionar la urna depositaria de voluntades. En cualquier caso ya demuestra José Luis Orella en su escrito “Un hombre un voto, reflexiones sobre el valor del voto”, que la ingeniería electoral ya se ocupa de echar por tierra la pretensión del ilusionista. Lejos de admitir su dejación de funciones el español, va intrínseco en el carácter ibérico, ametralla verbalmente al primero que pasa por delante demostrando sobreactuada y falsa gallardía. Por este motivo, Elena Valenciano y Miguel Arias Cañete se convertirán a finales de mayo en muñecos del pim pam pum patrio. No obstante, los propios partidos propician la lectura de esta consulta en clave nacional pues los candidatos son conocidos en este ámbito. Arias Cañete lo ha sido todo a nivel profesional (abogado del Estado) y como político, habiendo desempeñado cargos municipales, autonómicos y estatales y conoce también el Parlamento Europeo del que fue diputado entre los años 1986 y 1999. Elena Valenciano, 10 años más joven que su contrincante, no ostenta título universitario ni experiencia profesional en la empresa privada y aporta un currículum más exiguo en lo político, aunque también conoce Europa, habiendo sido diputada entre 1999 y 2008. Los partidos llamados minoritarios, IU, UPyD, VOX, AES y Ciutadans se intentarán hacer un hueco en el Parlamento Europeo de la mano del eterno Willy Meyer, del jurista Francisco Sosa Wagner, de Alejo Vidal-Quadras, físico y actual vicepresidente del Parlamento Europeo, del abogado Rafael López-Diéguez y del también abogado Javier Nart, respectivamente. La mayoría de los potenciales electores se pierde el alcance real de la cercana convocatoria. El #25M se elegirán 54 diputados de un total de 751. Se celebran elecciones en 28 Estados miembros. Los parlamentarios pasarán a formar parte de alguna las 20 comisiones, cada una especializada en una cuestión política determinada. El Parlamento Europeo representa a los 500 millones de ciudadanos europeos, adquiriendo una nueva competencia fundamental que viene de la mano del Tratado de Lisboa de 2009: elegir al presidente de la Comisión Europea en base a los resultados de estas elecciones. El Parlamento tiene tres cometidos fundamentales: aprobar la legislación comunitaria, fiscalizar las otras instituciones de la Unión Europea y debatir y aprobar el presupuesto de la Unión. Son cada vez más las cuestiones que vienen impuestas desde Europa. Tenemos que tener en cuenta que se puso en nuestras manos dinero para comprar BMWs a los alemanes, pero también se nos ofrecieron fondos para poder conducirlos a velocidad de crucero por carreteras en condiciones. Es por ello imprescindible poner en la balanza lo bueno y lo malo de pertenecer a este ente supranacional antes de acudir a votar, y olvidarse en este caso de Rajoy y Rubalcaba. No es infrecuente escuchar a la gente decir que lo de las europeas no van con ellos. Responsabilizo una vez más a los ciudadanos en su desconocimiento de lo que significa la Unión. No podemos pedir un político particular para cada uno que nos “enseñe” en qué consiste esto. Votar implica mayoría de edad; mayoría de edad madurez para conocer y querer los elementos objetivos de la conducta realizada. Es tradición adoptar estas elecciones como azote del gobierno de turno. En esta ocasión más que el gobierno, es el sistema el que merece castigo. Siendo así, el #25M hay muchas opciones al margen de los típicos partidos que nos deben hacer olvidar nuestra intención inicial.

Etiquetas:españa