Home

Diario YA

Todos los rehenes del Taj Hotel de Bombay ya han sido liberados y sigue habiendo secuestrados en el hotel Oberoi Trident

India declara el estado de guerra en todo el país

Redacción Madrid. 27 de noviembre.

    Todos los rehenes del Taj Hotel de Bombay ya han sido liberados y sigue habiendo secuestrados en el hotel Oberoi Trident, según informó el jefe de la Policía del Estado indio de Maharashtra, A.N. Roy, citado por los medios de comunicación indios. Las fuerzas de seguridad indias han asaltado ambos hoteles para intentar reducir a los terroristas que se han hecho fuertes en el interior de los edificios, tras una noche de atentados en doce puntos distintos de Bombay (oeste) que causaron al menos 101 muertos --seis de ellos extranjeros-- y alrededor de 300 heridos.

    "Toda la gente que estaba dentro ha sido rescatada", declaró Roy, citado por 'The Times of India'. "No obstante, sigue habiendo huéspedes en las habitaciones, no sabemos cuántos", añadió. Asimismo, indicó que podría seguir habiendo rehenes en el interior del hotel Oberoi Trident. "La operación se está llevando a cabo muy cuidadosamente para garantizar que no hay víctimas inocentes", declaró.

   Según informaron fuentes militares a 'The Times of India', se estima que había al menos cuatro terroristas y entre 40 y 50 huéspedes en el hotel Taj, así como siete terroristas y un centenar de huéspedes --incluidos al menos tres españoles-- en el Trident. Un número reducido de personas podrían haber sido tomadas como rehenes por los terroritas islámicos en este último hotel, según las autoridades.

   En el ataque al Taj Hotel participaron entre diez y doce terroristas, cinco de los cuales murieron y uno ha sido detenido, según informó el viceministro principal del Estado de Maharashtra, R R Patil, a la prensa.

ENFRENTAMIENTOS ENTRE POLICÍA Y TERRORISTAS EN EL TRIDENT  

Mientras tanto, continúan los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad indias y los terroristas que ocupan el hotel Oberoi Trident, en el que se han registrado dos nuevas explosiones y en el que sigue habiendo varios rehenes, según informó 'The Times of India'.

   Los mayores enfrentamientos se registran en los alrededores del Trident y de la Nariman House, un complejo residencial con una sinagoga en su interior en el que se han hecho fuertes seis terroristas --uno de los cuales ha muerto, según la Policía-- y en el que también se ha escuchado una explosión. Aunque todos los rehenes del hotel Taj han sido liberado, se siguen produciendo combates en sus alrededores.

   En el Oberoi Trident se ha escuchado una fuerte explosión, según comprobó un reportero de Reuters sobre el terreno. Uno de los terroristas que se encuentran en el interior del hotel aseguró que siete de sus hombres retienen a varios rehenes en el edificio y reivindicó la excarcelación de todos los "muyahidines" presos como condición para liberar a los rehenes, según informó 'The Times of India'.

   "Hay siete de los nuestros dentro del hotel Oberoi", declaró un tal Sahadullah a los noticieros de los canales de televisión. "Queremos que todos los muyahidines encarcelados en India sean liberados y sólo después liberaremos a la gente", prosiguió.

   En el hotel Oberoi Trident se encuentran tres empresarios españoles, concretamente en una de las habitaciones de la planta 14 del hotel, a la espera de que los terroristas se rindan o de que lleguen las fuerzas de seguridad. El cónsul de España en Bombay, César Alba, dejó claro a Europa Press que no son rehenes, sino que ya se encontraban hospedados cuando los terroristas tomaron el hotel. Aparte, un guía turístico ha expresado su temor por cinco canadienses hospedados en el edificio.

INDIA DECLARA EL "ESTADO DE GUERRA"

   El Gobierno de India declaró hoy el "estado de guerra" para "responder adecuadamente a los terroristas" que perpetraron ayer varios atentados en Bombay (oeste) que causaron al menos 101 muertos, según informó la agencia india de noticias PTI.

   "Consideramos que los ataques terroristas en Bombay son una acción de guerra y afrontamos la situación como si fuera un estado de guerra", declaró el ministro del Interior, Sriprakash Jaiswal, a la prensa.

   El ministro aseguró que se llevarán a cabo todas las medidas necesarias para poner fin a este incidente y para detener a los culpables. "Queremos garantizar a la población que daremos una respuesta adecuada a los terroristas", añadió.

