Home

Diario YA


 

Editorial: "PSOE y paro"

El drama del paro, quizá el peor que puede vivir una sociedad en términos económicos, azota España de una manera inmisericorde, despiadada. Es como si las cifras, los números, las cuentas se hubieran asociado en peligroso contubernio para hacer pagar al actual Gobierno su prepotencia e ineficacia. Éstos, los socialistas, que han vivido de las rentas pensando que las arcas estaban llenas y que a España llegan divisas como si fuera lluvia, gracias al sol y al mar. Éstos, que en su soberbia mantienen a un ministro de Economía que ya arruinó al país una vez.

Un 14% de desempleo, 3.207.900 personas desesperadas, 800.000 familias en las que todos sus miembros están sin trabajo. Y, sin embargo, los hoteles de la costa están repletos para el puente del Día de los Enamorados. ¿Qué está ocurriendo en España?, ¿qué espera el pueblo de este inepto PSOE que ha alzado hasta lo más alto del poder?, ¿dónde están esos grandes empresarios, los magnates de las fiestas y el champagne, dónde está toda la gente que hace apenas un lustro movía la economía de este país para que fuera la más competitiva de Europa?

Las calles de las grandes ciudades son procesiones de parados, inmigrantes y gente sin alma que deambula como ausente, miradas perdidas en un horizonte negro que huele a fracaso y a pecado. Occidente paga sus deudas de honor al más alto precio, se agarra a los últimos euros y a los últimos dólares que le quedan en el bolsillo, sabiendo que se acabarán pronto. "Hasta entonces, vivamos". Pero otros países, como Alemania o Francia, construyeron bases sólidas que ahora, en plena crisis, sirven de soporte y consuelo; en la piel de toro creímos que el oro se hacía en la misma máquina que los churros. Y así nos va.

Pone los pelos de punta escuchar a esta clase política acomodada y burguesa, a esta casta mediocre y vaga, egoísta e inhumana, fabricando palabras huecas a todas horas mientras chicos que quieren ser periodistas sujetan un micrófono a su lado. Esa colección de frases de diseño, perfectamente estudiadas, que ni siquiera van dirigidas a los corazones oprimidos por el hambre, la inseguridad y la desazón; frases estúpidas cuyo único objetivo es depositarse en algún cerebro indefenso para que su dueño, dentro de tres años, acuda de nuevo a las urnas a votar socialista.

El panorama fue dramático. Ahora es desesperado y lúgubre. Quienes auparon a esta panda a La Moncloa tienen un hermoso ejercicio de reflexión que hacer: ¿no querían sacar a nuestros soldados de Irak? Pues hala, ahora están en Afganistán, un exitazo. Pero además, de postre, una sociedad sin raíces culturales, sin orden moral, a expensas de sus enemigos y en manos de los 14 españoles más incompetentes que se conocen. Enhorabuena. Ah, y mientras, los de Génova 13 gestionando sus puñaladas domésticas y buscando culpables. Menos mal que nos quedan las velas y el Padrenuestro.

Sábado, 24 de enero de 2009.

 

Etiquetas:editorial