Home

Diario YA


 

Instala un aire acondicionado y adelántate al verano

Se acerca el verano y esas largas tardes calurosas en las que lo único que apetece es permanecer en casa resguardado del calor gracias a un flamante aparato de aire acondicionado. Para que puedas adelantarte a esta situación y, sobre todo hacerla realidad, te indicaremos algunos datos para que puedas elegir el mejor aire acondicionado para tu hogar.

La situación
Como bien sabes, nos encontramos en un momento en el que prácticamente no podemos salir de casa y desconocemos hasta cuándo va a durar este confinamiento. Por tanto, es posible que haya llegado la hora de comprar aire acondicionado para que, en el caso de que llegue el verano y todavía no podamos disfrutar del aire libre, tengas la posibilidad de, al menos, permanecer confinado sin tener que padecer las inclemencias de un verano que, casi con total seguridad, resultará enormemente bochornoso.

En el caso contrario, si el confinamiento llegara a su fin, estarás con nosotros en que contar con un aparato de aire acondicionado en nuestro hogar permite llevar el verano mucho más llevadero, y lo mismo puede decirse del invierno, pues la mayoría de los aparatos que se comercializan hoy día están dotados de bomba de calor y pueden ser utilizados como calefacción para combatir el frío también.

Así pues, puede decirse que pase lo que pase, adquirir uno de estos aparatos constituye un acierto del que, a todas luces, te alegrarás en todo momento.

Los modelos y las marcas
Como suele ocurrir con todos los productos, existe un enorme número de modelos y marcas de aire acondicionado en el mercado y es posible que te hagas un lío entre tal vorágine de información.

Por ejemplo, tenemos que  indicar que el Mitsubishi aire acondicionado constituye un aparato de enorme potencia y versatilidad, pues sus 2.709 frigorías son suficientes para cualquier emplazamiento y cuenta con bomba de calor, optimiza la energía para que ahorres en tu factura de la luz, tiene un filtro ionizador que purifica el aire que introduce en tu vivienda y cuenta con conexión WiFi, por lo que puedes controlar su funcionamiento desde cualquier lugar en el que estés.

En el caso del que acabamos de hablar, se trata de un aire acondicionado de panel (para ser fijado en una pared), pero tienes que saber que también los hay portátiles, que puedes instalar en la habitación en la que estés y moverlo a tu conveniencia, aunque el ruido que generan los hace poco recomendables.

Del mismo modo, no podemos dejar de indicar que también hay modelos de cassette, que se colocan en el techo de la habitación y son especialmente indicados para aclimatar lugares de un tamaño considerable, de ahí que sean frecuentes en hospitales, centros comerciales, teatros, tiendas, etc., siendo cada vez más frecuente verlos también en viviendas.

En cuanto a sus características, cabe destacar que el hecho de que cuenten con 4 conductos para la expulsión del aire frío hace que cumplan su función con una increíble eficiencia e incrementa la sensación de confort de una forma considerable si se les compara con cualquiera de los demás tipos.

Por otra parte, te indicamos que también hay aires acondicionados ideados para ser colocados en el suelo o en el techo de una habitación, cuyo diseño es parecido a los de panel pero que tienen la virtud de servir para optimizar el espacio en lugares más reducidos.

Cabe decir que entre estos modelos, los hay que se colocan de forma vertical en el suelo, horizontalmente en el techo o que pueden ser usados de cualquiera de las dos maneras que acabamos de comentar.

En estrecha relación con estos últimos, pero indicados para espacios en los que hace falta gran potencia sin ocupar demasiado, están las columnas de suelo, que se colocan de forma vertical y no ocupan más que lo que lo haría, por ejemplo, una estantería.

Así que, no cabe más que concluir afirmando que puedes encontrar un aire acondicionado acorde a tus necesidades y al espacio con el que cuentes a poco que se explore el mercado, por lo que no deberías tardar en adelantarte a la llegada del calor.