Home

Diario YA

Absolución para cuatro acusados de cometer un delito fiscal por no liquidar el impuesto de sociedades y el IVA

El juzgado de lo penal nº 14 de Madrid ha dictado una sentencia absolutoria para cuatro acusados de cometer un delito fiscal, un delito contra la Hacienda Pública, para los que el fiscal pedía dos años de prisión y la Abogacía del Estado dos años y seis meses, además del pago de 352.258,39 euros como indemnización al erario público en concepto de fraude fiscal.

La defensa de uno de los acusados corrió a cargo del abogado penalista Juan Gonzalo Ospina, socio de Ospina Abogados quien solicitó la libre absolución para su cliente, acusado de este delito económico, al entender que no quedaba probado que su defendido hubiera tenido obligación de ser quien tenía que liquidar los impuestos periódicos con la Agencia Tributaria.

Así, el juzgado da por probado que la mercantil que se dedicaba a la construcción no presentó los oportunos impuestos de Sociedades e IVA en el ejercicio 2007, 2008 y 20009. Sin embargo, no se pudo probar que los acusados tuvieran facultades de dirección por lo que "no puede atribuirse a los mismos la autoría en base a la prueba practicada y resultando la aplicación del in dubio pro reo, procediendo a la sentencia absolutoria, en lo referente a la acusación del delito fiscal".

Ospina, abogado experto en derecho penal, y considerado en 2018 como uno de los mejores abogados penalistas de España, en su informe oral analizó cada uno de los documentos que obraban en autos y no acreditaban ni la capacidad legal de los acusados para participar en la liquidación de los impuestos ni tampoco que los documentos presentados en la Agencia Tributaria habían sido elaborados o firmados por su cliente defendiendo así su inocencia.

El delito fiscal regulado en el artículo 305 del Código Penal exige que su autor defraude en el ejercicio fiscal una cuota superior a los 120.000 euros con la connivencia de la existencia de un ánimo doloso de defraudar. Es decir, actuar con intencionalidad y de manera deliberada omitiendo los deberes formales propios de una gestión diligente.

La absolución para estos acusados es una muestra más de que en los delitos económicos no todo es lo que parece sino hasta la celebración del Juicio Oral, y de la necesidad de buscar abogados expertos en delitos fiscales para poder tener la mejor defensa penal y hacer valer un juicio con todas las garantías. Un buen abogado penalista será determinante para hacer valer con éxito la línea de defensa del cliente, y por consiguiente conseguir que se reconozca la inocencia, si es así, de cualquier persona envuelta o acusada en un proceso penal.