Home

Diario YA

Cómo suavizar el mal trago que supone un despido

Si bien hace algunas décadas, lo más común era comenzar como aprendiz en una empresa e ir subiendo de categoría a medida que se iban adquiriendo las habilidades propias de la disciplina por la que había apostado. En la actualidad, lo más común es ir cambiando de empresa, ya sea debido a que se obtiene una oferta mejor, a que se termina el contrato y deciden no renovarlo o directamente a un despido. “La legislación española contempla tres tipos de despidos: nulo, improcedente y procedente. Nosotros estamos especializados en despidos improcedentes” indican desde Estudio Jurídico Gasset 64.
Y es que ser despedidos siempre supone un mal trago, pero en ocasiones, conocer un poco la legislación al respecto podrá hacer que ese mal trago se suavice un poco. Por eso, se desgranan a continuación los tres tipos de despidos posibles:

1.    Despido nulo: cuando concurre discriminación por cualesquiera de las conductas prohibidas por la Constitución Española o cuando se produzca una violación de los derechos fundamentales o de las libertades públicas del trabajador.
2.    Despido improcedente: cuando no quede acreditado el incumplimiento que se alega para el despido, cuando no se hubieran cumplido las exigencias formales establecidas o cuando no se acredite la causa.
3.    Despido procedente: cuando queden acreditadas las causas alegadas por el empresario a la certeza de las causas objetivas.
Para resarcir las consecuencias de un despido nulo el empresario deberá readmitir al trabajador de forma inmediata en el puesto de trabajo y abonar los salarios que no percibió durante el período que duró el proceso.

Como indican desde Estudio Jurídico Gasset 64 “en el caso de despido improcedente el empresario podrá: o bien optar por readmitir al trabajador en su antiguo puesto de trabajo abonando los salarios que no percibió durante el período comprendido entre el despido y la resolución de la sentencia, o bien abonar una indemnización al trabajador que será de 33 días de salario por año de servicio”.
En cualquier caso, lo más normal es que los despidos sean, en la gran mayoría de ocasiones, procedentes.