Home

Diario YA


 

Ante el primer año de Reinado

Editorial/Santiago Velo de Antelo. Ha transcurrido un año desde que Felipe se convirtió en rey de España, coincidiendo con uno de las etapas más convulsas de nuestra democracia, lo que quizá haya sido lo que precipitó la abdicación del rey Juan Carlos.
La Institución de la Monarquía española como representante de la Jefatura del Estado ha de estar por encima de las personas que en diferentes momentos de la historia llevan su máxima representación. Ha habido grandes reyes, como también mediocres, pero la Institución está por encima de sus aciertos o errores puntuales.

El recibimiento al rey como Jefe de Estado en su reciente visita a París, demuestra lo importante que para España es la Institución de la Monarquía. El rey recibió los máximos honores posibles y tratamiento de primerísimo nivel. Algo que nunca hubiera sucedido con un Jefe de Estado político. Nunca.
Pero lo cierto es que no podemos obviar las decisiones del rey como Jefe de Estado, y en este caso, el primer año ha sido de lo más positivo.
Positivo por marcar diferencias con la etapa anterior, porque los cambios están llegando a un reinado muy activo y dinámico con una constante presencia en los estamentos militares, a la vez que más humano. Solo hay que seguir la agenda de rey para darse cuenta de ello. Las decisiones, duras pero efectivas y necesarias, están llegando, mientras que doña Letizia ha asumido y profesionalizado su papel de Reina.
Parece que es el camino a seguir, y solo pedimos al Rey que se arrope de consejeros que, como dice la palabra, aconsejen y recomienden desde el patriotismo y pensando en el Bien Común, antes de ser simples aduladores. En esto ha de estar la clave de un buen reinado.    
 

Etiquetas:Rey Felipe VI