Home

Diario YA

El bruxismo, un problema bucodental de difícil solución

En los tiempos que corren en los que el aspecto físico se ha convertido en algo que prima sobre todo lo demás, al menos en lo que a redes sociales se refiere, tener una bonita sonrisa se ha convertido en un imprescindible. Sin embargo, y para sorpresa de muchos “una bonita sonrisa puede ocultar tras ella cualquiera de los problemas bucodentales más comunes e incluso aquellos no tan habituales” indican desde Clínica Gavident un centro odontológico y de rejuvenecimiento facial.

De acuerdo con los estudios publicados hasta la fecha, los problemas bucodentales más comunes entre los adultos son caries, gingivitis, periodontitis y halitosis; mientras que en los niños son más frecuentes los dos primeros. La educación y la buena higiene bucodental serán claves para poder evitarlos. No obstante, no se debe olvidar que siempre es conveniente realizar visitas periódicas a los especialistas.

Sin embargo, desde Clínica Gavident quieren poner la lupa sobre un problema cada vez más frecuente, “el bruxismo es un hábito nocivo, no consciente e involuntario que consiste en apretar, desplazar hacia los lados y/o rechinar los dientes, caracterizado por el contacto fuerte de los dientes superiores e inferiores”.

Y es que, el estrés, la ansiedad, los desórdenes del sueño, la mordida anormal o la ausencia de dientes son las principales causas de la aparición del bruxismo, que se manifiesta con mayor frecuencia durante los periodos de sueño (bruxismo nocturno). “Los detonantes del bruxismo no siempre son conocidos, pero los elevados niveles de estrés a los que los pacientes se ven sometidos en su día a día tienen mucho que ver con el inicio del problema”.

Entre los síntomas del bruxismo se pueden encontrar además del dolor dental, la disminución de la apertura de la boca y el cansancio rápido de los músculos que intervienen en la masticación durante las comidas, el dolor de garganta al tragar, el dolor persistente de oídos, el dolor de cabeza, el malestar en cuello y hombros, e incluso el insomnio. Para evitar todos estos síntomas los especialistas recomiendan el uso de férulas, que en ningún caso resolverán el problema, si bien, mientras se empleen lo mantendrán alejado.