Principal

Diario YA

 

 

Es cuestión de tiempo

Antes de que suceda lo irremediable

Dr. Ángel Gutiérrez Sanz. Catedrático de Filosofía. A medida que el tiempo pasa la situación política se agrava  cada vez más.  Lo que ayer era un escándalo intolerable, hoy se acepta con toda normalidad, tal como ocurre con el independentismo planteado en Cataluña que pone en jaque la integridad nacional.  Los separatistas catalanes, que comenzaban la singladura de la transición con la mitad del camino recorrido hacia la independencia, ven ahora cómo las distancias a la meta se van  acortando a pasos agigantados  Su objetivo está cada vez más cerca y son conscientes que si no lo consiguen ahora, lo conseguirán un poco más tarde. Es cuestión de tiempo. De seguir así las cosas, son pocos quienes creen  que el blindaje constitucional de la unidad  de España pueda servir para algo.  No se han producido las elecciones  y ya se  está hablando de arreglos y cambios constitucionales, que presumiblemente tan sólo van a servir para prolongar la agonía de una España que se nos escapa de las manos.  
 Mientras tanto muchos políticos y periodistas viven  más preocupados por los riesgos que puede correr el régimen del 78, que por la  la integridad territorial del Estado y no es difícil adivinar la razón de ello. Seguramente que si dicho  régimen se sintiera amenazado, como amenazada está la unidad de España, éstos de quienes hablo no hubieran dudado en echarse a la calle para salir en su defensa; pero como éste no es el caso, lo más que hacen es dirigirse a los  secesionistas  con palabras paternalistas y enternecedoras , tratando de ablandarles el corazón:   “Os pedimos que seais buenos chicos y respetéis la Constitución, porque los socios europeos se pueden enfadar con vosotros”,   “no olvidéis que llevamos mucho tiempo caminando juntos y no nos ha ido tan mal”,  “mirad que  España  y Cataluña unidas serán más ricas”, “ considerad que la separación es un negocio poco rentable para ambas partes,  ya que habría más paro y las cosas nos irían peor” y además “no podríamos seguir disfrutando de la rivalidad futbolística entre el Barça y el Real Madrid” .
Estos son los banales argumentos que se  están escuchando por doquier y a nadie se le ocurre apelar al destino universal, ni  a las esencias y valores nacionales, avalados por un proceso histórico centenario, que ha  hecho de España  una gran nación por encima de lo que puedan pensar una generación de iluminados separatistas. De lo que  estamos hablando es de una herencia de nuestros antepasados, que costó muchos sudores y lágrimas y de la que tenemos que responder ante  las generaciones futuras. Políticos y periodistas debieran darse cuenta, que en crisis tan graves como la que estamos viviendo en España, hay que ir a lo esencial y lo esencial no es que la casa esté pintada de blanco  o amarillo, que tenga 17 puertas  o  que todas las ventadas den al exterior, sino que lo verdaderamente importante es que esa casa común, que es de todos, no se derrumbe, pues si esto sucede, sobra todo lo demás. Se supone que las constituciones y demás órganos de le Estado están en función del bien nacional  y   no hay mayor bien que el de preservar su propia identidad.
Hasta el propio Sr. Rajoy, tan españolista él, no está involucrándose en este asunto como la situación lo  requiere .  Él y su gobierno parecen  más preocupados por su continuidad, que de dar seguridad al Estado Español  y de prevenir cualquier peligro o  ¿es que acaso no es cierto que existe un clamor generalizado en la calle, que le acusa de estar actuando con tibieza en el problema catalán, que ya viene de lejos?  Cierto es que un presidente de gobierno debe actuar con extremada prudencia en cuestiones tan delicadas como ésta y evitar apresuramientos, de los que luego tenga que lamentarse, pero no es menos cierto  que dentro de la epiqueya que debe adornar a todo buen presidente está la de saber prevenir y actuar en momentos y circunstancias oportunas, antes de que sea tarde.   A la imprudencia se puede llegar tanto por el arrebato como por la desidia.
Para evitar mal entendidos, quiero dejar claro, que yo no soy de los que piensan que hay que amordazar a los ciudadanos para impedir que hablen   y expresen libremente sus opiniones, Dios me libre ; pero una cosa es esto y otra bien distinta es formular una declaración de intenciones, que está fuera del marco legal. Me parece bien que los catalanes hablen ; pero que puedan hacerlo  también el resto de los españoles, en donde se supone reside la soberanía  de nuestro pueblo como Nación.
 No estaría mal tampoco que hablara  el Rey, que para eso representa a todos los españoles y por ello resulta ser  la persona más adecuada para ejercer el papel de árbitro neutral, con capacidad de suavizar tensiones  y  propiciar acercamientos, naturalmente  todo ello dentro del orden establecido. Lo contrario, es decir los silencios y las inhibiciones del monarca  en estos momentos tan trascendentales para España, es lo que resultaría preocupante y poco comprensible para los ciudadanos . Es un hecho constatado a lo largo de la historia que los soberanos,  en la medida que han  estado comprometidos con su pueblo y han sabido ser buenos patriotas, han contado con el afecto de sus súbditos .
Me gustaría también que pudieran hablar los militares , no precisamente con el lenguaje de las armas, pero sí con el de la prudencia y buen consejo, pues no en vano  es a ellos a quienes hemos encomendado el sagrado deber  de velar por nuestra seguridad, asunto éste  que  debe tenerles muy preocupados, según supongo.  Los militares  suelen hablar poco y cuando lo hacen se les pone sordina para que sus palabras no lleguen a la opinión pública. ¿Cuántos españoles conocen las recientes declaraciones del General Vicente Díaz  De Villegas Herrerías, en una carta abierta dirigida al Rey, que ha sido publicada por el Diario Montañés , hace poco más de un mes?
Me gustaría incluso que hablara la Conferencia Episcopal y al igual que se ha pronunciado en temas que afectan a la moralidad familiar se pronunciaran también en temas que afectan a la moralidad nacional, sobre todo por lo se refiere  a la trágica situación por la que atraviesa el patriotismo, que sigue siendo una virtud moral equidistante tanto de la patriolatría como de la deslealtad.  Estimular el sano patriotismo ha sido siempre una de las grandes preocupaciones de la Iglesia. Recuérdese a S. Agustín , Sto Tomás, Pio XI , León XIII y últimamente La  Gaudium et Spes Nº 75,  donde queda expresado el deseo de que se cultive “ con magnanimidad y lealtad el amor a la Patria”.
Si al final sucede lo que tristemente nos tememos, puede que en parte sea debido a  no pocas inhibiciones y silencios cómplices
 

Etiquetas:Angel Gutiérrez