Home

Diario YA

Durante los meses de verano crece el riesgo de sufrir robos en hogares y comercios

Para prevenir este riesgo, el mejor sistema de seguridad para comercios son las alarmas

Llega el verano y se acentúa el riesgo de robos, sobretodo en las ciudades, ya que este tipo de delitos suelen crecer en el periodo de tiempo en que muchas personas dejan la ciudad para trasladarse al lugar de vacaciones. Las campañas preventivas alertan sobre este peligro cada vez mayor e instan a los vecinos a instalarse sistemas de seguridad.

En estos casos, los temporizadores también son una buena opción, ya que con ellos se puede programar el encendido y apagado de la luz eléctrica para aparentar que estamos en casa, aunque la instalación de una buena alarma conectada con la policía sigue siendo el método más efectivo para prevenir los robos.

Los comercios que cierran en verano e incluso aquellos que se mantienen en activo también se exponen a poder ser salteados por los amigos de lo ajeno y es por ello que deben de tomar precauciones en este sentido. Y para ello, un método efectivo es realizar un estudio de seguridad. Este servicio al que se puede acceder de manera online, establece los parámetros de seguridad que debe de tener cada comercio a través de un estudio pormenorizado de cada uno de ellos; además este servicio también está a la disposición del cliente para ser utilizado en hogares.

Consejos que hace falta seguir para evitar un robo durante largas ausencias

Las alarmas para negocios han de estar complementadas por una buena infraestructura de seguridad en puertas y ventanas. Para evitar robos hay que tener en cuenta una máxima y es la de no pregonar a los cuatro vientos que nos vamos a ausentar de casa o del comercio y mucho menos publicarlo en las redes sociales, puesto que los cacos cada vez más sofisticados, usan estos canales para saber si estamos en nuestra propiedad.

Los vecinos que se queden en casa pueden ser nuestros mejores aliados ya que podrían pasarse de vez en cuando por nuestro hogar o comercio y bajar o subir las persianas para dar la sensación de que nos encontramos en él, aunque si no contamos con ello no hay que cerrar nunca el piso a cal y canto, como por ejemplo dejar las persianas o los toldos que pueden quedarse extendidos, además de contar con uno de los temporizadores de electricidad previamente mencionados.

El correo que a veces se acumula en los buzones también sirve a los ladrones para saber si estamos en casa, así que conviene dar la orden de vaciarlo y en caso de que veamos una muesca en la puerta del vecino o en la puerta de entrada, un papel entre las juntas o alguna otra señal que pueda parecer que es un código entre ladrones, hay que borrarlo o quitarlo inmediatamente.

Muchas veces los ladrones no actúan solos sino que lo hacen entre varios y se sirven de muescas o de señales como poner un cartón en las puertas para comprobar si se abre o no. Dejar el número de teléfono a las personas más cercanas es una buena medida para que nos puedan avisar si ocurre algo y aunque no hay que abonar los malos farios sí que conviene seguir estos consejos para evitar robos.

En el interior de la casa es es conveniente no dejar a la vista objetos de valor, pero lo mejor siguen siendo los sistemas de seguridad con alarmas, tanto para hogares como para negocios. Las nuevas tecnologías llevan a realizar sistemas cada vez más sofisticados que los ladrones no pueden bloquear.

Las puertas domóticas que reconocen huellas dactilares o rostros y se pueden manejar con códigos o tarjetas son siempre las más seguras, dado que son las puertas el punto flaco de hogares y comercios y no son siempre tan caras como parece, pero a la hora de contratar seguros, si no se cuenta con una puerta en condiciones, estos pueden negarse a extender una póliza. Y es que la mejor inversión está en la prevención y en el mantenimiento.

Una mayor colaboración por parte de todos los ciudadanos podría reducir hasta un 20% de los robos

Las estadísticas sobre robos y otros delitos que ofrecen las entidades públicas como el Ministerio del Interior son totalmente fiables pero no reflejan al cien por cien los robos que se producen en España, no sólo porque muchos de ellos no son denunciados sino porque a veces no conviene alertar a la población, sin embargo, en otras ocasiones, hablar de la frecuencia de los robos en ciertas zonas en los distintos medios de comunicación actúa como una suerte de freno para los ladrones, sobretodo para aquellos que forman parte de grupos organizados, que son los que perpetran los robos en comercios, donde pueden hacerse con un mejor botín a través de métodos tan increíbles como el del alunizaje que consiste en empotrar un coche a toda marcha contra un escaparate para acceder al interior de comercios de grandes marcas de joyería y similares y en poco tiempo llevarse la mayor parte de las mercancías.

Los datos ofrecidos por las administraciones tampoco incluyen aquellos que se producen en poblaciones de menos de 500.000 habitantes, lo que deja al descubierto una parte de la población que ha visto incrementados los robos que se suelen producir en casas individuales o adosadas en las que en caso de no haber nadie en su interior, los rateros cuentan con más margen de tiempo para hacerse con objetos de valor.

Por eso no es recomendable guardar las joyas en casa ni tampoco dinero en efectivo y es mejor contar con los servicios que a este respecto brindan los bancos con sus cajas de caudales.

Una mayor colaboración por parte de todos los ciudadanos ante los robos podría reducir hasta un 20 por ciento estos robos, y es en las grandes ciudades donde esta colaboración es casi inexistente por la tendencia individualista que se asienta en los habitantes de las grandes urbes.

Las comunidades de vecinos que actúan frente a los robos pueden ver muy reducidos estos intentos y esta colaboración si se da en las áreas rurales.

Prevenir es curar. Esto es lo que reza el dicho popular y también el sentido común ante esta avalancha de delitos que acostumbran a realizarse en verano y que no deben achicar al ciudadano en sus decisiones que para crear buenas estructuras de seguridad cuentan con muchas empresas que ofrecen sus servicios para que estos sean posibles, así como los comercios, que se encuentran en la misma disyuntiva.