Home

Diario YA


 

Condenan al terrorista marxista por asesinar a dos guardias civiles en 1989

60 años para el grapo Silva Sande

Redacción Madrid. 4 de febrero. La Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha condenado a 60 años de prisión al miembro de los Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre (GRAPO) Fernando Silva Sande por asesinar a dos guardias civiles en diciembre de 1989 en Gijón (Asturias).

   El tribunal le considera culpable de la comisión de un delito de atentado contra los agentes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y otro de asesinato, ambos con la agravante de premeditación y alevosía. Además le condena a indemnizar con un total de 800.000 euros a los familiares de los fallecidos. La viuda e hija de una de las víctimas recibirán 100.000 euros cada una por los trastornos de estrés postraumático sufridos.

   Según indica el ponente, Nicolás Poveda, Silva Sande dirigía en aquella época un grupo del que formaban parte otras tres personas ya enjuiciadas por estos hechos o fallecidas.

   El día 28 de diciembre de 1989 se dirigieron a la Delegación de Hacienda de Gijón donde, tras acercarse a la cabina de seguridad donde se encontraban los agentes Isaac Rodríguez y José María Sánchez, Silva Sande efectuó varios disparos. Una vez caídos al suelo, otro de los miembros del comando, Guillermo Vázquez, les disparó varias veces más "para rematar su acción mortal", indica la resolución.

   Los dos guardias civiles recibieron 11 y 6 disparos cada uno. Los hechos fueron reivindicados por el GRAPO mediante una carta enviada a medios de comunicación que fue publicada por el diario 'Egin'.

   Durante los registros practicados tras la detención de Silva Sande en 1990, la Policía localizó la pistola de 9 milímetros Parabellum utilizada en el atentado.

   En la vista oral celebrada en la Audiencia Nacional el acusado negó su participación en los hechos e incluso aseguró que durante la época no formaba parte de los GRAPO. No obstante, los magistrados de la Sección Primera han tenido en cuenta las declaraciones efectuadas por el coautor Guillermo Vázquez que, en declaración judicial, describió lo sucedido e implicó a Silva Sande.

   Además, el ponente, destaca que el procesado fue visto por una testigo que observó "con detalle" desde su puesto de telefonista en la Delegación de Hacienda, como se produjeron los disparos.

   La agravante de alevosía se ha impuesto al tener en cuenta que Silva Sande se acercó a los guardias civiles "aprovechando su posición de sentados, lo que les impediría su legítima defensa" y realizó los disparos aprovechando que estaban de espaldas. La sentencia destaca también el hecho de que utilizaran "un disparo de aseguramiento o de gracia".

 

Etiquetas:grapoterrorismo