Home

Diario YA


 

El trato privilegiado que recibe Isabel Pantoja en la prisión es peligroso

Diego Fierro Rodríguez. Es posible comprobar de una forma sencilla que Isabel Pantoja ha sido protagonista de bastantes noticias desde que se supo que iba a terminar ingresando en prisión por el fallo judicial de la Audiencia Provincial de Málaga que la condenó a dos años de prisión. Se ha hecho notorio que la que fue estrella del mundo de la canción está recibiendo un trato privilegiado en el centro penitenciario de Alcalá de Guadaíra gracias a sus directivos, que le están facilitando la estancia en la cárcel.

Isabel Pantoja, según la prensa, está recibiendo un trato privilegiado en el establecimiento en el que está cumpliendo la pena de prisión y, por lo que ha podido saberse, es la tonadillera la que reclama los beneficios que ostenta. Este hecho está molestando mucho a los funcionarios que trabajan en el centro, cuya autoridad está siendo peligrosamente cuestionada, y a muchos presos. No es raro, por lo tanto, que hayan pedido el traslado de Isabel Pantoja a otro establecimiento para evitar más problemas de los que ya pueden estar existiendo en la convivencia penitenciaria.

Resulta adecuado observar la Ley Orgánica 1/1979, de 26 de septiembre, General Penitenciaria, que establece en su artículo 3 que “La actividad penitenciaria se ejercerá respetando, en todo caso, la personalidad humana de los recluidos y los derechos e intereses jurídicos de los mismos no afectados por la condena, sin establecerse diferencia alguna por razón de raza, opiniones políticas, creencias religiosas, condición social o cualesquiera otras circunstancias de análoga naturaleza”. Este precepto indica que nadie puede gozar de un tratamiento privilegiado y también señala ningún preso podrá ser discriminado negativamente. Además, hay que destacar que el artículo 5 del Real Decreto 190/1996, de 9 de febrero, por el que se aprueba el Reglamento Penitenciario, dice que “El interno se incorpora a una comunidad que le vincula de forma especialmente estrecha, por lo que se le podrá exigir una colaboración activa y un comportamiento solidario en el cumplimiento de sus obligaciones”, de modo que todo preso debe ser parte de la colectividad de los reos que hay en un centro.

Es incorrecto y peligroso que los encargados de gestionar el establecimiento penitenciario en el que se encuentra ingresada Isabel Pantoja le concedan privilegios, ya que se puede estar poniendo en peligro el orden del centro, como ya han indicado algunos trabajadores del establecimiento. Además, la tonadillera puede terminar sufriendo perjuicios por el tratamiento que se le dispensa, ya que puede sufrir actos como los que ya ha padecido por culpa de otras mujeres que están internadas en el mismo centro que ella. Es necesario que se obre de manera racional, aplicando la legislación y teniendo presente que Isabel Pantoja está cumpliendo una pena, cuya ejecución no puede estar rodeada por actuaciones especiales.

Todos los presos tienen que poder disfrutar de los derechos que les reconoce el ordenamiento jurídico y no debe permitirse que ningún reo reciba un mejor tratamiento que el resto, al igual que no debe tolerarse que un penado sea discriminado negativamente por su condición. Las conductas contrarias a esta regla perjudicarán siempre, de una forma contundente, la convivencia en la prisión y la reeducación y la reinserción social de los penados, que, conforme al artículo 25.2 de la Constitución Española, constituyen los fines primordiales de las penas privativas de libertad y de las medidas de seguridad.
 

Etiquetas:Diego Fierro