Home

Diario YA


 

El vicepresidente estadounidense pregunta qué hacer con los presos

Cheney defiende los métodos aplicados en Guantánamo

Redacción Madrid. 16 de diciembre.

El vicepresidente estadounidense, Dick Cheney, defendió ayer en una entrevista que el controvertido centro penitenciario siga abierto y justificó las torturas sufridas allí por algunos de los detenidos.

   A juicio de Cheney, no sería responsable cerrar Guantánamo hasta no haber ganado la "guerra contra el terror", pese a que las promesas del presidente electo, Barack Obama, van precisamente en sentido contrario. Preguntado en la cadena ABC por las torturas difundidas, el vicepresidente dijo estar advertido de las técnicas utilizadas contra el considerado 'cerebro' del 11-S, Khalid Sheikh Mohamed, entre ellas la de 'waterboarding'.

   En este sentido, el 'número dos' de la actual Administración defendió que esta presión no había ido demasiado lejos y que el uso del 'waterboarding', o ahogamiento fingido, estaba plenamente justiciado.

   Así, Cheney apostó por resolver otros conflictos antes de cerrar Guantánamo. "Eso incluye qué se va a hacer con los prisioneros detenidos en Guantánamo. Nadie ha resuelto aún ese problema", advirtió, en alusión a unos 250 reos que aún permanecen y de los cuales alrededor de medio centenar podrían no ser repatriados a sus países de origen pese a no tener cargos contra ellos, ya que existen sospechas de que sufran torturas a su llegada.

   En otra entrevista, en la emisora conservadora Rush Limbaugh, defendió que Guantánamo "ha funcionado muy bien", especialmente para llevar a los detenidos en países como Afganistán. "Si les traes a los Estados Unidos y los metes en nuestro sistema judicial les estarías dando toda clase de derechos que sólo corresponden a los ciudadanos americanos", agregó, cuando en realidad son "combatientes ilegales". "Guantánamo ha sido muy, muy valioso", remachó.

  

Etiquetas:EEUUguantánamo