Home

Diario YA

Apps para seguir tus gastos en vacaciones

Llegan las vacaciones y la oportunidad de pasar unos días alejados de la rutina. Todos soñamos con disfrutar de ello sin limitaciones, pero es mejor llevar un control de gastos que nos evite problemas futuros. Para ello existen apps muy útiles.
 
Las apps de viajes pueden orientarse a distintos objetivos: trazar rutas, reservar vuelos y hoteles, comparar precios, etc. Pero también permiten llevar un control de los gastos. Esta última opción es de las más buscadas ya que se puede establecer un patrón entre lo consumido y lo que se gasta, no vaya a ser que nos quedemos sin fondos antes de final de mes.
 
Antes de salir a cualquier lugar, lo mejor será establecer un límite para gastar. Esto se puede resolver realizando una investigación sobre el coste de ciertos servicios. O en función al tipo de cambio, si la moneda a utilizar en el destino es distinta a la nuestra. Lo bueno es que ya hay muchas apps que permiten hacer esto automáticamente.
 
¿Qué gastamos durante las vacaciones?
 
Los objetivos de los gastos durante las vacaciones pueden ser muy variados. Sin embargo, tenemos la posibilidad de agruparlos en categorías para hacernos una idea aproximada de cuánto podremos gastarnos.
 
Hospedaje

 
Al visitar otro destino, el primer asunto que debemos resolver es en dónde hospedarnos. Con la cantidad de páginas web que ofrecen comparaciones entre distintos hoteles, realizar la elección y reserva de alguno, incluso pagando por adelantado, no es ningún problema.
 
De esta forma, podrás reflejar en tu app el monto exacto que te ha generado el sistema y que, en la mayoría de los casos, no debe cambiar, a menos que en el último momento decidas ampliar tu estancia en el destino.
 
Traslados
 
Aquí se deben contar, no solo los billetes de avión para llegar a la ciudad de destino, sino todos aquellos extras para moverte como autobuses, trenes, barcos, etc.
 
Este tipo de datos pueden ser un poco complejos de contabilizar porque no existe la certeza de cuánto se gastará. Pero si decides visitar un destino, no te olvides de Travel Expenses para registrar tus gastos, podrás llevar un buen registro y tener desde el día 1 un cálculo aproximado de cuánto te costará el resto de los días.
 
La alimentación

 
Tenemos que hacer tres comidas al día, y alguna que otra merienda. Los viajes, aunque nos mantienen muy distraídos, siempre exigen un gasto de energía más alto de lo normal, por lo que también podemos tener más apetito del que acostumbramos.
 
Aunque la comida no suele ser uno de los aspectos más costosos (siempre y cuando se escojan bien los lugares a los cuales asistir), hay que establecer con claridad cuánto estamos dispuestos a gastar en esto. Una buena opción es presupuestar una cantidad algo más alta para una cena en un restaurante reconocido del lugar de destino. Y el resto de los días dedicarlos a lugares más populares y con precios más bajos.
 
La diversión
 
Llegó el tema más esperado. El que sale de vacaciones lo que desea es estar todo el día paseando, recorriendo calles, conociendo la cultura, mirando los lugares más famosos del sitio, etc. Si vas a un museo, por ejemplo, lo más común es que cobren por la entrada, aunque también hay opciones naturales gratuitas, como el conocido rio duero, que atraviesa España y Portugal.
 
Para atender esto puedes revisar cuáles son las actividades que esperas realizar y buscar información en Internet. Este paso hace que conseguir información sobre precios, horarios, direcciones, entre otros, sea bastante fácil y te permita organizar mejor tu agenda.
 
Las compras
 
Por último, no te olvides de establecer las cantidades que tienes planificado gastar en compras de recuerdos, regalos o de cualquier otra índole. Quizás sea en este punto en el que debemos ser más estrictos con nosotros mismos para evitar que podamos tocar los ahorros o el límite de las tarjetas de crédito.
 
En caso de que hayas pagado un paquete vacacional, la mayoría de las necesidades estarán cubiertas por la empresa contratada. Sin embargo, siempre existirán gastos extras para la compra de algún recuerdo, comer algo que no está incluido en el plan o tener un servicio en el hotel que no entra dentro de lo básico.
 
Por ello, aprovecha la tecnología de la que dispone tu Smartphone y empieza a seguir todos tus gastos de cerca para que realmente sean unos días de sano disfrute.