Home

Diario YA


 

Porque son muchas las preguntas que los dirigentes de VOX o no contestan o dicen que ya contestarán

EDITORIAL: Los silencios de VOX

Se acercan las Europeas y seguimos muy de cerca, y con sorpresa, los pasos de VOX. En una reciente entrevista en Economía Digital, Vidal Quadras llega a proponer, textualmente, “un estatus especial sólo para Catalunya y País Vasco casi confederal y recentralización para el resto”. En la propuesta hace una peligrosa distinción entre dos regiones españolas y el resto de España, llegando a dar un paso más en el sistema autonómico al proponer una confederación. Dice “casi”, por lo que ahora habrá que pedirle que nos explique a qué se refiere con el “casi”.
Porque son muchas las preguntas que los dirigentes de VOX o no contestan o dicen que ya contestarán. Santiago Abascal en otra entrevista en El Prisma, y con respecto al aborto, dice: “todavía no hemos definido cuál habría de ser la ley que nosotros propongamos, es decir, nuestra posición en cuanto a la ley no está definida… no tenemos definida una postura concreta sobre la ley, de verdad que tendremos que hacerlo, pero lo haremos después de un debate democrático en el seno de Vox ”.  Peligroso discurso, ya que no se moja con este asunto capital, que acabará en un debate democrático. Cuando las ideas se tienen claras, no puede haber discusión ni debate entre la vida o la muerte del concebido y no nacido.
Mientras, con respecto al matrimonio homosexual se confiesa partidario de las uniones civiles homosexuales, que es donde está el ilícito moral, sin que se utilice la palabra matrimonio. Ante la insistencia del entrevistador confiesa que ésa es una postura personal suya –pronto empiezan a tener posturas personales supuestamente no vinculadas al partido- para acabar con el mismo argumento de “eso es algo que todavía no hemos debatido en Vox”.
Nos encontramos, por tanto, ante un partido cuyos nuevos militantes se están afiliando sin que tenga un programa serio ni estructurado, donde temas fundamentales están aún por debatir, y que vive del efecto Ortega Lara – Vidal Quadras.
Por último, y cuando le preguntan por posibles alianzas electorales, confiesa que está dispuesto a pactar con Ciudadanos, cuyo programa electoral no podemos olvidar que es totalmente de izquierdas, como lo es su candidato Javier Nart. Mientras, y ante la pregunta de si pactarían con la coalición electoral que se presenta este viernes en Madrid entre AES, CTC y Familia y Vida, argumenta que “estamos hablando de opciones marginales y sin representación… si llegamos a algún tipo de acuerdo, trataremos de hacerlo con aquellos que también tienen posibilidades… Si tenemos que pactar, pactar con alguien que al menos tenga la misma capacidad de arrastre que nosotros”.
Otro argumento pernicioso. Aparte de que se equivoca o confunde con respecto a partidos sin representación (AES tiene una decena de concejales en cinco  Comunidades Autónomas, entre ellos en El Escorial) no es capaz de argumentar con críticas los programas electorales de estos partidos, por lo que su única razón consistente para rechazar un pacto es que son minoritarios y su capacidad de arrastre. Es decir, los pactos electorales no los plantea por principios ni programa, simplemente por capacidad de arrastre de voto. Si esta misma coalición demostrara tener un buen puñado de votos, entonces sí les interesaría.
Demasiado juego político, preguntas sin contestar, programa limitado y débil, ver enemigo al posible aliado pero no a los partidos de izquierda. Ya han anunciado que en Europa irían en el Grupo Popular Europeo, donde está el PP. ¿Y entonces en qué se diferencian? La cabra tira al monte y no se dan cuenta que para votar una copia de PP, o votas al PP o te inclinas por la nueva coalición. Muchos ya estan hartos de malminoristas. Y no es de extrañar ya que, a fin de cuentas, estamos ante un partido surgido desde dentro del sistema por personas que han vivido del sistema. Y eso se lleva dentro.   
 

Etiquetas:Alternativa EspañolaVOX