Home

Diario YA


 

sino una respuesta bilateral de cada uno los países miembros de la UE

Hollande ha afirmado que Francia ‘está en guerra’, pero no ha solicitado la intervención de la OTAN

La analista y experta en Relaciones Internacionales Mira Milosevich disecciona en el último Análisis FAES las decisiones que el Gobierno francés ha adoptado tras los ataques terroristas de París para impulsar su estrategia contra el Estado Islámico.

La alianza franco-rusa, la propuesta de crear una coalición internacional conjunta para enfrentar al EI y la activación del artículo 42.7 del Tratado de la UE tendrán consecuencias geopolíticas que, a juicio de Milosevic, “no implican necesariamente el fin de la pax americana, pero sí el debilitamiento de las relaciones transatlánticas, una renacionalización de la política de seguridad de los países de la UE y una serie de concesiones al régimen de Putin”. “El objetivo de la alianza entre Moscú y París es luchar contra el EI, pero servirá también para debilitar la hegemonía continental que la crisis ha conferido a Alemania y, de paso, para poner de relieve la pérdida de liderazgo de los Estados Unidos en Europa y Oriente Medio”, señala el análisis.

“Rusia sabrá aprovechar la oportunidad para volver al seno de la comunidad internacional prestando ayuda militar a Occidente”, asegura. Para Milosevich la iniciativa más “llamativa” es la activación del artículo 42.7 del Tratado de la UE. “Hollande ha afirmado que Francia ‘está en guerra’, pero no ha solicitado la intervención de la OTAN, sino una respuesta bilateral de cada uno los países miembros de la UE”, explica.

Dicha decisión demostraría que “Francia no confía en las capacidades de la OTAN dominada por los EE.UU.”. “El hecho de que Europa haya renunciado a ser un actor estratégico independiente permite a Francia desarrollar una estrategia nacional al margen de las instituciones”, apunta.

Etiquetas:Franciayihadismo