Home

Diario YA

Francesco y Francesca: Rebrota el Humo de Satanás del que habló Pablo VI

Daniel Ponce Alegre. Teólogo y Antropólogo. En los pasados días, tras haberse Decretado el Silencio o " Segretto Vaticano " con respecto al escándalo, no sólo de la filtración de unos documentos que ya se había acordado sacar a la luz a través de dos libros, sino también de que el Vaticano y por extensión la Santa Sede contasen con una empleada desde los últimos 3, ya con Benedicto XVI, llamada Francesca Immacolatta Chaouqui, ciudadana italiana de padre marroquí y que el actual Papa Francisco había nombrado responsable, junto con un sacerdote diocesano de Madrid, de una Comisión - COSEA para la simplificación de la administración vaticana y clarificación de las cuentas y finanzas, siendo la experiencia profesional de esta mujer era la de RR.PP., Asesoría de Imagen y Organización de Eventos para VIP; como digo tras estos días de silencio, ha vuelto a ser noticia este caso, del que yo personalmente sólo he dedicado un artículo para que el lector y oyente desde fuera del Vaticano pueda tener las premisas y directrices necesarias para entender cómo se puede producir una situación así en una Institución Santa como es la Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo.

Las novedades que, tal y como se me había informado desde Roma ya eran conocidas años atrás y habían motivado la justa indignación de algunos dentro de la Curia Vaticana pero por desgracia no lo suficientemente expresada en el momento oportuno: es algo habitual en todas las curias diocesanas el guardar silencio y no manifestar la indignación ante los casos de pecado e inmoralidad, con la excusa de que los trapos sucios se limpian en casa olvidando las palabras de San Pablo a los corintios cuando denunció abiertamente el caso de aquel cristiano que estaba teniendo relaciones sexuales con la esposa de su padre y que dicha situación era un escándalo hasta para los no cristianos; como digo las últimas novedades de este escándalo han agravado aún más la situación.

Las declaraciones del sacerdote diciendo que había actuado por locura pasional, que había tenido en una ocasión relaciones sexuales con Francesa en un hotel y que ella le había dicho que realmente no estaba casada con ese hombre que aparece en la foto de arriba, foto que forma parte de muchas más que están en internet, sino que todo era mentira y parte de una tapadera para obtener su trabajo en la Curia. A estas declaraciones él añade que ella todo lo ha hecho para poder infiltrarse y causar todas las filtraciones que se han ido produciendo en los últimos años, desde el primer vatileaks, pues forma parte de los servicios de inteligencia en colaboración con algunos dentro de la Curia.

Por supuesto, no ha dicho a qué servicios de forma específica pertenece ella, dando por sentado que son los italianos, pero ¿ hay otros servicios de inteligencia tras ellos o simplemente es una operación interna de poder en la que el que lleva las riendas es aquel que la nombró y la consideraba de confianza?. ¡ Recordemos qué tipo de perfil profesional tiene esta sujeta y dónde fue colocada dentro de la Curia Vaticana para poder causar el mayor daño posible y el mayor impacto mediático, dando de paso un palo a un sector odiado por los jesuitas masones y mediocres, no lo son todos por supuesto aunque sí muchos, por su pulcritud y éxito en los últimos años, pues se ha vendido que el sacerdote es del Opus Dei; dicho sector al que me refiero es el Opus Dei !. Que el lector recuerde el periodo de Juan Pabo II y me diga si por los frutos resultantes fue mala su gestión. Además recordemos a uno de los últimos Directores del IOR, Ettore Gotchi, miembro del Opus Dei y Director del Santander en Italia, y la amenaza a su vida que denunció por parte del sector " reinante " que no es diferente del actual.

En definitiva, desde este Diario en el que estamos comprometidos por Fe con la Iglesia de Cristo y con S

u Santidad, seguiremos descubriendo a los verdaderos cuervos, a los lobos con piel de cordero y no dejándonos cegar por el Humo de Satanás del que habló Pablo VI, y todo ello hasta la Vuelta de Jesucristo. Amén.

Etiquetas:Daniel PoncePapa Francisco