Home

Diario YA


 

Editorial: "Mentiras arriesgadas"

A los nacionalistas (separatistas, claro) se les cae el chiringuito de sus falacias poco a poco. Ya no sólo porque se empiezan a escuchar las carcajadas que bajan desde los Alpes debido al ridículo espantoso que va a hacer el presidente de las Vascongadas cuando diga que esa región española es un país diferente; también, y sobre todo, porque se empiezan a descubrir las mentiras con las que, durante tanto tiempo, se ha intoxicado convenientemente a una generación tras otra. Entre otras cosas, para eso quería el PNV la Transición.

Ayer, la policía francesa (que es la que está poniendo verdaderamente contras las cuerdas a ETA, recibiendo órdenes tajantes de Sarkozy) encontró en un chamizo, en medio de un monte, a dos etarras que andarían retozando como las cabras. Y miren ustedes por dónde, qué casualidad, que el varón (por denominarlo de alguna forma) había sido miembro de Ekin, de Batasuna, y en la actualidad se dedicaba a "trabajar" como enlace entre los matones y los que dan ruedas de prensa para justificar lo que hacen los matones.

Pero no sólo eso: esta basura humana, que responde al nombre de Unai Fano, formó parte de la llamada "comisión negociadora" durante la mal llamada tregua (es decir, durante el proceso de rendición por el que Zapatero puso a España, según declaraciones del socialista Eguiguren, "al borde del abismo"). El PSOE, partido que ha recibido más de once millones de votos, se sentó a "dialogar" con este elemento y con varios individuos del PNV en las llamadas  "negociaciones de Loyola". Saquen ustedes sus propias conclusiones.

¿Dónde queda ahora ese discurso moralmente nauseabundo, democráticamente inaceptable, según el cual no se puede insinuar que los partidos políticos de la "izquierda abertzale" son lo mismo que ETA?, ¿qué opinan ahora los que critican la ilegalización de esas sucursales de ETA porque, dicen, "hay miles y miles de vascas y vascos que se quedarán si partido al que votar"?, ¿es que vamos a considerar como "representante legítimo de la ciudadanía" a un sujeto que ha estado dando información a los asesinos para que sepan a quién tienen que matar?

Las ikastolas no son suficientes, señor Ibarreche. Piénselo. Se le cae el chiringuito de las mentiras, porque aunque tengan casi todos los medios a su favor, hay mucha gente que empieza a pensar y a hacerse preguntas. Empiezan a atar cabos sueltos, y a sacar conclusiones muy curiosas e interesantes. Su disfraz de plañidera empieza a quedarle fatal.

Miércoles, 24 de Septiembre de 2008.

Etiquetas:editorial