Home

Diario YA

Aprende a calcular el importe de la indemnización por despido

Uno de los momentos más amargos por los que un empleado puede pasar a lo largo de su vida laboral es el despido. Sin embargo, dejando de lado las sensaciones que provoca en cada persona este hecho, es preciso conocer cuáles son sus consecuencias económicas, ya que, la mayoría de las veces, el despido llega de forma inesperada.
A la hora de calcular la cuantía de la indemnización por despido hay que tener en cuenta tres elementos: el sueldo del trabajador, su antigüedad en la empresa y el tipo de despido al cual le han sometido.
 
¿Qué tengo que hacer para calcular la cuantía de la indemnización por despido?

Para calcular indemnización la persona despedida debe averiguar en primer lugar el salario diario que ha percibido durante los últimos doce meses, tomando como referencia para ello el salario bruto mensual, e incluyendo las pagas extras si no las tienes prorrateadas. Tendrá que sumar todos esos salarios para obtener el salario bruto anual. Luego debe dividir esa cantidad entre doce, y ese resultado entre treinta para obtener el salario medio diario.
Para conocer su antigüedad en la empresa el individuo solo tiene que saber cuántos meses ha estado trabajando en la misma. Además, debe averiguar si el despido al que ha sido sometido es uno de los dos tipos que actualmente otorgan el derecho a recibir indemnización: el despido improcedente y el despido objetivo.
Aquellos trabajadores que hayan sido despedidos de manera disciplinaria no tienen derecho a la indemnización, y es que en este caso se considera que la decisión de poner fin al contrato tomada por la empresa queda justificada, ya que se habría llevado a cabo por el incumplimiento de sus obligaciones.

¿Cómo es la indemnización por despido objetivo?
El despido objetivo queda justificado cuando se produce por alguna de las siguientes causas: falta de adaptación, ineptitud o faltas de asistencia continuadas por parte del trabajador, así como por motivos técnicos, de producción, organizativos, económicos o de fuerza mayor que no permitan a la empresa mantener al empleado en su puesto de trabajo.
Cuando tiene lugar este tipo de despido, la compañía está obligada a indemnizar al trabajador justo en el instante en el que le entrega la carta de despido. Esta indemnización corresponde a veinte días por cada año trabajado, con un tope de doce mensualidades.

La indemnización por despido improcedente
Se considera que un despido es improcedente si las razones proporcionadas por la empresa no justifican dicho despido y, también, en el caso de que esta haya incumplido alguno de los demás requisitos establecidos por la ley para poder llevarlo a cabo.
Cuando se demuestra que el despido ha sido improcedente, la compañía podrá elegir entre dos alternativas: readmitir al trabajador con las mismas condiciones que tenía antes del despido o pagarle una indemnización. Si escoge esta última opción, la cuantía que recibirá el trabajador será equivalente a treinta y tres días por año trabajado, con un máximo de veinticuatro mensualidades.