Home

Diario YA


 

Libertad de prensa, empresa y religión tocadas innecesariamente por el estado de alarma

Alarma totalitaria del ‘Fraudillo’ Castejón

Luis Losada Pescador
España es el país del mundo con más fallecidos “oficiales” por coronavirus por millón habitantes. Para combatir el triste récord el gobierno de ‘Fraudillo’ Castejón se ha lanzado a extender el miedo a la muerte. Una estrategia exitosa que permite aplicar el estado de alarma más draconiano del mundo. Como hay muchos muertos, nos suicidamos. Muy lógico.
Como ‘el machismo mata más que el coronavirus’, ahora nos metemos el atracón liberticida, como los malos estudiantes. Y lo peor es que le medio funciona. En parte porque el confinamiento rebaja las defensas. Y también porque la ante la incertidumbre existente, el gobierno se revela como la única certeza. Voilá. Bienvenidos a ‘Españazuela’.
Primera estación: libertad de prensa. Iglesias trató de nacionalizar los medios de comunicación. El sanchismo no le dejó; tenía otra idea mejor: comprarlos a plazos y más baratos. Empezaron con los 15 millones con una excusa técnica. Súmenle 100 millones de publicidad institucional repartidos con criterio arbitrario. A partir de ahí, te comen en la mano, ¿para qué quieres tener la propiedad pudiendo dar imagen de pluralismo?
Alfonso Ussia, Iker Jimenez, César Calderón y Sánchez Dragó firman parte ya de la lista del ‘Valle de los Caídos’. Y el que se mueva, ya sabe: no sale en la foto. El Congreso puede abrir con distanciamiento social pero las ruedas de prensa deben de hacerse digitalmente con la chapuza ibérica propia. Súmenle el apagón del portal de transparencia, los ‘fact checking’ y el relato antibulos con el aval del CIS y… ¡tachán! Bienvenidos a ‘Aló presidente’…
Iglesias pinchó en la nacionalización de los medios y también en la nacionalización de la gran empresa. Sánchez le está enseñando cómo se nacionaliza en el siglo XXI. ¿Para qué tener la propiedad de las acciones si puedes tener el control de las decisiones estratégicas? El último modelo de nacionalización 2.0 es una especie de “Golden share’ modernizada. Mediante decreto el gobierno se permite intervenir operaciones de más de un millón de euros sobre sectores estratégicos que puedan afectar a la seguridad nacional, la salud pública y “análogos”. Voilá. Ya tienes el control de la economía sin desembolsar un euro.
El Ibex encantado porque le coloca un escudo antiopas. ¿Y la eficiencia empresarial y financiera?, ¿a quién le importa semejante cosa? Bienvenidos al capitalismo de amiguetes 2.0 sin que casi nadie haya reparado en ello.
Y con la carrerilla totalitaria, aplicamos el estado de alarma más allá de lo que señala el decreto, que para eso tenemos a la policía (fuerza ejecutora) y a los medios (fuerza sensibilizadora) Que a alguien se le ocurre subir a la azotea a que le dé el aire, los helicópteros le vigilarán con granes focos de luz para reconvenirle como si fuera un terrorista. Y la policía de balcón y los medios aplaudirán.
¿Que a alguien se le ocurre salir por la urbanización a pasear, o saca al perro más de lo que se considera imprescindible? La policía de balcón, cual ‘stasi’ informará convenientemente sobre semejante conducta insolidaria y le caerá todo el peso policial. No de la ley porque el decreto de alarma impide circular por la calle, no por la urbanización.
Tampoco impide el servicio religioso. Pero la policía, crecida en este ambiente totalitario, se permite interrumpir un oficio de Viernes Santo en una catedral, ante el aplauso de un publico adorador del ‘santo encierro’ y víctima del síndrome de Estocolmo.
Controlados los medios y la empresa, atontada la ciudadanía y empoderada la policía, sólo queda un resorte por controlar: el poder judicial, con ganas de salir de toriles y poner las cosas en su sitio. Quizás por eso Justicia se apresura a que sean los fiscales los que instruyan las causas penales. El horizonte del ‘Fraudillo’ es más bien negro así que ya se trabaja la impunidad…
El anzuelo del pescador
Iglesias impone su renta mínima. Calviño y Escrivá se hicieron los remolones con la renta mínima, así que Moncloa zanja la cuestión con una nota afirmando que estará lista en mayo. Iglesias impone el calendario. Y su clientelismo electoral
Rumor de crisis. La crisis ha convertido a Iglesias en el niño al que los Reyes han traído la bici. Le ha venido como anillo al dedo, que diría el mexicano López Obrador. Mientras, Sánchez parece ausente. Por eso el rumor apunta a la posible dimisión de varios ministros socialistas. Difícil, pero no imposible si el grupo socialista decide ar un nuevo ‘golpe de Estado’.
Pactos de la Moncloa sobre la nada. Arrimadas echa las muelas de que el ‘Fraudillo’ no le haya ofrecido nada en la reunión de los ‘pomposos’ Pactos de la Moncloa. ¿Qué esperaba?, ¿seriedad, lealtad y transparencia? Los reyes son los padres, Inés.
Relajación de los bancos. El BCE rebaja las exigencias de capital a los bancos. La ordoxia ya no es importante. Ahora lo relevante es seguir pedaleando para no caerse de la bicicleta. Aunque le falten las ruedas…
 

Etiquetas:Luis Losada