Home

Diario YA

El PSOE repite su historia y sigue anclado en los caducos y antidemocráticos conceptos de su fundador

Entrevista al Teniente Coronel Paco Bendala: “Hay que evitar la destrucción de España”

En estos momentos en los que todo parece que se desmorona hay que evitar a toda costa la destrucción de España, y su esencia católica, que es evitar nuestra propia destrucción. Nadie se odia y destruye a sí mismo; a excepción de los locos y degenerados. Si España desaparece lo haremos nosotros también.
Entrevistamos al teniente coronel Paco Bendala. Nos habla desde su experiencia de militar de honor, excelente patriota y batallador en los medios y las redes sociales.

Valoración general de la situación de España con un gobierno de izquierdas elevado a traición al poder por los enemigos de la patria a cambio de acuerdos sospechosos contra la unidad de España…

No sólo eso. Y mucho más. Tenemos un gobierno legal, pero democráticamente ilegítimo, o sea, antidemocrático y, por ello, totalitario, dictatorial, marxista-fascistoide; claro que socialistas y comunistas lo han hecho siempre así, por ejemplo, el pucherazo de Febrero de 1936 y la multitud de “golpes municipales”subsiguientes para hacerse con el poder local sin pasar por las urnas, a fin de convertir la II República en una “república socialista-soviética”, lo que provocó su fin y una cruenta guerra de todo lo cual sólo ellos fueron culpables.
El PSOE repite su historia y sigue anclado en los caducos y antidemocráticos conceptos de su fundador que constan en actas del Congreso y prensa de la época, y que tanto mal han hecho al propio partido y a España. Sánchez es un cobarde en lo personal y también en lo político, tiene miedo a las urnas, por su egocentrismo enfermizo no entiende más que llevar a la ya de por sí maltrecha democracia española hacia la dictadura personal; Hitler hizo lo mismo. De “progresista” no tiene nada, huele a rancio, a naftalina, a alcanfor; y además es un hortera. Para qué decir de los comunistas podemitas. ¿Puede alguien en su sano juicio ser comunista o marxista en el siglo XXI… sin chalet de un millón de euros, claro? ¿Puede alguien que no esté mal de la cabeza profesar aún hoy una ideología siempre fracasada, además entre baños de sangre y miseria?
El problema de base del PSOE es que nunca ha sido un partido nacional, sino antinacional, es decir, anormal, antiespañol; lo que nunca ha ocurrido en los demás partidos socialistas de nuestro entorno, ni creo que del mundo entero. Los comunistas igual, claro. Por eso siempre ha buscado alianzas con la otra parte de la anti-España, los separatistas de toda ralea.

Sin contar con la degradación moral que promueven (ideología de género LGTB, desacralización, amenazas de desarmotizar los bienes de la Iglesia…etc)…

Eso casi es lo peor, porque han provocado intencionadamente la mayor crisis moral que ha conocido España a lo largo de su dilatada historia, porque esta vez, a diferencia de lo que ocurrió en los años treinta del siglo pasado, dicha crisis afecta a la práctica mayoría de los españoles, que dejándose llevar por cantos de sirena no se dan cuenta de la tremenda dictadura totalitaria que se les está cayendo encima, cuyos males van a necesitar para subsanarlos de ímprobos esfuerzos durante varias generaciones. Es muy fácil destruir, que es lo que se ha hecho, pero construir, máxime tratándose de seres humanos, es muy lento, difícil y trabajoso, y no siempre se consigue.

El tema de Cataluña sigue en un golpe de Estado y desafío permanente y con una sensación surrealista de “normalidad” por parte del Gobierno de España.

Yo defiendo que lo de Cataluña, como, ojo, lo de Vascongadas, Baleares, Galicia, Aragón, etc., porque afecta a todas las regiones de España, no es un “golpe”, sino parte de un proceso revolucionario perfectamente diseñado y llevado a cabo con maestría desde hace décadas, gracias, eso sí, más que a separatistas y marxistas, sean socialistas o comunistas, a la traición villana de los demás, es decir, de los liberales peperos y ahora también de Ciudadanos. Ellos han sido los que han renegado de España, porque como he dicho antes, marxistas y separatistas han sido siempre la anti-España. Los liberales o “neocon” o “centristas” o como quiera que se autodenominen ahora, han sido y siguen siendo el verdadero caballo de Troya y el puñal clavado en la espalda de España, porque eran y son los que tenían que haber impedido que los españoles de bien, de orden, los que les votaban, cayeran en la indiferencia, en la pasividad, en dejar hacer a los enemigos de España, eran los que tenían que haber impedido, con la ley en la mano, pero aplicándola sin complejos, que llegáramos al punto en que nos encontramos que muy bien puede ser irreversible esta vez. Ellos han sido los traidores y los mayores culpables; los otros nunca han ocultado lo que eran, lo que son y lo que persiguen.

