Principal

Diario YA

Todo empezó para conmemorar los acontecimientos que habían tenido lugar en Chicago

Chicago, 1 de mayo de 1885

Javier Paredes. Todo empezó para conmemorar los acontecimientos que habían tenido lugar en Chicago el 1 de mayo de 1885. Ese día se celebró una manifestación anarquista y en medio del alboroto se lanzó una bomba, que acabó con la vida de unos cuantos policías. Apresados los responsables, cuatro de ellos -Parsons, Spies, Fischer y Rengel- fueron ahorcados el 11 de noviembre de 1887 y otros siete fueron condenados a cadena perpetua, uno de los cuales se suicidó. Entre los días 14 al 19 de julio de 1889 se reunió el Congreso de París, que sentó las bases de la IIª Internacional, y entre otras cosas se decidió que el 1º de mayo de cada año se celebrase una jornada obrera en todo el mundo para conmemorar los sucesos de Chicago de 1885 y presentar a la sociedad y a las autoridades las reclamaciones sociales, que mejorasen las condiciones de trabajo. Y en efecto el 1 de mayo de 1890 se celebró esta jornada por primera vez en Madrid y en Barcelona. No es necesario hacer ningún comentario por mi parte del desarrollo de aquel primero de mayo de 1890 en nuestra patria. El lector sabrá sacar sus consecuencias, si lee atentamente la reproducción exacta que hacemos de la crónica publicada por la La Ilustración Española y America el 8 de mayo de 1890, así como de los grabados que enriquecen la información, porque sus geniales trazos valen por mil descripciones. Esta es la crónica de la pág. 283 de La Ilustración Española y Americana: “Ya saben nuestros lectores que el asunto de más importancia en la primera semana del mes corriente ha sido la manifestación obrera en casi todos los países de Europa y en algunos de América; y por lo que hace a nuestra patria; cualquiera que sea en lo porvenir el resultado de la manifestación, en lo que se refiere a las relaciones del trabajo y el capital, solo hay motivos para congratularse de la sensatez de los obreros, por regla general, que en ella han tomado parte, ofreciendo a la nación un ejemplo de extraordinario progreso en las costumbres públicas. Así lo dicen los hechos. Empeño vano sería el nuestro si intentásemos describir, dentro de los reducidos límites de esta sección, las manifestaciones obreras de Madrid y Barcelona; y esa descripción, por lo demás, está hecha con amplitud, imparcialidad, y gran copia de datos por la prensa periódica diaria; debemos ocuparnos solo en la explicación de los grabados de las págs. 285 y 292, relativos a dichas manifestaciones de Barcelona y Madrid, hecho el primero por fotografías que nos ha enviado D. Juan Puiggari, y el segundo sobre apuntes del natural debidos al Sr. Comba. En Madrid.- ( pinchar el enlace para ver a toda pantalla los grabados de la manifestación de Madrid http://hemerotecadigital.bne.es/issue.vm?id=0001139513&page=3&search=Agu... ) La viñeta primera representa la reunión de obreros, congregados por el gremio de albañiles, en los jardines del Buen Retiro en la tarde del primero de mayo. Después que el presidente rogó a los manifestantes que guardasen orden perfecto, el secretario dio lectura a una exposición dirigida a las Cortes, en la que se pide una ley que fije en ocho las horas de trabajo, y que limite prudencialmente el de los niños y las mujeres; y en seguida, el gobernador de la provincia, Sr. Aguilera, les dirigió la palabra desde la barandilla del kiosco, elogiándoles por la cordura con que hacían uso de un derecho que la ley les concede, y recomendándoles que, terminado el acto, se retirasen pacíficamente a sus hogares. El discurso del gobernador fue muy aplaudido por los obreros allí reunidos. Un grupo de estos obreros, concluido el meeting, dirigiose por El Prado y Carrera de San Jerónimo al Congreso de los Diputados (dibujo segundo) y al llegar a la plaza de la Cortes, donde prestaban servicio algunas parejas de la Guardia Civil y varias de Seguridad Pública, los manifestantes intentaron entrar en el edificio, gritando: ¡Arriba!; mas la fuerza de Seguridad les impidió el paso, invitándoles a que se retiraran. Así se verificó pacíficamente, y la exposición leída en el meeting del Buen Retiro fue luego presentada por la comisión correspondiente al Sr. Presidente de la Cámara. En las esquinas de las calles más concurridas, el partido anarquista había fijado unos carteles rojos, convocando a los obreros a un meeting en el Liceo Ríus; estos leían la convocatoria (asunto de otra viñeta), y el meeting se celebró con mucha concurrencia y buen orden a las diez de la mañana, terminado con un viva a la solidaridad obrera universal, que fue contestado entre aplausos y aclamaciones. El último dibujo representa el exterior del mismo Liceo Ríus en la maña del 4, mientras se celebraba en el interior la reunión de los obreros socialistas. En Barcelona.- La manifestación obrera en la Ciudad Condal, el 1º de mayo, honra por todo extremo a la culta capital de Cataluña. Celebrose el meeting en el tetro Tívoli, donde no caben sino 3.400 personas, y esperaba en los alrededores la gran masa de los manifestantes, cuyo número excedía de 40.000; aprobose la exposición a las Cortes, en la cual se pide también ocho horas de trabajo para los adultos y seis para los niños mayores de catorce años, prohibición absoluta del trabajo para los menores, abolición del trabajo nocturno en varias industrias, etc., firmándola los representantes de 37 gremios; partió en seguida la imponente manifestación por las Ramblas, plaza de Colón, y de Antonio López y otras calles, siempre con el orden más perfecto, pasando por delante del Ayuntamiento, de la Diputación provincial y de la Capitanía General; la comisión nombrada al efecto entregó la exposición al Sr. Gobernador Civil para que la enviara a las Cortes, y pocos momentos después los manifestantes se retiraron pacíficamente, siendo saludados desde un balcón del edificio del Gobierno por el jefe civil de la provincia. Nuestro grabado representa cuatro episodios de tan imponente acto (pinchar el enlace para ver a toda pantalla los grabados de la manifestación de Barcelona http://hemerotecadigital.bne.es/issue.vm?id=0001139513&page=3&search=Agu... ) : el punto de reunión de los obreros o sea el teatro del Tívoli; la manifestación en la plaza de Antonio López; la misma manifestación al pasar frente a la Capitanía General, y el momento en que el Gobernador civil saludaba a los manifestantes desde un balcón de su palacio”

Etiquetas:javier paredessindicatos