Home

Diario YA


 

prefiere "incentivar la contratación"

Corbacho no quiere abaratar el despido

Redacción Madrid. 7 de febrero.

    El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, manifestó hoy su preferencia por estudiar propuestas que "incentiven la contratación", antes que otras que vayan destinadas a "abaratar el despido".

   De esta forma respondió a la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM-CEOE), que propuso un "contrato de crisis", con una indemnización por despido de 20 días por año trabajado frente a los 45 actuales, y una serie de bonificaciones fiscales para poder afrontar la actual situación económica.

   En este sentido, sostuvo, en una rueda de prensa celebrada en Cáceres tras una visita institucional a la ciudad, que "parte del mercado laboral español es excesivamente flexible", ya que se "pueden hacer contratos a la carta", y recordó que en España se registran al año 16 millones de contratos, de los que el 89 por ciento son temporales, por lo que reiteró su intención de estudiar fórmulas que incentiven la contratación por parte de las empresas antes que otras que abaraten el despido de los trabajadores.

   Una de las medidas que el Ministerio de Trabajo tiene encima de la mesa es la posibilidad de bonificar a las empresas que contraten parados de manera que la prestación por desempleo a la que tiene derecho el trabajador vaya a parar a la empresa si lo saca del paro.

   "En quince o veinte días --dijo Corbacho-- podríamos dar con un fórmula que permita que el trabajador que sea contratado por cuenta ajena pueda ejerce algún derecho con ese dinero y convertirlo en activo".

   Asimismo, reconoció que "la crisis es dura y profunda en España y en medio mundo", pero se mostró optimista en el sentido de que "en dos o tres meses" se empezarán a notar las medidas que el Gobierno ha puesto en marcha para paliar la situación económica como el Fondo Estatal de Inversión Local, que evitará la destrucción de empleo en el sector de la construcción.

   "Entiendo que en el segundo trimestre del año la crisis no tendrá la virulencia que ha tenido en estos meses pasados", aseveró el ministro, que reiteró que las cifras de previsión de desempleo que baraja el Gobierno, según sus parámetros, se acercan al 16 por ciento de la población activa, "y eso no son cuatro millones de parados".

   No obstante, alertó sobre la posibilidad de que en los próximos dos meses la mayor destrucción de empleo se produzca en el sector servicios y en la industria debido a los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) y a los concursos de acreedores a los que han acudido muchas empresas y que se van a concretar en las próximas semanas una vez se resuelvan.

   CRISIS DE CONFIANZA

   Ante este panorama, Corbacho admitió que la "preocupación" de los españoles "es razonable", pero pidió "confianza" y animó "a aquellas personas que afronten el futuro con más tranquilidad económica" a que "actúen de una manera normal" y contribuyan a incentivar el consumo porque "la peor crisis de todas es la de la confianza", subrayó.

   Esa pérdida de confianza crea un estado de "incertidumbre", según el ministro, que hace que el consumo se retraiga y se produzcan ajustes en las empresas que se traducen directamente en la perdida de empleos, por lo que abogó por mantener el nivel de consumo como una fórmula para incentivar la economía.

   Además, recordó que la pérdida de un millón de empleos en el país en los últimos tres meses se ha producido principalmente por la caída en el sector de la construcción, con más de 500.000 desempleados, y reiteró que también esta cifra se elevó porque "ha aumentado un 3 por ciento la población activa en 640.000 personas más", lo que supone un crecimiento por encima de lo que lo hizo en Alemania y Francia juntos.

   "Esto podría entenderse como un dato positivo que da cuenta de la fortaleza del país", añadió, si bien se produce en un momento en el que el mercado no es capaz de absorber toda la oferta y por consiguiente aumenta el paro.

   En definitiva, el ministro de Trabajo se mostró optimista ya que si bien las cifras del paro aumentan cada mes, "también hay que recordar que este país tiene 20 millones de personas ocupadas y que más de 18 millones están afiliadas a la Seguridad Social", añadió, por lo que lanzó un mensaje de esperanza confiando en que las medidas que ha adoptado el Gobierno "contribuyan a paliar el desempleo".

   Finalmente, en relación a la petición realizada hoy por el presidente del PP en Extremadura, José Antonio Monago, de que se dote de más medios a los Juzgados de Lo Mercantil ante la sobrecarga de trabajo que están registrando por las situaciones de crisis en las empresas, el ministro señaló que el Gobierno, a través del Ministerio de Justicia, está en conversaciones con el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) para atender las demandas que se produzcan desde estos juzgados "tanto de medios humanos como materiales", concluyó.

 

Etiquetas:corbachocrisis economicadesempleoparoZP