¿Hasta qué punto es gravísimo que un Presidente autonómico aliente a los violentos que quisieron asaltar el Parlamento catalán?

Además de ser evidente traición, por mucho que no se sienta español lo es, es la muestra, la prueba, de a dónde hemos llegado, de cuánto se les ha permitido y se les sigue permitiendo, de cómo se les ha alimentado y fortalecido, es el testimonio de que los que tendrían que haberlo impedido, antes y ahora, al no hacerlo, son cómplices de esa misma traición y más culpables que ellos. En España se ha consentido y se sigue consintiendo lo que ni en el país más pequeño e insignificante del mundo se permite.

¿Es de recibo que una policía autonómica detenga a patriotas con chulería, colabore con el golpe e investigue y persiga a los sospechosos de sentirse españoles?

Todo eso son más pruebas de la anormalidad de la España que nos ha tocado vivir. Es, en realidad, de psiquiátrico, parece como si un virus hubiera infectado a la inmensa mayoría de los españoles, unos por hacer, otros por permitir y los más por optar por no darse por enterados. Puede que asistamos a la desintegración de España, que no dudo que volverá a resurgir, pero a lo mejor hacen falta otra vez ocho siglos para ello.

¿Es normal que esté más perseguido quitar un lazo amarillo que una bandera de España?

Es anormal, injusto y estúpido. O los españoles de bien, que, ojo, los hay de distinto pensamiento, como es natural, toman cartas en el asunto urgentemente o que no se quejen después. Lo que se está viendo en España no se ve en ninguna otra parte del mundo, nadie se autodestruye, nadie lleva sus diferencias hasta la mutua destrucción, nadie es tan idiota… menos al parece nosotros. ¿Y cuando no quede nada, qué? Porque con lo que ocurre y a donde vamos perderemos todos, hasta los que hoy creen que ganarán.

Por su parte la alcaldesa Colau ya ha manifestado en numerosas ocasiones su profunda aversión al Ejército, los militares….

Ha sido siempre tónica de la anti-España esa aversión, que es en realidad odio. Algo que también demuestra la degeneración y anormalidad moral –y en algunos casos mental– de socialistas, comunistas y secesionistas. No hay ningún país del mundo donde los partidos, sus dirigentes, los afiliados, sea cual sea su orientación política o ideológica, odien a sus más importantes instituciones como son las FFAA, las de seguridad, etcétera; sólo aquí. Demencial. Bueno, y que se les permita, que es aún peor.
En España se tolera que se silbe al himno nacional, se condena la monarquía…y sigue sin pasar nada…
Porque en realidad hace mucho que lo que ocurre está pactado. De otra forma no se entiende, porque no creo que nadie sea tan estúpido, luego si se permite es porque hay un objetivo, un interés, un motivo, un plan, sea personal, sea de grupo.

Y Zapatero se ha reunido hace poco en secreto con Otegui, ¿cree que puede haber presiones para que suelte a los presos?

Forma parte del pacto. Yo así lo creo desde hace mucho. Los proetarras, como los mismos etarras y todos los separatistas, se han hecho con las instituciones regionales y locales como paso previo para conseguir no sólo el dinero, sino ir allanando el camino hacia lo que siempre fue su único objetivo: la destrucción de España. Rodríguez fue una pieza importante del entramado, no llegó a presidente porque sí, ni tampoco por sus méritos, ni es tonto como muchos creen y él se lo hace, no, es un eslabón más de una cadena que empezó con Felipe González, sí, también él, continuó con Zapatero y avanza imparable con Sánchez; eso sí, sin sucesión de continuidad entre ellos gracias a Aznar y Rajoy, piezas también esenciales de ese pacto, pues sus actos, a ambos, les delatan.

