Home

Diario YA


 

De esta forma desmiente al director general de la Guardia Civil

El ministro reconoce que se disparó con material antidisturbios "al agua"

Madrid. El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha reconocido en el Congreso que la Guardia Civil destacada en Ceuta disparó material antidisturbios al agua durante el intento de entrada en España de un grupo de inmigrantes en el que murieron al menos 11 personas el pasado jueves, pero ha asegurado que "no hay ninguna relación causa efecto" entre esta práctica y los fallecimientos.  De esta forma desmiente al director general de la Guardia Civil.

Fernández Díaz, que comparece a petición propia y a instancia de diversos grupos parlamentarios para dar cuenta de los detalles de la tragedia, ha leído el resultado del "informe exahustivo" que al respecto, le ha hecho llegar la Guardia Civil, un relato según el cual, cuando un grupo de inmigrantes intentaba llegar a nado desde Marruecos bordeando el espigón del Tarajal, los agentes dispararon pelotas de goma y cartuchos de fogueo al agua para marcar una "traza fronteriza" y disuadirles.

"A fin de frenar su avance, se lanzaron los medios para delimitar la traza fronteriza en el mar con la orden habitual de que siempre hubiese varios metros entre el lugar de impacto en el agua y los inmigrantes para no alcanzarlos", ha explicado. Con ello "se consiguió que desistieran del intento la mayor parte de los mismos sin que ninguno resultase alcanzado" por las pelotas de goma que disparaba la Guardia Civil.

Según ha dicho, "todos los lanzamientos se hicieron desde tierra" y a una distancia "como mínimo superior a los 25 metros" y la zona de impacto "siempre correspondió a aguas españolas, lejos de donde estaban los inmigrantes". En ningún caso se disparó en la valla fronteriza, contra lo que se dijo inicialmente, ni dentro del agua: "Las embarcaciones semirrigidas de la Guardia Civil no disponen de ese material", ha asegurado.

El ministro ha incidido en que el uso de material antidisturbios respondió a principios de "congruencia", por "la actitud beligerante de los inmigrantes"; "oportunidad, por la necesidad de dar una respuesta inmediata y proporcionalidad, porque se usó la fuerza imprescindible y con carácter siempre disuasorio", de modo que "queda enmarcado en el uso legítimo de la fuerza" que corresponde a los efectivos policiales.

"En ningún momento el objetivo del uso de los medios en la mar fue alcanzar a los inmigrantes sino hacer visible una barrera disuasoria y se dieron expresamente las oportunas directrices", ha asegurado, para incidir en que cuando los extranjeros se acercaron nadando a la zona de disparo "se dio la orden tajante e inmediata de cesar el lanzamiento de medios para no poner en ningún caso en peligro" a estas personas.

MURIERON EN MARRUECOS

En este sentido, ha destacado que "no consta que se produjera lesionado ni víctima alguna" en suelo o aguas españolas, sino que las once muertes confirmadas se produjeron en espacio de Marruecos. "Eso no le quita dramatismo pero sí las responsabilidades, son personas que estaban ilegalmente en Marruecos y que han fallecido en Marruecos y no hay ninguna relación causa efecto entre la actuación de la Guardia Civil y el fallecimiento de estas personas", ha asegurado.

Etiquetas:guardia civilMarruecos