Home

Diario YA

CRISTOLOGÍA EN LA BASÍLICA DEL SAGRADO CORAZÓN

Fidel García Martínez. Doctor Filología Románica Licenciado en Ciencias Eclesíasticas Ha dado comienzo en  la Basílica del Sagrado Corazón de Jesús de Gijón un ciclo de conferencias sobre  Jesucristo Dios y hombre verdadero, según  el papa emérito Benedicto XVI.  Estas conferencias están inspiradas en su obra   Jesús de Nazaret y en El Evangelio de la Infancia de Jesús.  Ponentes de estas  conferencias  son prestigiosos teólogos el asturiano  Juan Antonio Martínez Camino, obispo auxiliar y ex-secretario de la Conferencia Episcopal.  D. Gerardo del Pozo Abejón, Decano de la Facultad de Teología de San Dámaso. D. Fernando Llenín Iglesias. Doctor Teología, Párroco de San José Gijón. Don Manuel Álvarez García. Doctor Teología. Profesor del Seminario de Oviedo.
El mensaje y la historia de Jesús de Nazaret han sido analizados durante siglos  desde diferentes perspectivas  tanto desde la Fe como desde la historia. Durante siglos ha predominado la visión de Jesucristo desde la Fe tal como ha sido visto el Credo de la Iglesia- Cristo de la Fe. En los últimos siglos desde la ilustración y del racionalismo liberal protestante se planteó la cuestión sobre el Jesús de la historia, algunos inclusos estudiosos  católicos llegaron a plantear una dicotomía entre el Jesús de la Historia y el Cristo de la Fe. Un ejemplo claro de esta dicotomía fue el Renán ex sacerdote, que renegando de la Iglesia Católica, propuso una visión  romántica y  literaria de la persona y mensaje de Jesús. Otro teólogo liberal protestante que ha ejercido gran influencia en la cristología actual es R. Bultmann, quien sostiene que para conocer la verdad de Jesús Nazaret no es necesario recurrir a la historia, sino aceptar el Kerigma de la Pasión, Muerte y Resurrección, como fundamento de la salvación.
El Papa emérito, profundo conocedor de la  persona y mensaje de Jesucristo y superando la visión de la crítica-histórica nos ofrece una síntesis  profunda del Jesús de los  Evangelios, interpretados desde una perspectiva teológica y superando la grieta  entre el Jesús de la Historia y el Cristo de la fe. Para Ratzinger el Jesús de los evangelios es el mismo que el Cristo de la Fe, tal como la proclama la Iglesia. Para  el  método histórico-crítico para acercarse a la persona y mensaje de Jesucristo ha agotado sus posibilidades de hecho, aunque cabe siempre seguir planteando cuestiones poco pertinentes. Para Ratzinger historia y Fe no sólo no se contradicen sino que se complementan, porque ni la historia puede negar la Fe ni la Fe la historia. Esta (la historia) es para Ratzinger, como siempre ha creído la Iglesia, el  fundamento esencial para entender el Cristianismo, fundamentado en el Encarnación histórica de Jesucristo. Sin la historia la fe cristiana no existe y se transforma en otra religión. Ratzinger plantea su Cristología desde el Jesús de los Evangelios, como el Jesús real, como el Jesús Histórico en  sentido propio y verdadero. Como el mismo confiesa el Jesús de los Evangelios es una figura sensata y convincente