Home

Diario YA


 

El precio de las cápsulas de café: clave a la hora de comprar una cafetera

Cuando se va a comprar una cafetera, la decisión final no se toma en base a las ofertas o promociones que los distintos modelos y marcas ofrecen, sino que hay un aspecto aún más importante. Hablamos de los tipos de cápsulas de café que existen en el mercado, y cuyo precio puede oscilar entre los 6 y los casi 40 céntimos por taza de café (en el caso de un Expresso), o hasta los 62 céntimos en un Cappuccino.
No hay duda de que las cafeteras de cápsula ofrecen muchas ventajas sobre otras, como el hecho de poder preparar un café rápido de una sola toma sin que sobre o haya tirar, así como la sencillez a la hora de hacerlo. Poco a poco van ganando terreno pero prestar atención, no tanto al precio de la cafetera, sino al de las cápsulas puede implicar un ahorro significativo en la compra.

La amortización de una cafetera
A la hora de comprar una cafetera uno de los objetivos es que esta dure varios años para que, así, el precio que se paga por ella se pueda amortizar con su uso. Hoy día, la esperanza de vida de una cafetera dependerá del uso que se le vaya a dar. No es lo mismo una cafetera que solo se utilice para un café al día, que otra que deba elaborar más de cuatro cafés (o muchos más) diariamente. En general, no empezará a fallar hasta los dos años, tiempo en el que se amortiza relativamente bien.
Por supuesto, dependiendo de la marca de la cafetera, así como del modelo, la amortización a dos años puede implicar que el café diario se encuentre entre los 3 céntimos de una cafetera italiana a los 49 céntimos de una cafetera Philips (pasando por unos 24 céntimos diarios con la Nespresso Lattisima, o los 34 céntimos de la cafetera Senseo).
Si a esto le unimos la compra necesaria de cápsulas de café, el precio diario de esta bebida sube bastante. Hablamos de unos 63 céntimos diarios por una sola taza de café solo diario en una Nespresso Lattisima, o los 70 céntimos de un capuccino.

La mejor opción para comprar una cafetera
Dados los resultados establecidos, es innegable tener en cuenta que lo que realmente encarece la amortización de una cafetera son los tipos de cápsulas de café. Económicamente, no hay duda de que, si se es un gran bebedor de café, la mejor opción en todo caso siempre es una cafetera italiana.
Pero, en el caso de buscar una cafetera más variada, que ofrezca una mayor variedad de bebidas a preparar, la amortización solo se consigue a largo plazo. Y es que a pesar de que las cápsulas son más caras (como pueden ser las de Nespresso o Senseo), también la calidad influye, ofreciendo un café de mejor sabor y aroma frente a otras alternativas.
La decisión final la tiene cada uno, ya que hay que poner sobre la mesa el uso que se le va a dar a la cafetera, los distintos gustos de las personas que podrían hacer uso de la misma, el precio de las cápsulas de café de cada marca, así como la viabilidad o no de tener una máquina enfocada a los cafeteros (y por ende más profesional y de calidad para esa bebida), o sacrificar esto por una más versátil.

Tipos de cápsulas de café: originales vs compatibles
Cuando las cafeteras de cápsulas comenzaron a copar el mercado, solo existían las cápsulas originales para poder utilizarlas. De hecho, en algunos casos, las primeras cápsulas compatibles que salieron al mercado daban fallos con las cafeteras, que se habían programado para reconocer los productos originales de las "falsos" para no funcionar en ese caso.
En la actualidad, las cápsulas originales de cada marca de cafetera conviven con la de otros fabricantes que han sabido elaborar productos muy similares que funcionan de igual forma que las originales, pero cuyo precio, y también sabor, es diferente.
Si bien todavía se conserva la creencia de que las cápsulas originales son de mejor calidad que las compatibles, la realidad es otra. No todas son así; hay muchas compatibles que han superado a las originales.
En cuanto al precio, hay una diferencia, a veces mayor, a veces menor, según el tipo de cápsulas de café. No existen alternativas a todas las marcas y modelos de cafetera, pero sí a las más vendidas, como pueden ser las de Nespresso, Dolce Gusto, Tassimo, Senseo...
Tampoco se pueden encontrar en el mercado todas las variedades de bebidas de las marcas. Por ejemplo, en el caso de Dolce Gusto o Tassimo, marcas de cafetera que no solo realizan café, sino otras variedades, como son chocolates, té, bebidas frías, batidos..., es más complicado, por no decir en ocasiones imposibles, optar por las cápsulas compatibles, lo que encarece el consumo de esa bebida diariamente y, por ende, la amortización de la cafetera aumenta en el tiempo.

Cada cafetera con sus tipos de cápsulas de café
Dentro del propio mercado de las cafeteras, no todas ofrecen lo mismo. Hay algunas que son específicas para conseguir una bebida de gran sabor y calidad, un café excepcional. Sin embargo, otras han sabido afrontar la realidad: que no todos en una familia consumen el mismo tipo de bebida. Por ello, y para ser más universal, ofrecen la posibilidad de crear distintas consumiciones según los gustos de cada uno.

Por ejemplo:
•    Nespresso: está enfocada principalmente al café. Ofrece diferentes variedades de este con un gran aroma y sabor, principalmente dirigido a las personas más elitistas y que busca la calidad de lo que consumen.
 
•    Dolce Gusto o Tassimo: son cafeteras más enfocadas a la familia, a ofrecer una herramienta con la que preparar distintas bebidas que van más allá del café, como pueden ser batidos, tés, chocolates...
 
•    Senseo: también dirigida a un grupo más deluxe, donde priman la calidad del café, u otro tipo de bebidas. Se asemeja a Tassimo en cuanto a oferta de variedades, pero al mismo tiempo también a Nespresso, buscando la perfección a la hora de presentar un líquido de gran sabor y aroma.
 
Con todo, utilizar las cápsulas adecuadas podrá alargar la vida útil de la cafetera.