Principal

Diario YA

 

Conoce las diferencias entre una hipoteca fija y una variable

Especificaciones de cada una de ellas, y cuál escoger.

Conforme va pasando el tiempo y una persona madura, se va enfrentando a nuevos retos personales, y por supuesto, responsabilidades. Una de estas responsabilidades es precisamente la deuda contraída con cualquier entidad bancaria al decidir volar del nido y comprarte una vivienda: estamos hablando, como es lógico, de una hipoteca.

La gestión de la misma de cara al importe final, así como las cuotas y plazos en los que se hará efectiva dicha deuda son esenciales para poder saber a qué gastos fijos del inmueble nos enfrentamos mensualmente. Por ello, repasamos los dos tipos de hipoteca más comunes para los ciudadanos: fija y variable, y buscamos las ventajas de una frente a la otra.

Qué es una hipoteca fija.

Este préstamo hipotecario hace referencia al pago mensual de una cuota por un interés fijo, la cual no cambiará durante todo el período que ésta dure, sea cual sea la cantidad de tiempo estipulada en el contrato, por lo que no se verá afectada por la subida de ciertos tipos de intereses, pero como es lógico, tampoco influirán de forma positiva si bajan dichos intereses.

Básicamente, la diferencia principal entre ambos modelos de hipoteca es que en una, el interés variará en función del mercado, mientras que en la otra no. Puedes ver más información de hipotecas.com donde son los propios usuarios quiénes exponen sus puntos de vista en cuanto a ambos tipos de hipotecas.

Existe también una posibilidad intermedia, denominada por los expertos como la hipoteca mixta, la cual hace referencia a una mezcla de ambas: pudiendo efectuar pagos fijos en un tiempo plurianual, para posteriormente adherir un pago en tipo variable, aunque el porcentaje solicitado de las mismas es muy bajo, motivo por el cual apenas se tienen en cuenta a la hora de escoger un tipo de hipoteca u otra, teniendo aquellas de interés fijo o variable sobre la mesa.

¿Por qué elegirla?

Decantarse por escoger un tipo de interés fijo a la hora de comprar un nuevo inmueble dependerá de las necesidades personales de cada persona, así como de su situación financiera, o sus preferencias. Las personas que escogen el tipo de préstamo hipotecario fijo son aquellas que, por norma general, saben que tendrán una cierta estabilidad económica, por lo que buscan conocer desde el primer momento cuál será la cantidad final que deberán proceder a pagar para saber si podrán hacer frente al coste de la misma en base a sus ingresos actuales, ahorros, etcétera. Esta modalidad de pago está pensada para personas que busquen una cierta planificación en este ámbito, ya que es la única cuya cantidad se puede calcular.

Características de las hipotecas variables.

Como ya se ha comentado con anterioridad, esta modalidad hipotecaria está basada en el tipo de interés variable, que dependerá del estado del mercado en general, y del Euribor en particular, un elemento cuya evolución económica se torna imposible de evaluar por parte tanto de personas expertas en el sector de la financiación, como de los propios clientes que soliciten este tipo de hipoteca.

Para tomar algún tipo de dato económico como referencia, se suelen utilizar datos recientes o durante un periodo anterior parecido al actual, para poder llegar a una idea en cuanto al importe equivalente que supondrá el adquirir una vivienda con un préstamo hipotecario variable, sin embargo, son solo estimaciones y predicciones, como ya hemos comentado, algo muy a tener en cuenta a la hora de contraer este tipo de deudas hipotecarias: nunca sabrás si será más bajo, o mucho más alto.