   El primer ministro, Manmohan Singh, "ha estado supervisando personalmente la situación desde la pasada noche", prosiguió Jaiswal, quien informó de que se han desplegado 200 efectivos de la Guardia Nacional de Seguridad, de la Armada y del Ejército en Bombay.

101 MUERTOS, ÚLTIMO BALANCE OFICIAL

   La cadena de ataques perpetrados ayer en alrededor de una decena de enclaves de Bombay y que parecen formar parte de una acción coordinada, según la Policía, provocó la muerte de al menos 101 personas, entre las cuales figuran seis extranjeros.

   Entre los fallecidos se encuentra el jefe de la Policía antiterrorista de la capital financiera india, Hemant Karkare, así como al menos otros once agentes. Por su parte, la Policía confirma 287 heridos, pese a que algunos medios locales llegaron a dar hasta 900.

   Estas acciones dejaron paso a enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad, el Ejército y los terroristas, que mantenían durante la noche a decenas de personas como rehenes, principalmente en dos hoteles de la capital financiera india. El despliegue policial se saldó en las primeras horas con la detención de nueve personas y el asesinato de otros cinco sospechosos, según informaciones recogidas por Europa Press que hablan también de que al menos tres terroristas escaparon del cerco de las fuerzas de seguridad.

   El grupo Deccan Muyahidín reivindicó a través de un correo electrónico remitido a la prensa la autoría de estos incidentes. Uno de los presuntos miembros de este grupo y que formaría parte de los siete asaltantes del hotel Trident (antiguo Oberoi) pidió, en declaraciones a la televisión india, la liberación de todos los "muyahidines" detenidos en el país asiático. Además, criticó la opresión que, a su juicio, sufren los musulmanes.

   India ha sufrido en los últimos años varios atentados terroristas, muchos de los cuales llevan el sello del islamismo radical, aunque también se han arrestado a extremistas hindúes por algunas de estas acciones armadas. La magnitud de esta nueva tragedia mantiene en contacto a la oposición y el Gobierno.

VARIOS ESCENARIOS

   Los terroristas perpetraron sus acciones con distinto tipo de armamento, entre ellos granadas, y se repartieron por alrededor de una decena de lugares. En este sentido, los más perjudicados fueron los hoteles de lujo Taj y Trident, aunque otros lugares como el aeropuerto de Santa Cruz, dos hospitales, unos multicines, una estación de tren o una cafetería también se vieron afectados.

   Por ello, cuando comenzaba a amanecer, la situación seguía sin estar bajo control en Bombay y el hotel Taj permanecía rodeado por policías armados, ambulancias y efectivos de bomberos, que acudieron al lugar para tratar de sofocar las llamas que eran visibles desde el exterior.

   En el hotel se escucharon disparos y unas seis explosiones, tras lo que el humo comenzó a asomar por el tejado y se vivieron escenas de pánico, con personas pidiendo auxilio desde las ventanas del lujoso edificio. Según un inspector de Policía, Asjok Patil, los terroristas lanzaron "granadas desde el tejado" para intentar contener el despliegue policial que les mantenía rodeados en el principal escenario de este conflicto.

EXTRANJEROS

   Algunos de los rehenes pudieron llamar a la prensa y detallaron un escenario de caos en el que, por ejemplo, las salidas de emergencia permanecían bloqueadas o dos cadáveres yacían junto a la piscina. Otro de los testigos, un británico, apuntó que los terroristas podrían tener como objetivo a los extranjeros, ya que a su llegada al hotel comenzaron a pedir pasaportes de Reino Unido y Estados Unidos.

   Además de los españoles atrapados por la cadena de ataques, entre ellos una delegación de la Comunidad de Madrid y un grupo de eurodiputados, numerosos occidentales se vieron sorprendidos por ellos. Un testigo británico que se encontraba en el Taj señaló que los hombres armados, jóvenes y "quizás de entre 20 a 25 años", le sorprendieron en el restaurante del hotel. Por su parte, el abogado británico Mark Abell declaró que se había escondido en su habitación del hotel Oberoi después de escuchar dos explosiones.

   En el restaurante de este edificio se encontraba un español que explicó a Reuters que vio "una serie de tiroteos y muerte". "Me arrastré hasta la cocina y me quedé allí, hasta que sentí que todo estaba tranquilo", agregó. El embajador de España en la India, Ibon de la Riva, confirmó a TVE que tiene constancia de que dos españoles se encuentran entre los heridos por la sucesión de ataques terroristas que han sacudido a Bombay. Uno de ellos estaba siendo intervenido quirúrgicamente.

Etiquetas:al quaedaindiaterrorismo islamico