Home

Diario YA


 

" Honor sin ofensas ni ultrajes "

Daniel Ponce Alegre. Unos días atrás tuvo el honor de asistir a un Acto de Homenaje a todas las Víctimas del Terrorismo de ETA organizado por la Asociación Nacional de Guardias Civiles " Marqués de las Amarillas " en la localidad murciana de Molina del Segura.

Dicho Acto se organizó sin ningún motivo aparente, sin ningún aniversario que lo justificase, sino simplemente porque las víctimas lo merecen cada cierto tiempo, pues toda la Nación Española se lo debe y nosotros de forma individual también; sería como si hiciésemos a alguno de nuestros padres un regalo, o una visita, sin ser su cumpleaños ni su santo o aniversario de bodas, sino simplemente porque les queremos y les debemos la existencia, independiente de sus defectos.

A este hermoso y emocionante Acto fuimos invitados el Presidente, D. José Hoyo, el Gerente, D. Juan Antonio Espigares, y yo, como Responsable de Comunicación e Información de la Academia Internacional de Ciencias, Tecnología y Humanidades ( AICTEH ). Todos los emotivos actos del día estuvieron presididos por la Santa Misa a las 11:00 horas, en la que sonó el Himno de España y a los Caídos, destacándose en la Homilía la Esperanza definitiva y verdadera de la Resurrección de los muertos, y volver a ver a nuestros seres queridos fallecidos, especialmente en Acto de Servicio.

Tras la Misa, una unidad de la Legión sita en la localidad también murciana de Alcantarilla desfiló por las calles de Molina del Segura y nos dirigió hasta la Plaza de España, en la que de forma permanente, como en la de Madrid, hay una Bandera Nacional sobre un mástil. Al llegar volvió a sonar el Himno de España y se entregó un ramo de flores ante la placa - monumento que hay a los caídos momento durante el cual la Legión cantó y tocó el Himno a los Caídos.

El monumento se puede apreciar en la foto que encabeza el artículo en la que aparecemos los miembros de la Academia junto con un antiguo oficial del ejército francés miembro de la Asociación Marqués de las Amarillas. En definitiva, un precioso Acto que quedó clausurado con la entrega a algunos miembros de la Guardia Civil especializados en la lucha antiterrorista, del CNP y del Grupo de Operaciones de las FAS, de las insignias de la Orden de Santiago, que tienen como Lema la leyenda que introduce este artículo, y que es lo que se merecen las víctimas del terrorismo en este mundo, a la espera de la vuelta de nuestro Señor Jesucristo, como Rey Ungido por el Padre, el único Dios Verdadero Jahvé:

" Honor sin ofensas ni ultrajes ". Amén.

Etiquetas:Daniel Ponceterrorismo