Home

Diario YA

Cómo gestionar los riesgos al invertir con apalancamiento

El trading en Forex o con CFDs (contratos por diferencias) permiten operar con apalancamiento por lo que podemos multiplicar nuestros beneficios pero también nuestras pérdidas. Por ello, es muy importante que confeccionemos una buena estrategia de gestión de riesgos, con stop loss y take profit, que podamos seguir a rajatabla para controlar las pérdidas en caso de que nos topemos con alguna eventualidad mientras tenemos nuestras posiciones abiertas.

Para confeccionar una buena estrategia de gestión de riesgos debemos, en primer lugar, reconocer los riesgos del Forex y de los CFD, en segundo lugar, analizarlos y evaluarlos, en tercer lugar, encontrar soluciones para reducirlos y, por último, gestionar y aplicar esas soluciones constantemente.

Para reconocer los riesgos del Forex debemos saber qué es el apalancamiento y cómo puede afectar a nuestra inversión si el mercado va en nuestra contra. Gracias al apalancamiento podemos operar sin necesidad de disponer de un elevado capital, tan solo con un pequeño porcentaje del total. Esto, efectivamente, supone que obtendremos más beneficios si la posición es ganadora, pero también que las pérdidas serán mucho mayores si el mercado no reacciona como esperamos.

Herramientas de gestión de riesgos

En aquellos mercados caracterizados por una elevada volatilidad o con estrategias más agresivas, los precios pueden moverse de manera vertiginosa. Por ello, lo más recomendable es fijar un límite con el que demos orden al bróker de cerrar la posición cuando el mercado va en nuestra contra. Esto es lo que se denomina stop loss, la herramienta con la que establecemos la pérdida máxima que estamos dispuestos a asumir. Colocar un stop loss no cuesta nada, si no se ejecuta es una acción gratuita.
 
Las órdenes stop loss son bastante variadas y se clasifican de acuerdo con varios criterios dependiendo del bróker, que puede o no garantizar la ejecución de la orden. Así, puede ser garantizado o no garantizado. Dependiendo de la manera en que ejecute la orden, puede ser clásico o trading stop. Además, el bróker puede establecer una distancia mínima entre el precio de los activos y el nivel de stop loss.

Cuando pensamos en fijar cualquiera de estas órdenes de stop loss, debemos hacernos varias preguntas: ¿Cuál es la pérdida máxima que estoy dispuesto a asumir? ¿Cuáles son los niveles de volatilidad en el activo con el que estoy operando? ¿Qué tipo de stop loss se adapta mejor a mi estrategia? ¿Cuál es mi estrategia de trading?
A primera vista, estas preguntas pueden parecer triviales pero a menudo los traders novatos las ignoran al afrontar el mercado de valores como un sitio de apuestas, lo que conduce a pérdidas casi con toda probabilidad.

Existe otra herramienta denominada take profit, que es lo mismo que el stop loss pero cuando el mercado va a nuestro favor. Se puede introducir en niveles de soporte y resistencia, máximos y mínimos locales, aproximaciones estadísticas, etc.

Stop out y margin call

Otros conceptos que debemos conocer para confeccionar nuestro plan de gestión de riesgos son el stop out y el margin call. El stop out conlleva el cierre forzoso de nuestras posiciones cuando el nivel de margen cae hasta el mínimo permitido. No obstante, antes de que salte el stop out se puede activar el margin call, un aviso que nos advierte de que el margen se está acercando al nivel de stop out. Cada bróker tiene fijado un porcentaje de stop out diferente.

Los margin call se pueden evitar con un control constante del balance de la cuenta y fijando órdenes de stop loss en cada una de nuestras posiciones con el objetivo de minimizar los riesgos.