Home

Diario YA

Cómo conseguir una imagen profesional

Aunque estemos acostumbrados al uso de las nuevas tecnologías para realizar compras, disponer de un despacho físico puede aportar una imagen profesional a cualquier negocio que los clientes apreciarán.
Los emprendedores tienen grandes retos frente a ellos. No solo es conseguir que el proyecto salga adelante dando los primeros pasos, también que el negocio prospere y pueda crecer. Para ello hay que prestar atención a los clientes.

Hoy en día se puede construir una empresa desde el mundo virtual, es más, un negocio sin página web no tiene visibilidad ante los usuarios, cuya manera de comprar ha cambiado. Aquella empresa o tienda que quiera mantener a sus clientes, o conseguir más, debe estar presente en el mundo virtual.
Pero los clientes son exigentes y hoy más que nunca, ante tanta competencia, la profesionalidad y la seriedad en el trabajo pueden marcar la diferencia entre que un usuario compre o no.
Aunque hay que tener presencia en Internet, siempre puede ayudar tener algo más palpable y real donde los compradores puedan ser atendidos de manera personal. Un centro de negocios Madrid puede ayudar a abrir puertas.

Cómo ayuda a la imagen un centro de negocios
La realidad es que, aunque Internet y lo virtual atrae la atención y todo el mundo los usa, tener un espacio físico donde dar a los clientes una buena atención cara a cara todavía es una buena estrategia de negocio.
La línea que separa las ventajas de lo virtual de lo físico es muy fina. De hecho, para dar publicidad a un negocio todavía se utiliza el buzoneo y reparto de publicidad en Madrid. Claro está que estos repartos han mejorado con el uso de la tecnología pero, dejar un papel en un buzón o entregarlo en mano a los posibles clientes, todavía da resultados porque es algo tangible.
Un centro de negocios puede aportar ese lado físico que pueda necesitar una empresa, que desarrolla su labor online, o un emprendedor para dar un aspecto de cercanía y profesionalidad. Algo que los clientes toman en cuenta a la hora de comprar.
Tener un despacho donde recibir a clientes y mantener reuniones con posibles socios o proveedores crea una buena impresión de cara al público.

Crear expectación a través de eventos
Para dar publicidad a una marca, además de utilizar folletos, es necesario que los clientes puedan ver, tocar y sentir el producto. Por muy bueno que sea éste, si todo se hace de manera online el cliente puede que tenga ciertas dudas.
Los centros de negocios pueden ayudar en este sentido al ofrecer un espacio en el que se pueda realizar un evento para, por ejemplo, una Tienda de relojes online. Este producto suele ser algo más íntimo y personal. Regalar un reloj indica que se conoce bien a una persona y sus gustos, es algo que no se da a cualquiera.
Pero si el reloj solo se ve a través de una pantalla de ordenador puede que haya personas que duden un poco en si comprar o no por miedo a que no sea exactamente como lo han imaginado. Realizar un evento en el que se presente el producto y la gente pueda sentirlo entre sus manos es la mejor manera de llamar la atención.

Pensar en aquellos que dan valor a lo tangible
Aunque la tecnología inunda cada espacio de nuestra vida y todo el mundo se ha acostumbrado a ella, también es verdad que no todos se sienten a gusto con comprar algo a través de Internet.
Hay personas, que se puede decir “de la vieja escuela”, que todavía le dan mucho valor a poder ir a una oficina física y realizar en ella los trámites necesarios.
Aunque hoy se puede hacer todo tipo de gestiones con la ayuda de un ordenador, como reservar unas vacaciones y acceder a un seguro de viaje mediante Intermundial, hay gente que prefiere acercarse a una oficina y hablar cara a cara con el responsable. No hay que dejar de lado a ningún tipo de cliente porque sería cerrar un mercado que puede ayudar a la expansión del negocio.