Home

Diario YA

Conoce los sistemas antirrobo de motos más eficientes del mercado

Poseer una moto es mucho más que tener un vehículo ligero que nos ofrezca rapidez, comodidad y libertad para viajar.

Para muchos una moto es algo más que un vehículo para trasladarse. Es una insignia que identifica su personalidad y parte de la vida de cada individuo. Hasta aquí la historia parece idílica y hasta perfecta. ¿Pero qué ocurre cuando esa moto que tanto idolatramos ya no se encuentra con nosotros porque ha sido robada?

¿Cuál es el modus operandi de los ladrones de motos?

Los robos de motos se han vuelto muy comunes, hasta el punto de que no solo ocurre en calles y pavimentos, sino también en garajes dentro de los mismos edificios.

Es importante destacar que el índice de robos de motos en España es muy elevado, ya que se calcula que cada ocho minutos una moto es arrebatada de las manos de su dueño en las principales ciudades del país.

La mayoría de las veces los robos se realizan en la calle, cuando la víctima deja su moto estacionada en un lugar poco transitado o dentro de los garajes sin ninguna protección. En otras ocasiones, las bandas organizadas graban los pasos del individuo con el objetivo de encontrar el momento exacto para cometer el delito.

Una vez robada la moto, los ladrones utilizan furgonetas para poder guardar una o varias motos en caso de que los delincuentes roben varias de estas.

Después, las motos son llevadas a un depósito o un garaje clandestino, para que permanezcan unos días fuera del alcance de las autoridades, en caso de haber sido denunciadas como robadas.

Este procedimiento en el que se “enfrían las motos” les da la oportunidad a los ladrones de desviar la atención de la policía y a su vez, comenzar a negociar los términos de la venta de la moto.

Por lo general las motos más robadas son las más populares o vendidas durante el año. El destino de las motos robadas al final puede ser la venta a terceros bajo pedido o el desguace de la misma para vender sus partes en mercados de segunda mano.

Los métodos que usan los ladrones para robar las motos son cada día más avanzados, logrando a veces burlar los sistemas clásicos de seguridad, por lo que es importante contar con empresas que ofrezcan alternativas eficientes para reducir la incidencia de este delito.

Sistemas antirrobos disponibles en el mercado
El mercado de la prevención y seguridad ofrece una serie de alternativas para proteger las motos y reducir los índices de robos en las ciudades.

Se pueden encontrar dispositivos como los discos homologados, kits de integración, seguros para bloquear el manillar, candados y alarmas antirrobo.

También puedes investigar por la web y ver lo que ofrecen empresas como Wilock que cuenta con un servicio integral dedicado a ofrecer lo más novedoso y eficaz para la protección de tu moto en garajes.

Este sistema, basado en las experiencias de su propio creador, quien también fue víctima del robo de su moto, ofrece una caja pegada al suelo donde se inserta la rueda delantera de la moto para introducir el candado, la cerradura y el pasador.

Por el diseño del dispositivo, el caucho queda completamente protegido. Al igual que los demás elementos, lo que hace de Wilock el sistema más fiable del mercado.

Otro de los motivos por los cuales Wilock es el más seguro del mercado, es que la cerradura es de origen Multilock, famosa marca de candados a nivel mundial.

Una de las ventajas principales es que la rueda delantera queda completamente cubierta y protegida, y la moto permanece en posición vertical con el fin de ocupar menos espacio dentro del garaje. La moto queda apoyada sobre las horquillas y las mismas no se ven afectadas.

Este sistema de seguridad viene acompañado por un accesorio giratorio opcional, en caso de que el espacio donde se guarde la moto sea muy pequeño.

Para poder acceder al antirrobo Wilock se puede solicitar un presupuesto vía online y escoger las opciones de compra, como la instalación directa en el hogar por nuestro personal o comprarlo en cualquiera de nuestros puntos de venta.