Home

Diario YA

Centros Culturales Islámicos: Análisis de Campo

Daniel Ponce Alegre. Teólogo y Antropólogo. A lo largo y ancho de España y Portugal, en todo nuestro territorio peninsular y fuera de él, podemos encontrar lo que de forma genérica se han denominado centros culturales o casas.

Así, vemos por ejemplo, el Centro Israelita de Valencia, el de las Islas Baleares, el de Cataluña, el de Andalucía, Casa Sefarad, Casa América, Casa Asia, Casa Árabe, Casa Andalucía, Casa Aragón y un larguísimo listado de asociaciones, centros y casas que custodian, analizan y promueven el conocimiento cultural y las habilidades que son parte de nuestro legado histórico, sociológico y antropológico.

De forma similar, y quiero enfatizar la palabra " similar ", se encuentran también los centros culturales islámicos repartidos por todo el territorio de nuestro país y del de nuestros hermanos portugueses. Por este recorrido y observación nos podemos encontrar por ejemplo el Centro Cultural Islámico de Valencia, el de Cataluña, Baleares, Andalucía y muchos otros que también se encuentran en pequeñas localidades fuera de los núcleos urbanos y de las ciudades.

Como su propio nombre indica estos centros no establecen distinción entre cultura y religión, lo que en sí mismo no es un problema sino todo lo contrario es una realidad. Ahora bien, lo que se debe tener presente es que estos centros no sólo se dedican a promover la cultura musical, gastronómica, literaria, laboral y religiosa, sino también a hacer proselitismo islámico, y lo hacen de forma paralela y adicional a las mezquitas y madrasas o escuelas coránicas y de escritos islámicos, convirtiéndose en canal o cauce propagandístico de determinadas corrientes islámicas como las salafistas, wahabíes, takfiríes, etc e incluso cauce político-religioso de grupos como los Hermanos Musulmanes de Egipto, Pakistán, Indonesia, etc.

La presencia de los Hermanos Musulmanes en Europa se canaliza a través de la Federación de Organizaciones Islámicas de Europa - FIOE. Además de su estructura central propia, en cada país europeo dispone de una estructura periférica gracias a organizaciones autónomas que, en la práctica, mantienen su dependencia absoluta de la Central.

En España ha adoptado el nombre de Liga Islámica para el Diálogo y la Convivencia, con sede central en Valencia, aunque también he podido observar que en Barcelona está presente a través del Centro Cultural Islámico Catalán, y como también ha podido observar mi buen amigo y maestro, el experimentado periodista del Diario Las Provincias, del Gabinete de Prensa de la Generalidad Valenciana y ahora colaborador en Le Monde Diplomatique Antonio Luque Marqueta, también se da esta misma situación en las Baleares, Murcia y Andalucía. La estrategia de estas asociaciones o centros es expandirse de forma discreta, ocultando los nexos entre los Hermanos Musulmanes y las asociaciones que se van creando en España. Su ideología está detrás de grupos terroristas como Al Qaeda y la Yihad Islámica, y se está observando en los últimos meses su vinculación con otros grupos islamistas del magreb, como recientemente se plasmó en un muy buen artículo en el Diario antes citado de Las Provincias.

En el caso concreto del Centro Cultural Islámico de Valencia, que recientemente ha cumplido las dos décadas de existencia, su actividad es muy intensa en toda la región de Levante y con muy estrechos lazos con los Centros Culturales Islámicos vecinos, así como con gran apoyo de algunos medios de comunicación, como por ejemplo el País y el diario local El Levante, que tras los atentados en París dedicó dos páginas principales a dar eco a este Centro y lo bueno que es, pacífico y tolerante, y apoyo de las instituciones públicas a los máximos representantes del Centro Cultural Islámico de Valencia: su Presidente, Abdelaziz Hammouni y a su exponente femenino y local: Amparo Sánchez, casada con un ciudadano marroquí, dueños del restaurante balensiya, Valencia en árabe y donde no se sirve nada de alcohol, mis buenos amigos marroquíes no van por este motivo y yo tampoco entre otros, y además de ser esta señora miembro del PSOE, con contactos a muy alto nivel y que muestra sin reparo su estrecha relación con José Luís Rodríguez Zapatero y muchos otros dirigentes del PSPV y del PSOE. Es necesario ser cuidadosos con determinados grupos, no sólo ahora por estos atentados sino siempre, y debemos serlo los medios de comunicación a la hora de darles cobertura y las instituciones públicas, incluida la Iglesia.

En la foto apreciamos un encuentro de los dos obispos valentinos, Escudero y Cañizares, con el Presidente de la Federación de Comunidades Islámicas de España, musulmanes locales y el Vicerrector General de la Universidad Católica de Valencia Ricardo García García que además es miembro del Consejo Estatal para las Confesiones Religiosas ( en otro artículo hablaré de cómo un personaje así puede acabar en una universidad que se dice católica ) y de cómo se puede haber producido un encuentro así sólo unos días después de haber dicho, y rectificado implorando perdón, el Cardenal Cañizares que entre los sirios que vienen " no todo es trigo limpio y que la ola de refugiados es un caballo de troya para nuestra sociedad ". Como se ha visto tras estos atentados en París es verdad lo dicho en un primer momento por el Cardenal Cañizares, aunque no se lo creyese de verdad pues no tardó ni 48 horas en rectificar públicamente.

No pude reconocer en un artículo en este Diario, que está comprometido con el anuncio del Evangelio y de la Verdad, la valentía de las declaraciones del Cardenal Cañizares, y lo que no quiero ahora es insistir en su falta de principios y cobardía por caridad cristiana, pero acostumbrado como yo estaba a la defensa del Mensaje de Cristo y de la Verdad de la Familia, la Vida y la Fe del anterior Arzobispo de Valencia el Emmo. y Rvdo. Sr. D. Agustín, Cardenal, García Gasco y Vicente, me cuesta asumir que tenemos este obispo, y que hemos tenido ante a otro igual, Osoro. Que Dios Padre, mediante el único Dueño y Señor Nuestro, Jesucristo nos ayude hasta su Vuelta. Amén.

Etiquetas:Daniel Ponce