Home

Diario YA


 

Además, también ha habido varias condenas en Francia a etarras del aparto logístico

Condenan a "Kantauri" y "Lola" a 17 años por el secuestro de Aldaya

Redacción Madrid. 17 de diciembre.

  La Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha condenado a los etarras Javier Arizcuren Ruiz, alias 'Kantauri', y a Dolores López Resina, alias 'Lola', a 17 años de cárcel a cada uno por la comisión de un delito de detención ilegal en el que incurrieron como "inductor" y como autora material, respectivamente, al secuestrar y recluir en un zulo entre el 8 de mayo de 1995 y el 14 de abril de 1996 al industrial vasco José María Aldaya.  

   "Consta acreditada la privación de libertad de un persona, hecho ejecutado por una banda terrorista, durante un tiempo que sobrepasa extraordinariamente los 15 días, a lo que sólo se le puso fin tras obtener el pago de un cuantioso rescate en dinero, hecho ya declarado probado en dos sentencias anteriores", estima la Sala, que acepta así la petición de pena que defendió el fiscal Ignacio Gordillo.  

   Según el tribunal, ambos terroristas "llevan a cabo materialmente con plena conciencia y voluntad tareas ejecutivas del tipo penal dentro de un plan concertado con otras personas, ostentando el dominio del hecho, el uno como dirigente de la banda, la otra como ejecutora de los planes criminales". En concreto, sobre la participación de 'Kantauri', la sentencia le atribuye la condición de "inductor" como "responsable o superior jerárquico" de la banda y, sobre 'Lola', dice que "intervino en el acondicionamiento" del zulo.

   Además, la resolución de la que ha sido ponente el magistrado el presidente de la Sala de lo Penal Javier Gómez Bermúdez tiene en cuenta "la crueldad del hecho y lo infrahumano de las condiciones en que fue retenido Aldaya en una covacha que apenas le permitía ponerse en pie y caminar unos pasos, además de tener humedad muy alta que le causó mermas físicas permanentes".

   200 MILLONES

   Por ello, la sentencia añade que "teniendo en cuenta que no ha quedado acreditado el montante del rescate pero sí los enormes daños físicos y psicológicos causados al secuestrado", fija como cuantía a pagar por los dos acusados, "conjunta y solidariamente con los anteriormente condenados, la del contravalor en euros de 200 millones de pesetas" (1.202.024 euros).

   La Sala ha tenido en cuenta en su condena las declaraciones ante la Policía de los miembros del grupo que llevó a cabo el secuestro, Sagrario Yoldi Múgica y Francisco José Ramada Estévez --ambos ya condenados por estos hechos-- que admitieron su participación así como la de 'Kantauri' y 'Lola'. Además, el tribunal considera válida como prueba una huella genética de la etarra en una prenda hallada en zulo en el que se recluyó al industrial vasco.    

   Durante el juicio celebrado el pasado 11 de junio, José María Aldaya afirmó que tras el secuestro se quedó "medio loco" y arrastra unas caderas "deshechas" debido a los movimientos que tenía que realizar en el minúsculo zulo. Aquel día 'Kantauri', y 'Lola', se negaron a participar en la vista y se limitaron a identificarse como miembros de ETA.

   El secuestro fue reivindicado por la banda mediante una llamada al diario 'Egin' que se produjo el 25 de mayo de 1995. El industrial fue liberado 341 días después en el Alto de Azcárate de Elgóibar (Guipúzcoa), una vez que la familia y su empresa, Alditrans, pagaran "una cuantiosa suma de dinero no exactamente determinada pero no inferior a 150 millones de pesetas", según la Fiscalía.

 TAMBIÉN HAY CONDENAS EN FRANCIA

 La Justicia francesa condenó hoy al antiguo jefe del aparato logístico de la banda terrorista ETA, Félix Ignacio Esparza Luri, a 19 años de cárcel, a su compañera Laurence Guimon, a 17 años, y al experto en explosivos Iñigo Elizegi Erbiti a 15 años.

   La sentencia fue leída por el presidente del Tribunal, Jean-Pierre Guetti, en ausencia de los acusados, que rechazaron comparecer en protesta por los registros efectuados para acudir a la sala, al igual que hicieron durante las sesiones de tarde del juicio.

   El proceso, iniciado el pasado 9 de diciembre, sentó igualmente en el banquillo a otros ocho miembros del aparato logístico de la organización para los que dictaminó penas que oscilan entre los 6 y los 10 años.

   El Tribunal rebaja así la petición del Ministerio Público, que había solicitado penas de 20 años de cárcel con dos tercios de cumplimiento íntegro para Esparza Luri, detenido el 2 de abril de 2004 en Saint Paul le Dax, en el sur de Francia, y la misma pena para Guimon, arrestada también en Francia un año antes.

   El fiscal Christophe Teissier llegó a considerar que los ejercían una dirección "bicéfala" de la estructura logística de la banda y consideró probado a través de la abundante documentación contable hallada en los registros que sucedieron a las sucesivas detenciones que Esparza Luri era el "coordinador" del aparato.

   De igual forma, hizo valer que participaba en tanto que jefe en las reuniones del comité ejecutivo de ETA y no era una simple "correa de transmisión" entre estructuras y "más que un contable" es quien ordena y atribuye las sumas de dinero del presupuesto para las actividades concretas del aparato.

   Mientras, el representante de la Fiscalía describió a Elizegi Erbiti, 37 años, como un ingeniero "particularmente influyente" y no sólo como "un simple electrónico", al ser la persona que concibió los artefactos explosivos con esquemas "cada vez más sofisticados" y cuya detención planteó durante un tiempo "problemas" a la organización terrorista.

   Según los argumentos esgrimidos por el fiscal, el aparato logístico de ETA tiene dos funciones. En primer lugar, garantizar la seguridad de sus miembros desde la retaguardia francesa y facilitar el trabajo de los grupos que en España están encargados de cometer los atentados.

   En segundo lugar, mejorar la capacidad operativa de la banda mediante el aprovisionamiento a través del robo y la compra de todo tipo de material útil, con el objetivo final que el Fiscal cree imputable a todos los acusados de "extender el terror en España desde Francia".

   Para el resto, el Tribunal ha pedido penas que oscilan los seis y los diez años de cárcel. Así, José Cándido Sagarzazu Gómez, Juan Miguel Illarramendi Zabaleta, Luis Campo Barandiarán y Inocente Soria Valderrama, han sido condenados a diez años.

   Por su parte, Mikel Uzkudun Lizalur, Igor Letona Biteri --a quien la Fiscalía sitúa entre el aparato logístico y el internacional dados los numerosos documentos de identidad irlandeses falsos-- y Ismael Berasategui, fueron condenados a seis años. Mientras, para el francés Claude Recart, que comparece en el juicio bajo control judicial, el tribunal ha dictaminado 3 años de prisión, pero saldrá en libertad dado que ya ha permanecido en prisión más de este tiempo.

   En todos los casos, salvo el de Recart, la condena incluye una prohibición de volver a territorio francés una vez purgada la pena. La defensa tiene ahora diez días para apelar.

 

Etiquetas:ETAlucha contra ETA