Home

Diario YA


 

El Rey trata de establecer un cortafuegos que salve la honorabilidad de la Corona. Incluso sacrificando a su hermana

Felipe VI, ‘fratricida’

Luis Losada Pescador. Con uñas y dientes. Sin piedad. Así es como el rey Felipe VI defiende la honorabilidad de la Corona. Este jueves retiró el título de duquesa a su hermana Cristina. Un gesto, porque eso no elimina su sucesión a la Corona salvo renuncia expresa. Pero sí supone marcar una línea roja clara y transparente. El rey lanza un mensaje a quien le quiera escuchar, incluido el juez castro: ‘haced lo que tengáis que hacer; sin contemplaciones’.

El asunto ha sido tan doloroso que la infanta Cristina se ha adelantado a afirmar que fue ella quien lo solicitó. Y la Casa Real lo desmiente… Sin piedad. Aunque sea su hermana…

La firmeza en la decisión sólo cabe explicarla en la voluntad del Rey de marcar distancias sobre la sospecha. Felipe VI está empeñado en recuperar la popularidad y la honorabilidad a a Corona. Y en ese empeño no va a escatimar esfuerzos. Ni sacrificios… Lo de este jueves ha sido un ‘fratricidio’ moral.

Ahora lo que queda por saber es si Felipe VI querrá también hacer un ‘Saturno’. De momento, este mismo jueves, su padre, el Rey Juan Carlos, acudía comisionado a un sarao empresarial. ¿Por qué no acudió Felipe VI? Fácil: en el mundo empresarial no se ha producido relevo generacional. Y Juan Carlos no ha cedido su agenda a su hijo. Ni parece que lo vaya a hacer…

Así que –de momento- Juan Carlos sigue siendo útil a Felipe VI. La anécdota del día fue un error en el protocolo que Juan Carlos tomó con humor: “perdón, es la falta de entrenamiento”. ¿Dardo envenenado por su apartamiento involuntario? El tiempo dirá si además de ‘fratricidio’ hay también ‘parricidio’.

Carmona cree “controlar” a Carmena
El acuerdo entre Ahora Madrid y PSOE consiste en “democratizar el pleno”. Es decir, pasar de un régimen presidencialista a otro parlamentario. Muy bonito… Siete serán los temas principales que deberán ser aprobados en pleno, entre ellos presupuesto, tasas e IBI. Y así hasta 7 puntos.

De esta manera Carmona no firma un cheque en blanco sino que “controla” las veleidadades populistas a lo largo de 4 años. “No forzar a la junta de gobierno a decisiones inopinadas (…) el tema de la subida del IBI -donde tenemos divergencias- se verá en el pleno”, dice Carmona. Traducción: la rechazaremos en el pleno junto al PP. La jueza no replica. A la fuerza ahorcan: “Nosotros creemos en una visión social de la imposición, pero estamos abiertos a buscar alternativas (…) Es una nueva forma de hacer política; la vida enseña, no es lo mismo ver un vestido en la tienda que probártelo”. Traducción: aceptamos pulpo como animal de compañía.

Carmona lo tiene claro: “este acuerdo irá a más porque no puede no ir a más”. ¿Entrará en el gobierno?, ¿qué se dejará en la gatera? Puede. Además de proclamar admiración intelectual por la jueza apela al inversor a invertir en Madrid en pro del beneficio colectivo de todos los madrileños. ¿Pero qué le enseñaron en la facultad de Economía?, ¿es profesor de planificación soviética?

Por lo demás, vino y rosas: nueva forma de hacer política, acuerdo de progreso, beneficios colectivos, tiempos nuevos, bla, bla bla. ¿Luna de miel? “Eso es para los matrimonios, y nosotros somos mucho más que eso; somos amigos”, responde Carmona. Peor que despistado.

El anzuelo del pescador
Banca pública. El pacto de Ciudadanos con el PSOE incluye la creación de una banca pública. ¿Es que no aprendimos suficiente del pasado? El hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra.
PP, abortista. Sólo 4 de sus eurodiputados se opusieron al informe Noichl que incluía el derecho al aborto y cátedras de ideología de género. Además, el 100% apoya el aborto de la pequeña Mainumby de Paraguay.
Feministas acosadoras. La madre de Mainumby acusa a las organizaciones feministas de “buscar sólo la propaganda para sus organizaciones enturbiando cada vez más mi situación procesal (…) No están precisamente interesadas en mi suerte”.

 

Etiquetas:Felipe VIRey Felipe VI