Home

Diario YA

Comparativa depósitos bancarios: Crédit Agricole vs FarmaFactoring

En el artículo de hoy, vamos a poner frente a frente a dos de los pesos pesados en la guerra del pasivo: Los depósitos de Crédit Agricole y los de FarmaFactoring.

Ambas entidades han tenido una estrategia muy agresiva a lo largo de los últimos años, con el objetivo de captar los ahorros de los consumidores mediante el uso de los depósitos a plazo fijo.

No sólo se han desmarcado de la tendencia generalizada del mercado, sino que han estado ofreciendo intereses muy por encima de la media.

De hecho, a finales del año pasado, cuando todas las entidades bancarias estaban corrigiendo sus tipos de interés a la baja, Crédit Agricole subió la remuneración de sus depósitos en un movimiento totalmente inesperado.

Ahora bien, ¿cuáles son las diferencias entre los depósitos a plazo fijo de Crédit Agricole y FarmaFactoring? Cómo vamos a comprobar en seguida, estas 2 entidades siguen estrategias notablemente distintas.

Importe mínimo y máximo a aportar para la apertura del depósito

Las diferencias no se han hecho esperar demasiado. Tan sólo hay que echar un vistazo a la horquilla que delimita el capital que se requiere para la contratación de estos depósitos, así como el importe máximo por cada depósito.

La entidad francesa establece un margen de entre 5.000 y 500.000 euros. El importe mínimo excluye a las rentas más modestas pero es relativamente asequible para cualquier persona que disponga de ciertos ahorros.

Una vez el depósito ha sido contratado, no se permite llevar a cabo aportaciones posteriores, ni tampoco cancelaciones parciales. Como veremos en el siguiente apartado, sólo se puede proceder a la cancelación total del depósito. Sin embargo, sí es posible contratar múltiples imposiciones a plazo, lo cual resulta muy práctico en el caso de querer rescatar anticipadamente parte del dinero inmovilizado.

En el caso de los depósitos de FarmaFactoring, los importes son totalmente distintos. Por un lado, el mínimo a aportar asciende a los 10.000 euros, lo cual ya supone una importante barrera de acceso para los consumidores de rentas medias o inferiores. Sorprendentemente, el límite máximo se sitúa en 100.000 euros, lo cual se queda corto para los clientes más adinerados.

Posibilidad de cancelación anticipada

Tal y como adelantábamos hace un momento, Crédit Agricole sí contempla la posibilidad de cancelación anticipada de sus depósitos. Sin embargo, no aporta información específica sobre el alcance de la penalización correspondiente. Un rápido examen a sus condiciones contractuales nos permite comprobar que la entidad resulta muy imprecisa y, a la postre, se reserva el derecho a aplicar la penalización que estime oportuna. Por supuesto, en ningún caso podrá exceder al límite ya establecido hace tiempo en nuestro país, que establece que la penalización no puede exceder a los intereses generados hasta la fecha de la cancelación del depósito.

Por el contrario, los depósitos de FarmaFactoring ni siquiera posibilitan la cancelación anticipada. Algo que, a todas luces, parece excesivo. En definitiva, si queremos beneficiarnos de un interés tan competitivo, tendremos que asumir la inmovilización de nuestro capital durante el plazo que dure el contrato del depósito.

Liquidación de intereses

La liquidación de los intereses puede llegar a suponer una importante diferencia a la hora de extraer la máxima rentabilidad de un depósito. Es decir, cuando la entrega de los intereses tiene lugar de forma progresiva, es posible reinvertirlos donde estimemos oportuno, y conseguir así una mayor rentabilidad. Si la liquidación se produce únicamente con el vencimiento del depósito, entonces la rentabilidad total conseguida sobre nuestro capital será exactamente la ofrecida por la imposición a plazo.

Es aquí donde estas entidades también difieren.

* Los intereses de los depósitos de Crédit Agricole sólo son abonados una vez llega la fecha de vencimiento de los mismos y se entregan junto con el resto del capital aportado.

* FarmaFactoring, sin embargo, liquida los intereses de sus depósitos de forma trimestral, lo que supone una ventaja competitiva importante. Es una interesante contrapartida a valorar, teniendo en cuenta que no se permite la cancelación anticipada.

Garantía de los depósitos

Ambas entidades tienen cubiertos sus depósitos por los fondos de garantía de sus respectivos países.

* La entidad francesa se acoge al FGDR (Fonds de Garantie des Dépôts et de Resolution); o lo que es lo mismo, el Fondo de Garantía de Depósitos y Resolución, el cual cubre hasta 100.000 euros por cliente.

* La entidad italiana está acogida al Fondo de Garantía de Depósitos de Italia, el cual también cubre un total de 100.000 euros por cliente y entidad.

Plazos contratables

En el caso de ambas entidades, es posible efectuar la contratación de depósitos con múltiples plazos.

* Los depósitos de Crédit Agricole, comercializados por la división Consumer Finance pueden ser de 6 meses, 1 año, 2 años o incluso 3 años.

* Los depósitos Facto –como son denominados- pueden contratarse por un total de 12, 36 y 60 meses.

Comprobamos así que estas entidades sólo coinciden en 2 depósitos: a 12 meses y a 36 meses (3 años), lo cual dificulta la comparativa final.

Tipos de interés

Finalmente, y como no podía ser de otra manera, la elección de uno u otro va a verse muy influida por el tipo de interés al que estos depósitos se remuneran.

Pues bien, en el caso de los depósitos del banco francés:

* El tipo de interés a 6 meses asciende al 0,70% TIN

* El tipo de interés a 1 año asciende al 1% TIN

* El tipo de interés a 2 años asciende al 1,10% TIN

* El tipo de interés a 3 años asciende al 1,25% TIN

En lo que concierne a los depósitos del banco italiano:

* El tipo de interés a 1 año asciende al 1,15% TIN

* El tipo de interés a 3 años asciende al 1,30% TIN

* El tipo de interés a 5 años asciende al 1,65% TIN

Como se puede comprobar, tanto los depósitos a 12 meses, como a 3 años están mejor remunerados por Farmafactoring, aunque no hay una diferencia notable.

A partir de ahora, queda a criterio del propio cliente decidir cuál de estas alternativas se ajusta mejor a sus prioridades, liquidez disponible y expectativas de futuro.