Home

Diario YA


 

hic sunt leones

El balneario y una de gangsters

Ricardo Ruiz de la Serna. 1 de febrero.

El Congreso de los Diputados parece un balneario. Desde el 19 de diciembre, sus Señorías llevan una vida de lo más tranquila. Esta semana ha habido dos comisiones con más pena que gloria. El martes por la mañana compareció la Ministra de Fomento, Dña. Magdalena Álvarez, a petición propia y el objeto de la comparecencia parecía un chiste de Gila: dar cuenta de la operatividad de las Infraestructuras en la Comunidad de Madrid durante el temporal de nieve del pasado 9 de enero. Seguro que ustedes se acordarán. Aquel día los accesos a Madrid parecían la batalla de Kasni Bor con la Divisón Azul repartiendo estopa a los soviéticos. Barajas ni les cuento: la retirada yanqui de Saigón debió de ser algo parecido. No hay caso: cuando el frío viene a Madrid a decir hola, buenas se desata el caos. La Ministra admitió que hubo fallos en la gestión, pero no asumió responsabilidad alguna. El cronista –cuya maldad está fuera de toda duda- observa que, en España, no dimite casi nadie y que lo que sobran no son los políticos sino la desvergüenza. Sí, la Ministra pidió disculpas, pero ahí se acabó la historia. No se trata de que dimita ella –aunque pueda haber en estos años motivos sobrados- sino de que alguien responsable tendrá que dejar su cargo con despachito oficial y sillón a costa del contribuyente, ¿no? Pues no.

El jueves compareció, también a petición propia, el ministro de Asuntos Exteriores, D. Miguel Ángel Moratinos. Lo hizo a una hora muy mala: las cuatro y media de la tarde- y a esas alturas del partido uno ya no está para muchos trotes. La siesta debería ser un derecho fundamental tutelado por los Tribunales. El Señor Moratinos comparecía para informar sobre la evolución de la situación en Oriente Medio. Lo llevaba bien preparado, de modo que tal vez alguno se pudo creer que España había desempeñado algún papel relevante en los últimos acontecimientos. El Grupo Parlamentario de Esquerra Republicana-Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya Verds y el Grupo Mixto habían pedido su comparecencia con el siguiente objeto: para “informar sobre la posición del Gobierno y sus iniciativas diplomáticas ante los bombardeos masivos y los ataques desproporcionados iniciados en diciembre de 2008 por el Estado de Israel en la franja de Gaza, que están provocando cientos de muertos y heridos entre la población Palestina”. Como lo están leyendo. Ni una mención de Hamás, ni de las víctimas israelíes, ni del terrorismo, ni del uso de los civiles como escudos humanos… ¿En qué Grupo está Doña Rosa Díez? El Ministro tuvo que suspender diez minutos su comparecencia porque recibió una llamada de la flamante nueva Secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton. No fue una conversación muy larga aunque, según el Ministro, fue muy interesante. El cronista pone cara de póker.

Esta columna se dedica a la actualidad nacional, pero la trascendencia y la gravedad del asunto obliga a mencionar la comparecencia del Consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid, Sr. Granados, ante la Comisión del mismo nombre de la Asamblea de Madrid. La cuestión del espionaje está que arde y los líderes nacionales del Partido Popular han tomado cartas en el asunto. El cronista recuerda la guerra entre los Corleone y los Tattaglia que costó la vida a Sonny Corleone, el heredero natural de D. Vito al frente de la famiglia y propició el ascenso de Michael. La comparecencia tenía dos asuntos de los más dispares: informar sobre actuaciones llevadas a cabo por el Gobierno Regional en relación con la nevada caída en nuestra Región el pasado día 9 de enero; e informar sobre cómo la Consejería de Presidencia, Justicia e Interior ejerce dentro de sus competencias las funciones relativas a la vigilancia y protección de sus edificios e instalaciones. Las explicaciones no convencieron a los grupos socialista y de Izquierda Unida, que han pedido una Comisión de Investigación. Huelga decir que el Partido Popular de Madrid cree que no hay nada que investigar. El cronista –ávido lector de novela negra y fanático del cine de gangsters- está pensando en dedicarse a la actualidad local, que se pone de lo más interesante.

 

Etiquetas:ricardo ruiz de la serna