Mientras un buen número de militares ha manifestado su apoyo a la memoria de Franco como general y caudillo…

Es normal, aunque tarde, muy tarde. Está muy bien, pero habría que haberlo hecho mucho antes y estando en activo. No se trata de “golpes de Estado” o de “pronunciamientos militares”, no, eso ya no puede ser, no hay posibilidad alguna; aunque la anti-España siga aireando ese fantasma porque le conviene. Se trata de que los mandos superiores tendrían que haber impedido el desbarre de los políticos poniendo sus cargos como escudo y sus razones como espadas, advirtiéndoles y corrigiéndoles, para que no se traspasaran ciertas rayas que en ningún lugar del mundo se permiten traspasar.
Para eso, créame, hace falta más valor que para ir al combate; y yo creo que ha faltado ese valor personal y ha sobrado mucha ambición de hacer carrera. Neutralidad no es inhibición; obediencia no es sumisión; hay órdenes que no se pueden ni deben cumplir; hay una responsabilidad histórica y ante el pueblo español por mucho que esté desnortado; en otros países, como he dicho, no es necesario tal ejercicio didáctivo con los políticos de parte de las FFAA porque no actúan ni permiten que sus naciones se autodestruyan, pero en España sí que lo es, por desgracia.

Y quizá otros muchos en activo que no pueden hablar, pero que ante una emergencia nacional grave podrían reaccionar en defensa de la patria…

España está en emergencia nacional desde hace décadas; por eso estamos como estamos. Las FFAA tienen su mandamiento constitucional y su responsabilidades que no dependen del Gobierno de turno, sino que son autónomas, per se, y no pueden mirar para otro lado, marcharse al extranjero y hacer como que no pasa nada, porque pueden estar incurriendo también en traición. No hay necesidad de actuar en una emergencia, si se evita que se produzca, lo que en España no se ha hecho. Poner solución a las cosas cuando comienzan es siempre posible, fácil, pero hacerlo cuando se han enquistado hasta límites nunca imaginados es dificilísimo e, incluso, puede que imposible.

Sería un atropello que se saque a Franco del Valle… pero quizá el tema de la Almudena puede tener un efecto Boomerang… y ser un gran centro de peregrinación nacional…

La profanación de la sepultura del Generalísimo, si se llega a producir, no tiene parangón en la historia universal; el mero hecho de que se plantee tampoco, y deja en evidencia a los que así lo intentan y quieren, pero también a todos los demás españoles que miran pasivos como si de un vulgar y anodino espectáculo se tratara. España entera quedará manchada, cada cual en la parte que le corresponda, si semejante barbaridad se consuma; nuestros sucesores abominarán de nosotros durante siglos por tal falacia. En cuanto a que sus restos reposen en la Almudena, no se crean que el odio que se le tiene, que es maléfico, lo va a permitir o al menos por mucho tiempo. Que nadie se engañe.

Si Franco va a la Almudena que hubiese una ceremonia con honores militares sería apoteósico en cierta manera resucitar a Franco…

Sería lo suyo, desde luego, como reparación humana a tal villanía, como muestra del respeto y cariño que le tienen buena parte de los españoles, y como forma de demostrar a nuestros descendientes que, al menos, hubo españoles que todavía lo eran.
Franco ha muerto sólo físicamente. Franco entró en la historia de España por méritos propios y por la puerta más grande desde los Reyes Católicos y para siempre, querer sacarlo es imposible, pueden prohibir hasta incluso hablar de él, pero eso será circunstancial –como les ocurrió a los faraones que ordenaban destruir todo rastro de alguno de sus antecesores–, porque llegará el momento en que la figura del Caudillo será de nuevo exaltada como se merece; y más aún por la persecución vesánica de que es objeto hoy. Aunque hagan falta siglos eso será así, y los que hoy le persiguen con saña de cualquier forma, así como los que mirando para otro sitio lo permiten, quedarán en ridículo y serán reconocidos como lo que son: enfermos morales, ideológicos, y más de uno mental.

¿Cómo combate usted la ideología dominante y pensamiento único a través de la red?

Siempre he estado en varios proyectos.
Ahora dirijo una web “www.elespañoldigital.com” desde la que procuramos poner todo de nuestra parte para tal fin. Nuestro lema lo dice todo “La verdad sin complejos”. En ella participan personas de varias tendencias, pero siempre por Dios y por España, nuestra patria en la que cabemos todos, menos, eso sí, la anti-España.

¿Quiere añadir algo más?

El momento histórico en que nos encontramos es crucial, no hay tiempo, se ha perdido mucho, se ha traicionado más, no pasará esta generación sin que España o se pierda para mucho tiempo o inicie su recuperación, de nosotros depende, pero que nadie se engañe, si se pierde perderemos todos, incluso la anti-España que se da por vencedora
Javier Navascués Pérez