Principal

Diario YA

 

 

El año pasado en su territorio se inició la extracción en uno de los mayores yacimientos de los últimos años – Kashagan

Kazajstán: preparado para más inversores extranjeros

La espectacular capital, Kazajstán

Kazajstán es el estado más grande de la región de Asia Central. Además es más rico en los recursos naturales. El año pasado en su territorio se inició la extracción en uno de los mayores yacimientos de los últimos años – Kashagan. Pero aparte de petróleo Kazajstán está listo a proponer a los inversores extranjeros multiples contratos en varias áreas: desde el uso de los recursos subterráneos hasta complejo agrario industrial.

Precisamente después de la caída de la URSS Kazajstán optó fuertemente por el proceso de formación de una economía de mercado. Y, a diferencia de la mayoría de los estados del espacio postsoviético Astana decidió no experimentar con la transformación gradual de la economía. Por eso, pasados 25 años de la independencia, este país es considerado como uno de los países más liberales para los negocios en todo el espacio postsoviético. En los últimos años Kazajstán trazó una ruta hacia la industrialización de la economía.

Eso fue el intento de acabar con la dependencia de materias primas tan evidente durante últimas olas de la crisis económica. Sin embargo, a pesar de los recursos financieros acumulados en el país (unos 63 mil millones de dólares de reserva neto) las autoridades fundan esperanzas en la atracción de los inversores extranjeros. Pero no solo las inversiones financieras importan, sino se trata de atracción de tecnologías e innovaciones a Kazajstán. Cabe destacar que los procesos de integración en el espacio postsoviético hace Kazajstán atractivo para los inversores.

El mercado de la Unión Económica Euroasiática de los cinco países (Kazajstán, Rusia, Belarús, Armenia y Kirguistán) cuenta con 180 millones de personas. Especialmente Rusia que desde el inicio de las querras de sanciones está cerrada para muchas compañías de Europa y los EE.UU. Libre tráfico de mercancías, personas y capitales, así que la ausencia de las barreras aduaneras dentro de UEEA es importante para los productores que en su mayoría se orientan hacia Rusia. Hay una peculiaridad que atrae a los inversores – es su posición geográfica. Kazajstán, situado en el centro del continente Euroasiático dispone del potencial transitorio significativo. Hoy en el país están desarrollándose las direcciones Norte-Sur, Oeste-Este. La vía dentro nueva Ruta de la Seda Europa Occidental – China Occidental facilitando las entregas desde China hasta Europa y al revés en solo 14-15 días (en vez de 45 días de ruta marítima).

El año pasado una nueva vía ferroviaria Kazajstán – Turkmenistán – Irán fue lanzada. Eso facilitó el incremento de las inversiones a la república en los últimos años. Solo en 10 años el tamaño de las inversiones extranjeras directas alcanzó 327 mil millones de dólares, de los cuales 15 mil millones llegaron al país solo en 2016 (lo cual no es un mal indicador teniendo en cuenta la crisis mundial y huída de capitales en las economías en desarrollo). Además, los emprendedores están interesados a trabajar en Kazajstán por la gran variedad de los beneficios en comparación con los estados vecinos. Primero, el gobierno aquí define claramente los áreas para los inversores. Son maquinaria, complejo agrario, industria alimentaria, comercio minorista e industria química.

Para los inversores Kazajstán propone variedad de las preferencias, sobre todo – la liberación de grávamen aduanero y subvenciones. Las industrias prioritarias determinadas por el gobierno, así como los inversores con unas contribuciones de más de 13 millones de dólares pueden contar con unas preferencias adicionales: la liberación del impuesto sobre la renta e impuesto de tierra para 10 años, del impuesto de propiedad para 8 años. Además, las autoridades kazajas garantizan la devolución “cash back” hast 30% de los gastos importantes en la construcción y compra de equipo. También cabe tener en cuenta que en el país hay 10 zonas económicas que facilitan la liberación de todos los impuestos para 10 años (incluso gravamen aduanero e impuesto corporativo de renta), así como facilitan los terrenos para las construcciones con toda la infraestructura gratuitamente para 25 años.

Mientras las zonas económicas especiales están orientadas a las necesidades de las mayores industrias, las zonas industriales regionales presentas las plataformas y preferencias para los PyME. En general, hay 42 plataformas de este tipo en Kazajstán. Cabe tener en cuenta que dentro del país está garantizada la estabilidad de los contratos de las inversiones en el momento de la conclusión de éstos. Es decir, cualquier cambios en la legislación nacional no van a influir al contrato del inversor. Además, el inversor fija el tipo de interés en el momento de firmar el contrato con el gobierno (el comité de las inversiones), y los cambios en la legislación tampoco le van a influir. Kazajstán propone a los inversores la oportunidad de atraer a sus trabajadores (extranjeros) sin permiso oficial. Estos trabajadores son bienvenidos para el periodo de las construcciones.

A partir del año pasado Kazajstán practica el régimen libre de visado para los representantes de varios países. Hoy día los ciudadnos de 56 países pueden estar en Kazajstán durante 30 días si visado. En el proceso de selección Astana fue guiada no por el interés político, sino por la capacidad inversora. Principalmente esta lista fue formada por los países que han invertido más en Kazajstán, los países donantes - Holanda, EE.UU, China, Francia, Gran Bretaña. Las reformas para mejorar el clima inversionista permitieron a Kazajstán aumentar sus posiciones en el ranking del Banco Mundial Doing business, el año pasado el país ocupó 35 puesto. Kazajstán logró mejores posiciones precisamente por las reformas. Hoy Kazajstán es uno de los países más abiertos en el mundo.

Su posición geográfica atractiva, las oportunidades para las inversiones en diferentes áreas de los negocios, y el apoyo total de los inversores por las autoridades garantizan el desarrollo exitoso del emprendimiento tanto local, como extranjero. Dentro de unos veinta años Kazajstán aspira a ser uno de los 30 países más desarrollados en el mundo. Y repitiendo el caso de Singapur puede hacerlo. Sobre todo fundan esperanzas en los inversores que estén dispuestos a traer las tecnologías del futuro al país. Todas las condiciones permiten hacerlo.

Etiquetas:Kazajstán